Abeja carnívora

Abeja carnívora
5 (100%) 2 vote[s]

Abeja carnívora, las abejas no solo han inspirado cuentos, programas de tv para niños, dibujos animados, en donde muchas veces son representadas como amigables insectos que pasean entre las flores para obtener el néctar y así producir la miel;

sino que por otra parte también se han reconocido por características diametralmente opuestas, como por ejemplo, poseen una fama de insectos capaces de matar y asesinar a cualquier individuo a quien consideren una amenaza para ellas y para su colmena.

Abeja carnívora

Abeja carnívora

En muchos lugares de hecho, se habla de abejas asesinas, que se esconden en lo profundo de ciertos bosques o selvas, a las cuales nadie puede acercarse porque forman negros enjambres, que producen un aterrador zumbido que avisa del peligro fatal que puede representar para quien se atreva a acercarse a su miel.

En todo caso, sean ciertas o no estas historias, existen otras afirmaciones aun más escalofriantes… ¿existen abejas carnívoras?

Abejas asesinas y carnívoras

  • En Estados Unidos, cada año mueren personas por ataques relacionados directamente con abejas, sin embargo, estos insectos se dividen en varias subespecies, y no todas son tan agresivas. Las que se conocen por tener un temperamento con tendencia al ataque en enjambres peligrosos, y con mayores estadísticas con humanos, son las llamadas abejas africanizadas.
  • Las abejas africanizadas nacieron en América debido a un error de laboratorio, en el cual se dejaron escapar especies híbridas de abejas melíferas europeas, caracterizadas por su alta productividad y carácter dócil, con abejas africanas, con mayor resistencia y tendencia al trabajo pero sumamente agresivas y extremadamente defensivas. La subespecie resultante fue la abeja africanizada, que entre sus características, heredó el mal carácter de sus progenitores del continente del otro lado del Atlántico.
  • La reproducción rápida y luego extensiva de las abejas africanizadas, y luego de los primeros registros de muerte por la picada de estos insectos, comenzó a crecer la fama y el mito de las abejas asesinas.
  • Ciertamente ha habido casos de muertes humanas por causa de un enjambre furioso de abejas que persiguen a sus víctimas hasta ocasionarle las suficientes picadas como para detener sus signos vitales; sin embargo, las estadísticas demuestran que no son tan peligrosas como otros animales, de los cuales se registran más muertes al año por encuentros con humanos.
  • Las abejas pueden matar por la cantidad de veneno que entra al organismo debido a la picadura de cientos de ellas, o por reacciones alérgicas peligrosas que lleguen a complicarse, pero… ¿existen realmente las abejas carnívoras? ¿Abejas que se alimenten de carne y que hayan dejado de absorber el dulce y delicado sabor del néctar para buscar su alimento en  este tipo de material?

Los himenópteros carnívoros

himenópteros carnívorosSi hasta este punto aún permanece esta incógnita acerca de las abejas, llego la hora de responderla, y la respuesta es NO; no existen las abejas carnívoras, así que aún no hay por qué temer a pasearse por un jardín de flores y encontrarte con una de ellas y creer que serás devorado por estos insectos.

Sin embargo, que las abejas no sean carnívoras no significa que no haya himenópteros que sí lo sean, y partiendo de esa perspectiva, la respuesta entonces sería diferente, ya que de hecho, existen insectos de este género que han desarrollado un gusto especial por la carne, especialmente por la que ya se encuentra en descomposición.

Este insecto carnívoro, familia cercana de las abejas, es nada menos que una avispa, un insecto con un color característico muy llamativo, ya que combina un amarillo brillante con franjas negras, lo que le da un aspecto bastante intimidante. Esta avispa es llamada Vespula Germánica, aunque comúnmente se le conoce como avispa Chaqueta Amarilla, por su particular aspecto debido a este brillante color.

La vespula chaqueta amarilla

vespula chaqueta amarillaLa chaqueta amarilla es un insecto himenóptero originario de las costas mediterráneas en Europa y África; sin embargo actualmente, esta avispa, de alguna manera ha expandido su población y hoy en día se encuentra en todos los continentes del planeta, excepto en La Antártida.

Sin embargo, no ha sido precisamente bienvenida, ya que en la mayoría de los casos, la chaqueta amarilla es considerada como una plaga por la sociedad, en lo relacionado a los cultivos, turismo, apicultura y ganadería.

La avispa chaqueta amarilla es confundida frecuentemente con la avispa común y la avispa de papel, con las que de hecho tiene mucho parecido, ya que sus colores son idénticos, pero su forma es ligeramente diferente en el diámetro de las patas y el tamaño de su abdomen.

Otra de las características que la diferencia del resto es su comportamiento, y en este caso, su particular gusto por la carne.

Avispa carroñera

Avispa carroñeraSi el comportamiento de la avispa amarilla se pudiese representar en un humano, seguramente este sería tomado por un peligroso psicópata.

Pero ¿por qué? La vespula germánica es una avispa que se alimenta de néctar de flores, frutas  y otros carbohidratos en los períodos en los que estas construyen su nido, o en los que el consumo energético de la misma es alto… sin embrago, existen ocasiones, cuando las estaciones cambian, y los períodos de floración concluyen y las crías comienzan a demandar alimento, en que la avispa germánica desarrolla un comportamiento diferente y menos amigable.

En este momento es cuando la avispa comienzo a comportarse como un depredador de otros insectos, cazando otras avispas, moscas, orugas, los cuales disfruta devorar vivos. El veneno se encuentra en un aguijón ubicado al final de su abdomen, al igual que las abejas, con la diferencia de que este es más tóxico, y que el aguijón no se desprende cuando pica sino que se mantiene adherido permanentemente a la avispa lo que le permite atacar repetidas ocasiones.

Este insecto ha desarrollado en su cabeza una especie de proto mandíbula que le permite morder con una fuerza considerable en proporción con su tamaño. Esta capacidad le da la oportunidad a la chaqueta amarilla no solo de alimentase de insectos vivos, sino de carne en descomposición, es decir, de carroña.

Por esta razón, a esta avispa se le conoce como un insecto carnívoro, ya que en efecto, eso es, su capacidad de alimentarse de carne es la característica que la hace diferente.

Hasta ahora no se han registrado muchos casos de ataques fatales a humanos, de hecho solo en muy pocas ocasiones, su veneno hemotóxico ha sido capaz de causar en la víctima un shock anafiláctico severo, pero en la mayoría de los casos, no ha sucedido nada más de ahí. Lo que demuestra que además es otro caso de mala fama sin fundamento estadístico al igual que las abejas asesinas de áfrica. No obstante, no puede negarse esta extraña característica, que una avispa capaz de consumir néctar, sea al mismo tiempo, amante de la carne.