Las abejas: Alimentación y algo más.

Rate this post

Alimentación de la abejas, las abejas son una clase de insectos que están dotados con la capacidad de volar y que están muy relacionados con las hormigas y con las avispas.

Las abejas son reconocidas como las más eficientes trabajadoras del mundo animal, ya que estas amiguitas juegan un rol principal en la polinización, y por ende en la producción tanto de miel como de cera de abejas.

Alimentación de la abejas

Alimentación de la abejas

Se han descubierto más de 25.000 tipos diferentes de abejas alrededor de todo el mundo, las cuales están clasificadas en un total de siete familias reconocidas, aunque, en realidad, se cree que pueden ser muchísimas más y por tal motivo el total de tipos de abejas debe ser mucho mayor.

¿Dónde se encuentran abejas?

Las abejas se encuentran perfectamente adaptadas a un sinfín de hábitat, donde, en todos ellos, se alimentan principalmente de dos cosas: néctar y polen.

El néctar constituye su primera fuente de energía y sustento principal, mientras que el segundo, el polen, es un alimento rico en proteínas, además que constituye el principal alimento para sus larvas. Como dato curioso, se pueden encontrar abejas en cualquier parte de mundo, con excepción de la Antártida.

Las abejas y su papel en la polinización

Como es bien sabido las abejas adoran las flores. Éstas constituyen su principal sustento ya que les proporcionan todas las vitaminas y proteínas que necesitan para poder vivir. Sobre el hombro de las abejas pesa la gran responsabilidad de ser las encargadas del proceso de polinización de las muchas especies de flores, el cual permite la proliferación de diferentes tipos  de especies de plantas y flores.

En otras palabras, las abejas son las encargadas de que muchas especies de flores y plantas puedan reproducirse y prosperar. De hecho, diversos trabajos científicos sostienen que, si en algún momento las abejas llegasen a desaparecer, las consecuencias serían de una magnitud apocalíptica, ya que este hecho se traduciría en la extinción de la vida natural tal y como la conocemos.

¿Cómo y dónde viven las abejas?

En relación a la forma en la que viven las abejas, estás son insectos que se reúnen en colmenas o colonias. En estas colmeneas pueden llegar a vivir cientos de miles de insectos, todos trabajando bajo una sobre reina.

Las personas encargadas de su cuidado, los denominados apicultores, permiten que estas criaturas puedan vivir en un espacio acorde a sus necesidades, que facilite la producción principalmente de miel. Allí se forman los panales de abejas, los cuales son básicamente una estructura con muchas celdas donde las abejas pueden almacenar toda la miel que producen, además de ser el sitio ideal para la crianza de sus larvas.

 Clasificación de las abejas

Podemos clasificar  a las abejas en tres grupos principales. El primero de ellos es la llamada abeja reina, la cual tiene el papel servir de abeja reproductora. En segundo lugar están las abejas obreras, las cuales son las que trabajan en la recolección de todo el alimento para la colonia, además de vigilar por la protección y cuidado de la misma.

Este tipo de abeja no cuentan con una manera de reproducirse, por tal motivo nunca llegan a ser abejas reinas, pero son bastante resistentes ante los ataques de los intrusos. Y por último, se encuentran los zánganos, lo cuales son los encargados de fertilizar los huevos de la reina y nada más. Bajo esta simple pero sólida estructura viven eficientemente las abejas.

Características físicas de las abejas

En relación a las características físicas de las abejas, podemos decir que éstas son principalmente de color negro, con típicas franjas de color amarillo sobre su abdomen. Sus dos patas delanteras poseen varias ventosas, las cuales les permiten adherirse a diversas superficies.

También poseen un par de alas, las cuales le permiten volar; un par de antenas, las cuales utiliza para poder percibir olores y variaciones a su alrededor. Sus grandes ojos le proporcionan un gran sentido de la vista. Y también cuentan con un aguijón ubicado en la parte posterior de su abdomen, el cual posee una característica bastante peculiar, la cual es que cuando penetra en la piel de su atacante, se desprende y esto le produce la muerte de pocos minutos.

Alimentación de las abejas

Como la inmensa mayoría de los animales, las abejas requieren de una serie de minerales, vitaminas, proteínas y agua para poder vivir. Los cuales obtienen por medio del néctar y el polen que recolectan de las plantas.

En cambio, si nos referimos a la alimentación de las abejas que son utilizadas por los apicultores para la obtención de miel y cera de abeja, tenemos que esta depende de múltiples factores, como pueden ser la época del año o el clima, pero siempre se debe proporcionar la proporción adecuada para que pueda nivelar la cantidad de alimento que logran recolectar en su entorno natural.

El objetivo es proporcionar un equilibrio para que la vida de la colmena sea próspera y se puedan cubrir todos los requerimientos nutricionales de los insectos.

Hoy en día, se disponen de un sinfín de productos para lograr una adecuada nutrición de las abejas.

Sin lugar a dudas, es el apicultor el encargado de proporcionarles una adecuada nutrición para que la producción de miel sea acta para el consumo de los humanos.

Es que, además, una buena alimentación es importante ya que permite el normal crecimiento de la abeja a través de sus distintas etapas de desarrollo, desde los huevos a las larvas, en donde es necesaria la máxima absorción de proteínas, como ya para su etapa adulta donde los carbohidratos juegan un papel fundamental.

Es importante destacar esta alimentación “artificial” está compuesta de diversos productos como la caña de azúcar, los jarabes y las soluciones azucaradas, los cuales son alimentos ricos en proteínas, vitaminas y aminoácidos.

Además, se puede utilizar jarabes de maíz, remolacha y soluciones parecidas a la miel. Todos estos alimentos se obtienen con gran facilidad en tiendas especializadas en el área de la apicultura.

La alimentación de las abejas es una necesidad.

Una vez que el apicultor se dispone a retirar la miel de los panales, el cual como constituye gran parte de su alimentación, es necesario que se le dé un alimento sustituto.

Como se mencionó anteriormente,  la alimentación de las abejas depende en gran medida del clima, la región donde se encuentren y otros factores ambientales, como la estación del año. Durante la época de escasez, el apicultor debe permitir que las abejas pueden obtener la mayor cantidad de proteínas para el normal crecimiento de las largas en la colmena.

Se deben cubrir los requerimientos de los carbohidratos para que las abejas obreras tengan la capacidad de defender la colmena ante posibles intrusos que busquen obtener miel.

Además de miel y polen, los cuales constituyen los alimentos naturales de las abejas, éstas también consumen alimentos que contengan gran cantidad de azucares, como las soluciones azucaradas, las cuales les proporcionan una gran cantidad de energía que utilizan para llevar a cabo sus diferentes trabajos en la colonia.

La miel como principal alimento de las abejas

Sin lugar a dudas la miel es el principal alimento de las abejas. Esta rica fuente de energías se obtiene básicamente del néctar que recolectan las abejas de las flores y de otra serie de plantas que se encuentran en su ambiente.

El proceso de producción de miel es bastante simple de entender. Sencillamente, una vez que la abeja toma el néctar de las flores, esta lo combinado con otras sustancias que produce el insecto para luego ser almacenado en las celdas de la colmena. La miel está compuesta principalmente de azucares como la glucosa y la fructosa, pero también está presente en su composición diversas proteínas, enzimas, sales y aminoácidos.

El tipo de miel que producen las abejas depende de muchos factores, principalmente del tipo de néctar de las flores que consume la abeja, aunque otras condiciones como la humedad o la temperatura también son de importancia en esta ecuación. La principal época del año donde las abejas pueden obtener néctar de las flores es la primavera, en el momento donde la temperatura promedia entre los 26° t los 35° centígrados.

El polen como alimento de las abejas

El polen es básicamente el agente necesario para la fecundación de las plantas. Su presentación habitual es a través de una serie de granos diminutos que las abejas toman y llevan a la colonia. El polen es el ingrediente principal en la preparación de una especie de papilla que producen las abejas para alimentar a sus crías durante todo el proceso de crecimiento de las mismas.

Además de polen, esta papilla está compuesta por agua y néctar. Si queremos ser más específicos, la papilla que se basa en el polen posee proteínas, aminoácidos, vitaminas esenciales para sostenerla vida de la colmena. Además de las crías, las abejas jóvenes también son alimentadas a base de esta papilla

En conclusión, la alimentación de las abejas, ya sea en forma natural o artificial es fundamental para la vida de nuestro planeta. Te invitamos a hacer una búsqueda en la Web si estás interesado en obtener más información sobre este apasionante tema.