La abeja de las rocas: Apis laboriosa del Himalaya

Rate this post

Apis laboriosa del Himalaya, el Himalaya es una cordillera de montañas ubicada en el continente asiático, que se extiende hacia el norte de la India, atravesando parte de los territorios de China, India Bután y Nepal.

Se cree que su nombre significa Morada de la Nieve, haciendo referencia a la gran cantidad de esta en ese lugar, debido a las bajas temperaturas que allí se registran por la altura que alcanzan las montañas.

El Himalaya

El Himalaya es la cordillera montañosa más alta del planeta en donde pueden hallarse cimas que van desde los 7000msnm a mas de 8000msnm.

Apis laboriosa del Himalaya

Es el hogar de la montaña más alta del mundo, El Monte Everest con 8848msnm; que ha cautivado a gran parte de las personas que gustan de aventuras extremas y ven en esta montaña un reto a sus experiencias, y que sin embargo ha cobrado la vida de cientos de alpinistas que han intentado escalarlo hasta la cima.

En ese lugar, debido a la altura, el aire es tan liviano, que la cantidad de oxígeno disminuye, afectando a los seres humanos que suben a la montaña. Los pocos animales que viven a esas alturas están adaptados a respirar en estas condiciones extremas.

A lo largo de los años muchas culturas han visto en estas montañas un lugar sagrado, y de hecho muchas civilizaciones que están bajo la sombra de ellas subsisten debido a grandes beneficios naturales que esta aporta a las naciones que atraviesa. Uno de estos aspectos naturales más importantes es que muchos de los grandes ríos importantes del mundo provienen del Himalaya.

El Río Yangtsé, es una importantísima corriente permanente de agua, la más importante y más grande de toda China.

Su nombre significa Gran Dragón, y durante milenios ha sido una enorme fuente de recursos para esa nación desde los tiempos de los grandes emperadores chinos.

En este río se encuentra construida la represa más grande del planeta, la gran Represa de las Tres Gargantas, la cual brinda energía a una parte considerable de la nación y ha significado un gran avance en el desarrollo hidroeléctrico de China.

Otro de los ríos importantes provenientes del Himalaya es el Río Ganges, considerado el río más sagrado de la India, y por toda la cultura hindú del planeta. Se cree que este río es parte de una gran corriente de agua celestial proveniente del mismísimo dios Brahma.

El Río Indo, el Yamuna y el Brahmaputra son algunos de los ríos que tienen origen en esta gran cordillera y cuyos causes son el hogar de cerca de 1500 millones de personas. Es por esto, entre otras cosas, que las montañas Himalaya tienen un carácter sagrado para las personas que habitan en los lugares en los cuales esta tienen gran influencia.

La vida animal tanto vegetal del Himalaya varía y depende de varios factores como la altitud, el nivel de precipitación, el tipo de clima y las características del suelo. Estos elementos generan en las montañas grupos de animales y de árboles o arbustos distintos.

En estas montañas se pueden encontrar climas tropicales que se dan a nivel del suelo o cerca de la base; y más fríos a medida que se asciende según los diferentes pisos térmicos, finalizando en zonas donde la nieve es permanente y la población de árboles es casi nula.

Sin embargo en este ambiente tan polifacético, y en ciertas zonas extremo, sobrevive una especie muy particular de abeja asiática llamada Apis Laboriosa o abeja melífera de las rocas.

La Apis Laboriosa o abeja melífera de las rocas

La abeja de las rocas es una especie de abeja melífera que tiene su hogar en la cordillera del Himalaya en el continente asiático, y pertenece a los insectos himenópteros del tipo apócrito y de la gran familia Apidae que abarca a todas las especies de abejas procductoras de miel.

Esta es, hasta ahora la abeja melífera con mayor tamaño entre todas las demás especies, su tamaño puede llegar a los 3 centímetros y en cuanto a su color, es totalmente oscura, negra con círculos o anillos blancos que rodean su abdomen.

Al tener como hogar al Himalaya, los países que bordean esta cordillera también son zonas de desarrollo de esta abeja, países como China, Bután y Nepal son las principales áreas en los que pueden encontrarse colonias de estas abejas, además de por supuesto la cordillera misma.

Aunque se ha adaptado a diferencia de otras especies a vivir sin problemas en temperaturas de hasta 10 Cº, estas se encuentran limitadas en cuanto a los pisos térmicos altos que pueden alcanzar o subsistir en ellos.

Donde se encuentran

En el caso de las montañas, se les puede encontrar en pisos térmicos que vayan desde los 800msnm u 850msnm hasta los 3500msnm, es decir, pueden vivir en climas tropicales, subtropicales, templados y fríos que existen en el Himalaya.

El nombre que les han otorgado a estas abejas, es el de la abeja de las rocas, y esto se debe porque se descubrió que estas construyen sus colmenas en las piedras ubicadas en zonas escarpadas de las montañas; aunque en zonas más tropicales se pueden conseguir colmenas en algunos árboles.

A pesar de ser la abeja de mayor tamaño entre todas las abejas melíferas de la familia Apidae, su colmena no es tan grande como la de otras Apis, lo cual constituye otra de las regulares contradicciones que encontramos en el comportamiento de ciertas abejas de la miel. La colmena de la abeja laboriosa de las rocas tiene un tamaño de aproximadamente un metro y medio de alto y menos de un metro de ancho.

Características

Esta especie de abeja es migratoria, a pesar de que soporta temperaturas bajas, en épocas de invierno esta migra en enjambres a zonas más cálidas y tropicales para alimentarse de toda la vegetación disponible durante ese tiempo, recolectando néctar y polen para así mantener sus reservas de miel durante los períodos fríos. En estos lugares las abejas laboriosas pueden vivir hasta siete meses.

Luego de las estaciones van cambiando y las temperaturas de las zonas tropicales van en aumento hasta alcanzar los 25Cº, estas abejas vuelven a migrar hacia zonas frías de las montañas ubicadas a más de 3000 metros por sobre el nivel del mar y de esta forma formar su colmena hasta el monto de una nueva migración para el próximo invierno.

No obstante, existen algunas abejas ubicadas en zonas de aproximadamente 1000 metros sobre el nivel del mar las cuales no migran durante todo el año sino que mantienen un desarrollo permanente pese a los cambios de estaciones y temperaturas que no son tan extremas como en áreas más altas o más tropicales.

La abeja Laboriosa en peligro

Algunos trabajos de investigación han revelado que en los últimos años la abeja de las rocas se ha visto afectada en su población, con una disminución muy considerable de la misma, y esto se debe al uso cada vez más frecuente de pesticidas e insecticidas que se utilizan para repeler a ciertos animales e insectos de las grandes áreas de cultivo que año a año han ido en crecimiento,

y a la cantidad creciente de recolectores que se adentran en las montañas para obtener la miel, destruyendo en la mayoría de los casos las colmenas, afectado de esta forma el desarrollo normal de las abejas.

Sin embargo existen muchos apicultores en la zona que se han dado a la tarea de desarrollar esta actividad con la ayuda de estas abejas, lo cual le brinda una estabilidad en el modo de vida que estas tienen y unas condiciones favorables y cómodas donde esta pueda desarrollarse, reproducirse y fabricar sus productos.

No solo eso, sino que además los apicultores han creado estrategias a gran escala para la alimentación de estas abejas y la recolección del néctar desarrollando una actividad y una estrategia llamada flora apícola, que consiste en la siembra de plantas, árboles o arbustos de

interés para la apicultura, y en el caso del Himalaya se hace de forma escalonada según los pisos térmicos, de manera que cada 10 kilómetros aproximadamente se varían los recursos vegetales con los cuales las abejas laboran.

El aprovechar el recurso floral de esta forma escalonada ha constituido un avance importante en el trabajo realizado con esta especie de abeja melífera, lo que hasta ahora ha venido dando resultado y ha ayudado a la apicultura al desarrollo de la actividad y por supuesto ha traído beneficios económicos a los apicultores.

Otro de los aspectos en los que los apicultores han puesto sumo cuidado ha sido en el trato con los parásitos que afectan a esta abeja, tal es el caso del ácaro Tropilaelaps  koenigerum, que afecta tanto a esta especie como a la Apis Laboriosa Dorsata.

Se ha registrado la existencia de este ácaro en esta parte de Asia y de hecho, no se ha registrado ningún caso de contaminación de este parásito ni en Europa ni en América, aunque los estudios han alertado que de no tomarse medidas sanitarias pertinentes, este puede en pocos años comenzar a afectar a la población de las abejas melíferas europeas.