La abeja Africana

Abeja Africana, Las abejas son una especie de insecto que vive en colonias y posee una organización social bastante desarrollada, las funciones y la división del trabajo de estos animales está claramente definida y cada una los realiza con una diligencia y dedicación admirable.

Estos pequeños animales voladores son los responsables principales de la polinización de las plantas, es decir, son un elemento crucial para la reproducción de la estructura vegetal de la Tierra lo cual es indispensable para la vida.

Además de eso, con su laborioso trabajo de recolección de néctar y polen, fabrican uno de los alimentos más consumidos y amados por la humanidad desde el tiempo de las civilizaciones antiguas, al punto de creerla como una creación exclusiva de los dioses; por supuesto, ese alimento es la miel.

Resulta un poco difícil y contradictorio pensar que insectos con estas características tan valoradas por los humanos  y esenciales para el medio ambiente puedan en algún momento causar la muerte de personas.

La verdad es que no todas las especies de abejas, o como se les conoce científicamente Apis melliferas, son asesinas. Si bien es cierto que existen especies más agresivas que otras no representan mayor riesgo para la sociedad si se sabe tratarlas.

La abeja Africana alrededor del mundo

abeja Africana

Alrededor del mundo han existido muchísimos eventos, en los cuales diferentes especies animales se han visto atacadas y asesinadas por enjambres de abejas que pueden formar una especie de pequeñas nubes oscuras por el gran número de abejas que se suman a un ataque. Los datos más alarmantes, han sido los episodios en la que los asesinados no son animales, sino seres humanos.

En los Estados Unidos ya se han registrado diversos casos en los que se han hallado cuerpos humanos con cientos de picaduras de abejas.

En el estado de Texas, en los Estados Unidos, se registraron dos ataques con muy poco tiempo transcurrido entre uno y otro.

En el primer caso, los cuerpos de lo que parecía ser una pareja, fue encontrado cerca de unos árboles.

Posteriormente se pudo conocer que ambos habían sido asesinados por abejas, en las que el hombre fue el más afectado con cerca de 200 picaduras en diferentes zonas de su cuerpo. En el lugar también yacían los cuerpos de dos caballos pequeños, quienes también presentaban evidencias de picaduras.

Semanas más tarde, se registró el siguiente caso, con un hombre del cual los testigos afirmaban que había muerto después de haber sido atacado por un enjambre de abejas furiosas de aproximadamente 40.000 abejas simultáneamente.

Casos como estos ya se han documentado no solo en los Estados Unidos, sino también en otras naciones del continente Americano. La pregunta es; ¿todas las especies de abejas tienen esta tendencia al ataque.

abejas africanas

No obstante existe una especie, que se desarrolla en las zonas secas y subsaharianas de África, que tiene la fama de ser la abeja melífera más agresiva, y con tendencia especial a atacar muy fácilmente. Su peligrosidad radica principalmente en dos factores.

El primero es que estas suelen ser muy sensibles ante los intrusos, por lo cual atacan sin muchas provocaciones. En segundo lugar, porque a diferencia de las otras especies, en las cuales solo un porcentaje pequeño de abejas se lanzan al ataque; en estas abejas africanas todas las abejas atacan al intruso e incluso pueden seguirlo y mantener su agresividad aunque este se haya dado a la fuga.

Sin embargo, estas abejas son buenas productoras de miel y son muy diligentes en todo lo que respecta al cuidado de las crías, de la miel, de la reina y de la colonia en general. La reina de esta abeja es muy productiva y pone gran cantidad de huevos durante los períodos correspondientes, garantizando así una colonia sana y saludable.

Un error de laboratorio

A mediados de la década de los 50’s, en Brasil se experimentaba con abejas africanas. La intención principal era mezclarla con las especies europeas que habían sido importadas y de esta manera crear una especie híbrida de ambas subespecies con mejores características y aptitudes para crear una colonia de abejas mejoradas.

El resultado fue una subespecie de abejas melíferas denominadas abejas africanizadas haciendo referencia a que parte de sus genes provenían de esta especie de abeja del África y que por cierto habían heredado la agresividad de sus progenitoras.

El desastre se da cuando por un error, varias abejas africanizadas escaparon del laboratorio y posteriormente esta pudo formar colonias en diferentes partes del continente. Las primeras colonias fueron detectadas al sur de los Estados Unidos, lugar en el que crearon colonias.

Estadísticas fatales en los Estados Unidos

Las abejas africanizadas, al día de hoy han sido las responsables de muchas muertes en América desde entonces, sin embargo, no es un animal que estadísticamente represente tanto peligro como otras especies de animales.

En los últimos años solo se han reportado cerca de 40 ataques anuales solo en los Estados Unidos, lo cual es un número relativamente pequeño pero que no puede ser ignorado. Las cifras demuestran que el comportamiento agresivo de esta subespecie de abeja melífera es peligroso para los seres humanos que puedan de alguna desafortunada manera toparse con ellas.

Cómo defenderse de un ataque de abejas asesinas

Según expertos como Juliana Rangel, profesora de apicultura del departamento de entomología de la Universidad Texas A&M, en una entrevista a la BBC, afirma que en general, no hay manera de contrarrestar o defenderse de un ataque de estas abejas, más que correr y alejarse de ellas lo más rápido que se pueda.

No es recomendable que la persona se sumerja en el agua para evitar ser picado por las abejas, de hecho esto es un mito que puede ser más perjudicial que beneficioso, ya que las abejas esperaran en la superficie a que la persona salga a respirar y así reanudar su ataque.

Una vez que una de una de estas abejas ataca, libera feromonas con un olor particular que atrae a las demás y las incita al ataque, de esta manera es que se producen los ataques masivos que derivan en consecuencias fatales.

El veneno de una abeja africana o africanizada no es más venenoso que el de otras abejas, de hecho, es exactamente igual, lo que lo hace mortal, es la cantidad de picaduras, lo que aumenta la dosis del veneno.

Abejas africanizadas; no todo es malo

Es indispensable que se sepa que no existen abejas africanas en América sino únicamente en África, las especies de abejas “asesinas” americanas son subespecies africanizadas producto de la hibridación.

Sin embargo no todo es tan malo como parece. Las abejas africanizadas no atacan preferentemente a los humanos, aunque estos encuentros peligrosos pueden llegar a existir. Sus ataques siempre se ven motivados a la defensa de la miel y de la reina ya que estas son muy laboriosas en el cuidado que se le da a esta y en la protección celosa de sus reservas de miel.

Las abejas tienden a atacar más a zonas oscuras, por lo cual, algunos apicultores usan trajes especiales de color blanco o muy brillantes como una forma de decirle a las abejas que no son una amenaza.

La miel que estas abejas producen puede ser de muy buena calidad, además son muy productivas y excelentes polinizadoras. Su trabajo ha contribuido a la floración permanente y a la reproducción de las plantas en el continente.

Mientras las abejas están en el proceso de recolección de polen y néctar fuera de la colmena, no representan ningún peligro para las personas, los encuentros peligrosos se dan cuando algún intruso se acerca a la colmena en donde tienen almacenada la miel. Bajo otras circunstancias son prácticamente inofensivas y no constituyen una amenaza.

Importancia de las abejas para la vida

Las abejas son realmente importantes para los seres humanos, algunos estudios han demostrado que de hecho, las abejas son las responsables de casi un tercio de toda la comida que ingieren los seres humanos, lo cual es una cifra importante y arroja información acerca de la importancia que estas tienen para la vida humana.

Basándonos en esta estadística, se puede decir que más son las vidas salvadas por las abejas que las afectadas por ella.

Además de eso, las abejas son las productoras de la miel, un producto bastante conocido y valorado por las personas a lo largo del tiempo.

En la antigua Grecia se creía que esta provenía de los dioses, de un nieto del mismísimo Zeus quien tenía en su morada un colmenar de abejas que producían miel. La miel en la actualidad es conocida por su sabor dulce y por las propiedades benéficas que esta tiene para la salud de las personas.

El trabajo humano con las abejas

Por tal motivo se ha desarrollado una actividad comercial llamada la apicultura, que consiste en criar a las abejas en colmenas prefabricadas, aportando las condiciones necesarias para que estas puedan desarrollarse cómodamente y producir miel de alta calidad.

En este proceso se controla su población, se les cuida de parásitos y enfermedades, se les alimenta y se mantienen en condiciones ambientales y lugares favorables para la producción máxima. En conclusión, el aporte que las abejas hacen al planeta vale más que la mala fama con la cual se les conoce en algunos lugares.