Abejas y seres humanos.

Rate this post

Abejas y seres humanos, las abejas son insectos, que al igual que los seres humanos son muy sociales, ya que viven y se agrupan en comunidades o grupos familiares llamados colonias. Las abejas a diferencia de los humanos actúan de manera instintiva, rigiéndose y ejecutando sus acciones sin juicio o razonamiento.   

Abejas y seres humanos.

Abejas y seres humanos

Los seres humanos generalmente basamos nuestra forma de actuar en nuestra cultura, crianza y experiencias de vida, reflexionando sobre ello de manera individual. Nuestras sociedades han evolucionado con el pasar de los anos, mientras que en las abejas todo se ha mantenido igual desde un principio.    

¿Cómo influyen las abejas en nuestra vida?

Las abejas realizan labores muy importantes para nuestro planeta y los seres humanos, como la polinización y la producción de miel.

Aunque no son los únicos insectos polinizadores sí son los más distribuidos por todo el mundo y también los que tienen mayores capacidades para realizar dicha labor, ya que cuentan con hasta dos contenedores para el polen que están localizados en sus patas traseras y tienen acceso a ellos mediante su lengua.  

Igualmente al posarse sobre una flor para succionar el néctar, con sus patas cubiertas de pelillos adhieren el polen a ellas, lo que les permite trasladar mayores cantidades y recorrer menos distancias.

Inmediatamente las abejas proceden a usar los cepillos localizados en la parte inferior de sus patas para recolectar todos los granos de polen, para luego viajar a otras flores, algunos de los granos sujetos a sus patas se caen por el aire produciendo mejores cosechas y más flores.  

Las abejas son muy transcendentales para el progreso del ser humano, debido a que sin ellas más del 55% de las frutas y verduras que hoy consumimos se desvanecería al no ser polinizadas.

Alrededor de 100 especies de cultivos abastecen el 90% de los alimentos que se consumen en el mundo, de las cuales las abejas polinizan más del 70%. Además, las abejas llegan a polinizar cerca de 26.000 plantas que contengan flores. Sin las abejas, las diferentes actividades agrícolas podrían extinguirse, lo que dejaría a muchas familias sin una fuente de ingresos y alimentos.

El desvanecimiento o extinción de las abejas implicaría graves problemas en las industrias de alimentos a nivel mundial, ya que están directamente relacionadas con la generación de millones de empleos y productos agrícolas. Así como también con la economía global y el sustento de varios países.

Desde comienzos del año 2000, se ha estudiado a profundidad el tema de la posible desaparición de las colonias, debido a que cada año aumenta considerablemente el número de abejas obreras que mueren de manera inesperada.

Se cree que algunas de las causas podría ser el aumento descontrolado de los depredadores o la llegada masiva de enfermedades, como la parálisis aguada de Israel, que es un virus muy fuerte que ataca principalmente a las abejas obreras. Los científicos también proponen como causas los cambios derivados en el entorno por el uso de pesticidas y otras sustancias tóxicas.

Curiosidades sobre las abejas.

Para producir un kilo de miel, una abeja promedio tiene que visitar al menos 10millones de flores. Siendo esto muy difícil ya que con dificultad una abeja puede llegar a volar alrededor de 800km en su vida y producir poco más de media cucharada de miel, algunas abejas no llegan a probar la miel durante toda su vida.

Las abejas ocupan un lugar destacado en la mitología y el folclore de muchas culturas en diversas regiones del planeta, y han sido utilizadas por los teóricos de la política como un modelo para la sociedad humana. La imagen de una comunidad de abejas se produce desde la antigüedad hasta los tiempos modernos.

Aunque la visión general que algunos tienen sobre las abejas, es que son insectos feroces, temibles y con una muy dolorosa picada, las abejas generalmente tienen muy buena reputación. Esto probablemente se deba a sus servicios como polinizadoras y productoras de miel, su carácter social y su reputación para el trabajo.

Las abejas son uno de los pocos insectos que se utilizan con frecuencia en los anuncios de una manera positiva, por lo general para los productos que contienen miel. En el antiguo Egipto, la abeja era vista como símbolo de las tierras del Bajo Egipto, con el faraón conocido como “El de la juncia y la abeja” (juncia que representa el Alto Egipto).

Gracias a su parecido físico con los avispones y avispas cuando se encuentra volando son confundidas con a menudo, pese a las diferencias que existen entre estas especies. Las abejas no suelen ser agresivas a menos que sean alteradas, por el contrario los seres humanos si representan una amenaza para la estabilidad de las abejas, debido al uso de pesticidas.

Aunque la picadura de las abejas inyecta veneno en el ser humano no representa un peligro para la salud del ser humano, a menos que el individuo afectado sea hipersensible a la apitoxina que es el veneno de las abejas, en ese caso lo más recomendable es que inmediatamente sea trasladado a un centro de salud.

Las abejas y los seres humanos actúan de forma similar cuando su objetivo es conseguir alguna recompensa, ya que las dos especies dan mucha importancia a aspectos como la información que tengan sobre dicho premio y no solo al hecho de obtenerlo.     

¿Por qué están desapareciendo las abejas?

Múltiples estudios científicos intenta descifrar el enigma de por qué las poblaciones de abejas disminuyen cada año de manera tan vertiginosa y la elaboración de miel que también se encuentra a la baja. Pero todavía no se ha encontrado una explicación segura de ello.

El uso de pesticidas y herbicidas ha sido asociado con la baja en el número de colmenas, debido a que estas influyen de manera negativa en las abejas. Otras amenazas a las que se ven sometidas las abejas son:

El cambio climático.

Por el aumento descontrolado de la temperatura a nivel global que provoca un desequilibrio en muchos de los ecosistemas donde habitan las abejas al igual que otras especies animales y vegetales.

Esto podría haber extendido el número de depredadores de abejas por todo el mundo como los avispones japoneses que son sumamente mortales para las abejas, principalmente las melíferas y solo hacen falta algunos avispones para acabar con todo una colmena.

La contaminación del aire.

El ser humano constantemente contribuye con la contaminación del aire y es una práctica muy extendida que comprende la producción de gases de efecto invernadero que cada día es mayor. La quema de desechos y las masivas crías de ganado que expulsan ingentes cantidades de metano a la atmosfera.

Igualmente la contaminación del aire afecta la concentración de los rastros químicos que dejan las flores y dificulta la tarea de localizarlas, debido a esto las abejas se ven obligadas a expandir sus zonas de recorrido y viajar a distancias más lejanas para encontrar las flores.  

El deterioro de los hábitats.

El deterioro de los hábitats, reduce la cantidad de especies vegetales y su variedad. Las abejas ven disminuidos sus recursos y existe el peligro de que tengan que emigrar a otros ambientes con mayor diversidad y correr riesgos innecesarios, así mismo la deforestación y quema de vegetación obstaculiza la polinización por parte de las abejas.  

Cambio en los usos del suelo.

Con la constante urbanización y desarrollo de los centros urbanos, la construcción de pueblos y ciudades a nivel global, los suelos no mantienen la flora ideal para poder sustentar a las abejas.

Los cultivos en la agricultura también se ven afectados de manera negativa, porque al ser rociados con plaguicidas, impiden la polinización por parte de las abejas y afectan al sentido de la orientación, su memoria y su metabolismo. Al igual que puede apreciarse en los cultivos transgénicos.

Medidas para disminuir los efectos negativos.

Prohibir o controlar el uso de herbicidas y plaguicidas, priorizando el uso de compuestos orgánicos y realizando controles sobre las poblaciones de abejas para evitar que se vean afectados por los efectos de sustancias tóxicas.

Reducir los efectos del cambio climático que frenan la polinización de las plantas y la aumentan la muerte de las abejas e intentar rehabilitar los ambientes más deteriorados.

Plantar flores en el jardín, en macetas para que las abejas tengan alimento y puedan polinizar tus flores. No aplicar productos químicos a las plantas tu hogar y deja crecer algunas las malas hierbas porque también sirven de alimento para las abejas.

Comprar alimentos ecológicos de tu localidad, así te puedes informar sobre si agricultores emplean plaguicidas o no. Normalmente, estos granjeros no emplean productos que no sean ecológicos.

Investigar y hacer seguimiento a la salud de las abejas, fomentar alternativas agrícolas naturales y crear zonas de áreas protegidas libres de telecomunicaciones y tecnología, debido a que los aparatos comunicaciones emiten ondas electromagnéticas que afectan la orientación de las abejas y en algunos casos les ocasionan la muerte.