Ciclo de vida de las abejas

Ciclo de vida de las abejas
5 (100%) 1 vote[s]

Ciclo de vida de las abejas, la abeja es el insecto más importante del planeta en su forma más literal, pues su función dentro del medio ambiente es esencial para el mantenimiento de la vida en la Tierra. Y después del hombre, es la especie viva más estudiada por la humanidad.

Tratar de comprender el modo de vida de estos magníficos seres vivos ha sido el centro del estudio de muchos científicos desde hace unas cuantas décadas.

Ciclo de vida de las abejas

Ciclo de vida de las abejas

Su importancia principal radia en que estas son las principales responsables de la polinización de las plantas, lo cual les permite reproducirse.

La existencia de las plantas es indispensable para toda la vida en la Tierra ya que ellas son las responsables de transformar a través de la fotosíntesis, el dióxido de carbono en oxígeno, gas que los seres vivos necesitan para poder vivir.

La presencia de este gas en las cantidades en las que se halla en la Tierra, es la principal razón por la cual la vida es posible en este planeta. Por ende, las abejas juegan un papel fundamental para este proceso, por esta razón, la vida de las abejas es una de las contribuyentes a la vida de los demás seres vivos.

De hecho la vida en la colmena es tan compleja como la de los seres humanos. Conseguir el alimento, mantener ordenada y limpia la colmena, cuidarla de los intrusos son solo algunos de los aspectos que se viven dentro de una colonia a diario.

Una de las características resaltantes de estos insectos es su dedicación al momento de mantener limpia la colmena, cada una de las abejas obreras que allí estén contribuyen a extraer todo material de desecho que se encuentre dentro, de manera que el lugar en el cual habitan las crías y se guarda la miel, se mantengan lo más limpio posible.

Importancia de las abejas y la vida dentro de la colmena

Las abejas también cuidan de mantener las temperaturas adecuadas dentro de la colmena. La temperatura óptima no debe ser menor a los 32 Cº ni mayor a los 36Cº. Para esto se valdrán de métodos muy particulares.

Las abejas saldrán de la colonia a recolectar agua la cual esparcirán por las zonas más calientes de la colmena. Luego con el batir de las alas de muchas abejas al mismo tiempo y el calor de sus cuerpos, evaporarán el agua lo que refrescará el lugar. Su sistema de enfriamiento de la colmena es muy efectivo.

Por otra parte la defensa de la colmena también es un trabajo prioritario. Las abejas obreras encargadas de defender la entrada de las colonias se les llama también centinelas. Estas protegen la colmena de la entrada de intrusos y de extranjeros.

Las abejas de una colmena tienen un olor particular, por lo tanto, con un solo roce de las antenas entre la centinela y la abeja que entra, esta puede determinar si se trata de una ciudadana o de una intrusa. De ser así, las abejas la expulsarán o matarán para que ninguna amenaza extraña se apodere de su preciada miel.

La vida de las abejas gira alrededor de las temporadas de floración en los cuales, por supuesto, grandes cantidades de flores aparecen almacenando en ellas el tan preciado néctar que las abejas usarán para producir la miel con la cual se alimentarán ellas y las crías, la cera con la cual construirán la colmena y la jalea real, un compuesto con el cual alimentarán a la abeja reina.

Se ha descubierto que las abejas poseen un ingenioso método para avisar a  las demás abejas en qué lugar en específico se puede encontrar el néctar.

Para ello, las abejas se valen de una especie de danza con la cual dan a las demás los datos necesarios para encontrar el lugar. Estas abejas exploradoras al volver al panal, realizan su danza y las demás abejas con sus antenas pueden percibirla.

En esa danza se asume que están descritos datos como la distancia al néctar, la dirección en la que se encuentra, el nivel de dulzura del néctar entre otras cosas estudios han demostrado que este método resulta muy efectivo y es lo que permite a las abejas conseguir la materia prima para producir su alimento.

Las abejas y su ciclo de vida

En una colonia existen tres tipos de abejas; cada una con una función diferente y con un ciclo de vida diferente. En primer lugar se encuentra la abeja reina, que es la abeja fértil que pondrá los huevos de donde saldrán las demás abejas.

La abeja zángano, que es el macho fértil de la abeja y el encargado de fecundar a la reina. Y por último la abeja obrera, es la más numerosa de la colonia y la encargada de producir la miel y los demás productos de los cuales depende la colonia. Este tipo de abejas son infértiles.

La abeja Reina

  • Es la abeja más grande y la encargada de producir los huevos de los cuales nacen el resto de las abejas que conforman la colonia. La abeja reina comienza su vida como un huevo igual a las demás.
  • Este al tercer día aproximadamente se transforma en una larva que será alimentada por abejas obreras jóvenes denominadas abejas nodrizas.  Estas cuidan alimentan a la futura reina. Esta larva está ubicada en una celda de cera diferente a las del resto, pues es más grande y siempre se encuentra en posición vertical en la colmena.
  • Luego de una semana la larva se transforma a un nuevo estado denominado estado ninfa o pupa y es en este punto en el que las abejas nodrizas sellan la celda de la abeja real. Pasados aproximadamente 15 días, la abeja en estado ninfa comerá la cera de su celda lo cual le permitirá salir de ella como una abeja reina adulta virgen.
  • Inmediatamente después de salir de su celda esta hará una especie de sonidos y liberará feromonas para retar a cualquier otra abeja reina que se encuentre en la colmena, pues solo una reina puede existir por colmena. El tiempo de vida de vida de una reina promedio es de 3 o 4 años, y es la abeja más longeva que las demás.

La abeja zángano

  • Es la abeja macho que tiene como principal función la fecundación de la reina. Para esta labor, el zángano comerá el total de la miel producida por 6 abejas en un solo día, con el fin de mantenerse fuerte y saludable para el apareamiento. El ciclo de vida del zángano comienza por ser un huevo sin fecundar.
  • Es una característica que poseen este tipo de insectos, de esta manera la abeja reina sabe cuando necesita poner huevos fecundados (obreras) y cuando es necesario poner huevos no fecundados (zánganos) según sea la necesidad de la colmena.
  • A partir de los 6 días aproximadamente el zángano pasa de ser un huevo a convertirse en una larva que será alimentada de igual manera por las obreras de la colonia. A partir de los 15 días la abeja pasará al estado de pupa en la cual esperara en su celda hasta eclosionar como una abeja adulta a los 24 días aproximadamente.
  • Sin embargo no será hasta los 38 días cuando este estará listo para reproducirse.
  • El zángano fecundará a la reina para que esta produzca más obreras para la colonia. Luego de su período de apareamiento, si ya no es necesario para la reina, este será expulsado de la colonia y pasará a otra para tratar de fecundar a otra reina.
  • Para los primeros días del otoño, las abejas reinas ya tendrán suficientes huevos fecundados como para prescindir de los zánganos. En este punto esta abeja será expulsada de las colonias por lo cual morirá de frío o de hambre. Su período de vida dura aproximadamente 3 meses.

Las abejas obreras

  • No pueden procrear, son hembras en las cuales no funciona su aparato reproductor, y también las que están a cargo del cuidado de la colmena y de la producción de miel, cera y jalea real, además de cuidar a las crías y de recolectar el polen. En una colmena existen aproximadamente de 60.000 a 80.000 de ellas.
  • El ciclo de vida de la abeja obrera también comienza como un huevo pequeño. Pasados tres días, el huevo se transformará en una larva ciega la cual será alimentada por un lapso de tiempo de igual duración.
  • Posterior a estos tres días la abeja obrera cambiará el alimento que consume, las obreras que la cuidan la alimentarán con una mezcla de polen con miel llamado también pan de abeja, tiempo en el cual también su celda será cerrada con el fin de que estas culminen su transformación dentro de ellas.
  • Al momento de eclosionar la abeja obrera tiene un color claro, es peluda y aún inofensiva pero pocos días después esta termina su metamorfosis como una abeja adulta.
  • El tiempo de vida de la abeja obrera varía según la estación del año en la que esta nazca. Las nacidas en verano o primavera tendrán una vida de aproximadamente 60 días, mientras que las nacidas en otoño o invierno tendrán una vida más larga que puede durar hasta 90 días, por lo cual su ciclo de vida no es exacto pero en promedio su vida será de 75 a 80 días.