Apis Mellifera: Clases, características y ciclo de vida.

Apis Mellifera, casi sin darnos cuenta, la abeja se ha convertido en un gran aliado para el hombre. Esto se debe a varios motivos, que van más allá de ser una buena “máquina” de producir miel. Las abejas cumplen un rol fundamental en la polinización de las plantas de nuestro planeta, lo cual es uno de engranajes que mueven la vida tal y como la conocemos.

Como es bien sabido, las abejas tienen una peculiar característica de ser consideradas un organismo compuesto por un gran número de miembros, esto se debe principalmente a su forma de trabajar y cooperar entre ellas.

Allí es muy aplicado este refrán que dice que el conjunto es mayor a la suma de sus partes. Antes de abordar el tema principal de este articulo, es necesario establecer la clasificación formal para las abejas Apis Mellifera, así como también hablar sobre otros puntos como el vuelo nupcial y su alimentación.

Clases de abejas Apis Mellifera

Apis Mellifera

En toda colmena de Apis Mellifera existen tres clases de abejas distintas, cada una de ella cumple un papel especial y único.

Estas tres clases son: abejas Reinas, abejas Obreras y abejas Zánganos. En los siguientes párrafos vamos a mostrar las principales características de cada una de ellas, así como su función dentro de la colonia.

Abeja Obrera

La abeja Obrera es una abeja hembra que no posee órganos sexuales desarrollados, y por tal motivo no pueden fecundar.

En relación a su tamaño, son las más pequeñas de toda la colonia. Al nacer son de un color gris amarillento y su alimentación es a base de polen y miel.

Esta abeja es la encargada de llevar a cabo los trabajos más duros de toda la colmena, entre ellos están: alimentar a las larvas y a la abeja Reina, construir nuevos panales, proteger a la colmena de intrusos que busque comer sus recursos, dar cuidado  a las crías, realizar el proceso de producción de miel, entre otras tareas.

Estas abejas cuentan con una especie de buche que utilizan para transportar los líquidos, lo cual le facilita enormemente el trabajo de recolección de materias primas. Como dato curioso, son las únicas que poseen glándulas ceríferas y de glándulas salivales (para la producción de jalea real).

Abeja Zángano

Esta abeja es la abeja macho de la colonia, cuyo único trabajo es fecundar a la abeja reina. Esta fecundación se realiza mediante el denominado vuelo nupcial. En relación a su apariencia, esta abeja es un poco más grande que la abeja obrera, pero no mayor al tamaño de la abeja Reina. Suele salir de la colmena solo en días soleados, ya sea para entrar en calor o para fecundar a una abeja Reina.

Por lo general es una abeja no tan activa como las obreras, esto se debe más a sus características físicas que a un estado de pereza; en otras palabras, estas abejas no poseen órganos de trabajo en las patas, como cepillos y peines.

Como dato curioso, existen colmenas de Apis Mellifera que no posen abejas zánganos, o que su número es bastante inferior en comparación con las abejas Obreras. Esto ocurre sobretodo en tiempos de escasez de alimentos, y son las mismas abejas obreras las encargadas de controlar el número de zánganos en la colmena cuando se encuentran en su etapa de huevo.

Abeja Reina.

Por último tenemos a la abeja reina. Esta es la abeja más grande de los tres tipos, la cual nace de un huevo que fue fecundado por otra abeja reina y colocada en una celda especial denominada celda real.

Decimos que es una celda especial por su forma externa, la cual recuerda a un dedal. Son las abajas obreras las encargadas entonces de alimentarla durante toda su vida, ya que la abeja Reina no posee órganos digestivos tan desarrollados como las obreras, por tal motivo solo se encarga de poner y fecundar huevos a través de toda su vida.

Existe solo una por colmena, aunque suelen emigrar a un lugar cercano para crear una nueva colmena. La abeja Reina es una hembra cuyos órganos sexuales si están perfectamente desarrollados. En relación a su tiempo de vida, está abeja suele vivir alrededor de unos cuatro años, el mayor tiempo de vida de las tres clases.

La danza nupcial

La danza o vuelo nupcial es el “baile” que realiza la abeja Reina para recibir la fecundación por parte de los zánganos. Este vuelo se lleva a cabo unos siete días después que la abeja Reina nace y es considerada una abeja adulta. Se realiza en un día soleado y cuando no haya brisas fuertes, por lo general esto ocurre en horas alrededor del medio día. Este vuelo no suele duran más de 10 minutos.

 

La abeja Reina sale de la colmena y vuela trazando una especie de círculos en el aire. Cuando las abejas zángano logran divisarla, se lanzan directo a ella y tratan de fecundarla en pleno aire. El zángano que logre hacerlo perderá la vida, ya que los órganos reproductores del macho quedan en la abeja Reina provocando la muerte de este en pocos minutos.

Pero esto representa más oportunidades de supervivencia para una nueva generación de abejas. Una vez concluido el acto, la abeja Reina se dirige al panal donde es alimentada mayormente con jalea real.

Pasados los pocos días, la abeja empezará a poner huevos, más de mil al día, tomado descansos de unas dos a tres semanas. Una vez concluida la “danza nupcial”, la abeja Reina está lleva de millones de espermatozoides y preparada para fecundar huevo a lo largo de toda su vida.

Ciclo de vida de la abeja Apis Mellifera

La Apis Mellifera o también conocida como abeja de la miel presentan un característico ciclo de vida compuesto solo por cuatro etapas (el cual comparte con la inmensa mayoría de especies y subespecies de abejas).

Dichas cuatro etapas: huevo, larva, pupa y adulto. A continuación vamos a definir cada una de ellas, resaltando las características más relevantes que poseen.

Etapa 1. Huevo.

La primera etapa es la etapa de Huevo. Como ya se mencionó anteriormente, es la abeja reina la encargada de poner los huevos de donde saldrán las abejas del panal.

La abeja Reina es la encargada de depositar un huevo en cada celda del panal que está especialmente diseñado para dar protección del nuevo insecto. Los huevos que pone la abeja reina son por lo general de color blanco, bastante pequeños y con una estructura oval. Al pasar unos tres o cuatro días, la larva de la abeja sale del huevo y entra entonces en una nueva fase de su ciclo de vida.

Etapa 2. Larva.

Una vez que la larva de la abeja ha logrado salir del huevo, ésta se coloca en una posición que recuerda a una letra “c”, y se ubica justo al final de la celda donde está más protegida. En relación a su estructura externa, las larvas de las abejas Apis Mellifera presentan una especie de pigmentación blancuzca en todo su cuerpo.

No poseen extremidades, por lo que su alimentación es llevada a cabo por las abejas Obreras. Además no poseen órganos oculares aún, ya que se desarrollaran en etapas posteriores. Las abejas Obreras le proporcionan varias sustancias para la alimentación de las largas, como néctar, polen y una muy especial que recibe el nombre de jalea real.

Una vez las larvas son los suficientemente grandes y fuertes entran a otra fase denominada pupa.

El mensaje de que están listas para su nueva transformación es transmitido mediante señales químicas, las cuales son percibidas por las abejas Obreras.

Llegado ese momento, las abejas Obreras tapan la entrada de la celda con la sustancia producida por unas glándulas especiales que secretan cera.

Cabe resaltar que dependiendo de tipo de alimento que le proporcionan las abejas Obreras a las larvas, estas alcanzarán su maduración.

Si le es proporcionado una dieta basada en néctar y polen alcanzan su desarrollo en alrededor de unos 20 días, en cambio si le proporcionan jalea real, entonces logran convertirse en abejas Reinas en un poco más de dos semanas.

Etapa 3. Pupa.

La siguiente etapa es la etapa de pupa. Esta es la penúltima etapa del ciclo de vida de la abeja Apis Mellifera, previa a su etapa adulta y definitiva. Esta etapa tiene una duración aproximada de siete días y se lleva a cabo en el interior de la celda cubierta por cera.

Etapa 4. Adulto.

Después de que cada una de las etapas han sido completadas, alrededor de unos diez días, entonces la nueva abeja está lista para salir de su escondite. Y es la misma abeja que se abre camino devorando la puerta de cera con sus mandíbulas.

En relación al sexo de la abeja adulta, es la propia abeja Reina la encargada de decidirlo al momento de la fecundación de huevo. La abeja Reina puede decidir si la abeja que nacerá de cada huevo es macho o hembra.

Si desea que la nueva abeja sea hembra, entonces la abeja Reina le proporciona esperma al huevo, y así, en unos días nacerá una abeja Obrera o una abeja Reina. Si, en cambio, desea que se trate de un macho, entonces no introduce esperma en el huevo y se convierten en abejas zánganos.