Apis melífera sahariensis

Las Apis melífera sahariensis, también conocidas como las abejas del Sahara o las abejas de Marruecos, es una subespecie de abejas doméstica (Especie de himenóptero apócrito de la familia Apidae, esta especie es un insecto social, que vive en enjambres formados por tres clases de individuos: reina, obreras y zánganos) que ocupa los oasis de Marruecos y Argelia, siendo amarrilla y dócil.

Apis melífera sahariensis

Apis melífera sahariensis

Esta subespecie hace frente a pocos depredadores con excepción de seres humanos por lo tanto es una subespecie muy apacible y docil.

Esta clase de insecto que es de la familia Apidae del género Apis, es comúnmente conocida como del “linaje A” que significa “linaje Africano” junto a otros diferentes tipos de Apis mellifera como las adamsonii,capensis, intermissa, litorea, montícola, scutellata, sícula y la unicolor.

Debido a la baja densidad del néctar producido por la vegetación alrededor de los oasis que coloniza, este tipo de abeja tiene que buscar su alimento entre ocho (8) kilómetros, hasta diez (10) kilómetros de distancia de la colmena en donde habitan, increíblemente mucho más lejos que las subespecies de regiones menos áridas.

Hábitat

Este tipo de abeja es originaria de los oasis Marroquíes del Sahara; Su aislado hábitat es de tipo Árido y seco, la Sahariensis tiene la capacidad de adaptarse a condiciones extremas, como las zonas Saharianas donde la temperatura varían de unos -5° C hasta 45 ° C , y puede alcanzar fácilmente unos 50 ° C (125 ° F) incluso en las sombras.

Las áreas de oasis están aisladas debido a las singulares barreras naturales del Sahara en el sur y las montañas del Atlas al norte. Tanto como el hábitat y como la ubicación en particular permitió a las abejas del Sahara amarrillas o Sahariensis poder sobrevivir y poder reproducirse como una población en particular, logrando adaptarse a las condiciones climáticas locales y al aire seco.

Se puede pensar que el aislamiento es una dificultad o inconveniente para este tipo de abejas, como son las Sahariensis, sin embargo algunas de las otras especies de abejas alrededor del todo el mundo se están reduciendo, ya que algunas colonias sufren infestaciones de ácaros parásitos (son subclases de arácnido, o parásitos externos).

Las abejas tienen unos enemigos conocidos de forma general como parásitos, siendo las varroas los más conocidos, pero no los únicos. Las varroasis es la enfermedad de las abejas causada por los ácaros parásitos del genero Varroa, unos parásitos externos que atacan a las larvas de las abejas, debilitándolas e incluso causándoles la muerte si el numero es excesivo.  

Es por esa razón que gracias al aislamiento de las Sahariensis y con ayuda de los apicultores locales que mueven las colonias para fomentar la diversificación y la producción, se puede evitar y a la vez se hace difícil la propagación de estos ácaros parásitos o parásitos externos.

Ayudando a las abejas Sahariensis a poder llegar a sobrevivir por miles de años, los investigadores creen que las poblaciones de estas abejas ingresaron por primera vez a la región cuando era exuberante y estaba llena de plantas, por lo menos desde hace 5.000 años hasta 10.000 años.

Descripción

Esta abeja Sahariensis se diferencia de los otros tipos de Apis del “Linaje A” , principalmente por su color amarrillo-rojo es cual es un poco más claro que los demás de su clase; Además, sus primeros anillos son amarrillo-rojo, muy ancho y bordeado con una línea negra, el tercero más angosto y los dos (2) últimos negros adornados con pelos amarrillos.

Su lengua es larga, puede medir en promedio unos 7.7 mm y alcanza hasta unos 8.2 mm.

El genoma circular ensamblado de la Sahariensis tiene una longitud de 16.569 pb, los cuales comprende unos 13 genes que se codifican en proteínas, 22 genes de ARN de transferencia, 2 genes de ARN ribosómico y región rica en AT.

Descubrimiento

Esta especie fue descubierta en 1932 por Philippe Jean Baldensperger, quien fue un naturalista francés que describió a la Sahariensis.

Fue fundador de la Société d’Apiculture des Alpes Maritimes (Sociedad de Apicultura de los Alpes Marítimos) en Fontan, Francia. Además de ser naturalista, también fue profesor en Jerusalén y estudio todas las razas africanas en busca de nuevas subespecies.

Su fecha de nacimiento sigue siendo un misterio pero a este intrépido aventurero se le reconoció como un gran naturalista, quien lamentablemente falleció en 1948, 16 años después del descubrimiento de la Sahariensis.

Características:

Este tipo de abejas son de color bastante llamativo de amarrillo-rojo, es similar a sus congéneres Cypriote o los de Asia Menor.

La Sahariensis por su buena alimentación de entre distintas plantas como son las plantas de Eucaliptos y/o Tamarix, o también las saxífragas, compuestos espinosos y tréboles, aseguran una alta producción de miel de muy buena calidad.

Estas abejas se encuentran específicamente es la región de Tafilalet, Marruecos, en las zonas más áridas y secas.

Es del “linaje A” (Linaje Africano) y su tamaño es relativamente mediano, en comparación con otras abejas, con colores claros.

Los Apicultores

Los apicultores, los cuales son personas que cuidan y mantienen a las abejas domesticas o abejas melíferas con el propósito de obtener de ellas los beneficios que pueden brindar, siendo el principal de estos la polinización, además de la clásica y ampliamente conocida, producción de la miel, la obtención de polen, cera, jalea real y veneno (apitoxona); es decir, estos cosechan la miel.

Estos la cosechan principalmente para su uso personal o familiar, con solo una pequeña cantidad del exceso de miel que se vende en el mercado local.

En los últimos años, estos apicultores se trasladaron a las áreas oasis marroquíes del sur durante los años lluviosos trayendo consigo las abejas negras Tellian más agresivas, las cuales cruzaron con las Sahariensis, sin embargo estas tienen 2 opciones o se cruzan o son aniquiladas, lo que hace que la raza pura del Sahara amarilla, junto con la miel elaborada exclusivamente por esta clase de abeja, corre el riego de perderse, quedando en la absoluta extinción.

Su miel

Localmente, la miel de la abeja Sahariensis  o abejas amarrillas se usan en muchos platos diferentes por su delicioso sabor, como en tortas para los diferentes clases de eventos religiosos u otras festividades o simplemente se le agregan a las bebidas calientes para endulzarlas.

Su miel, además de su reconocida y deliciosa dulzura, es popular por su nutrición y por sus propiedades curativas; en la medicina local tradicional de Marruecos, las picaduras de las abejas Sahariensis también se usaban para tratar los dolores reumáticos. Incluso existe un festival especial en el oasis para celebrar esta abeja.

Comercialización de la miel de la Sahariensis

Hasta la fecha actual, la miel de la Sahariensis es el único producto derivado de panales (o colmenas) que se mercantiliza en Marruecos, en el medio campestre, también se pueden encontrar colmenas enteras repletas de miel y pan de abeja, originarios de panales rústicas.

Hay que destacar que en estos momentos existen dos tipos de canales donde se  mercantiliza la miel, el tradicional y el moderno, que generalmente van en la misma sintonía con la forma en que se obtiene.

El tipo que usa la apicultura tradicional, habitualmente distribuye o vende su miel y otros derivados, en mercados y zocos tradicionales. En todos estos mercados siempre se encuentran con dos o tres puestos o tiendas que venden la miel, donde los envases utilizados para almacenar la miel son generalmente; botellas de agua reutilizadas.

El otro canal de venta, el que comercializa de forma moderna, comercializa también la miel en los mercados, pero lo hace en una menor medida. En cuanto a la forma de venta de los productos, estos son envasados y etiquetados (con sus marcas correspondientes).  

Mientras que la extracción de miel, la efectúan mediante maquinaria sofistica (extractores de fuerza centrífuga), consiguiendo así mieles  de más alta calidad que las conseguidas de los panales rústicos.

También se pueden hallar muchos vendedores de miel en varias carreteras alrededor del país, habitualmente en botellones de de 2 a 5 kilos.

Es destacable, que la tradición todavía tiene mucha más fuerza que la modernidad, ya que la miel que es conseguida por métodos tradicionales, constantemente es vendida a un precio más alto que la adquirida en los panales modernas.

Curiosidades:

 

  • Fuera de su hábitat nativo el Sahariensis puro no tiene ningún futuro a excepción de la creación de nuevas combinaciones.
  • Este tipo de especie no tiene un alto comportamiento de defensa cuando sus colmenas se abren para ser inspeccionadas, sin embargo son, altamente nerviosas.
  • Este tipo de abeja se adapta a la palmera datilera (Phoenix dactylifera), otra flora Sahariana.
  • También es conocida como la Apis Mellifera Sahariensis Baldensperger, en honor a su descubridor.
  • Su reina es muy prolífica, en primavera gracias a la dulzura del tiempo llega más allá de las posibilidades de las criadoras.
  • A pesar de alimentarse de muy lejos, estas cosechan mucha más miel y polen y son al mismo tiempo muy económicas.
  • Es claramente susceptible al frío.
  • Se comportan algo agresivo pero podríamos tratarla sin ningún tipo de humos y con ninguna protección especial; es decir, que tan solo son altamente nerviosas.