Apis melífera unicolor

Rate this post

Apis melífera unicolor, la abeja unicolor o como también es conocida “abeja de madagascar” es una subespecie de la abeja doméstica africana originaria de madagascar, la isla reunión y mauricio. Cuando se acostumbra y se siente acomoda a un nuevo ecosistema, su producción de miel puede variar llegando en algunos casos hasta 50Kg por colonia en un año.

Apis melífera unicolor

Apis melífera unicolor

Habitualmente viven en grandes familias o enjambres y sus colonias suelen sobrevivir durante años, lo cual es poco común entre los insectos y más si se trata de insectos sociales como las abejas, esto se debe a que se unen todas para conservar el calor al acurrucarse entre ellas y comparten su comida para que como grupo tengan mayores posibilidades de sobrevivir al invierno.

Pueden agitar sus alas al menos 11.000 veces cada minuto y esto es lo que genera el popular sonido llamado “zumbido” esta práctica es común ya que cumple con funciones como regular la temperatura de la colonia o espantar insectos como las orugas que devoran a las plantas, mientras que las abejas se preparan para polinizar.

Morfología.

Es una abeja que se caracteriza por su parecido físico con la abeja cypria, es decir, son pequeñas en cuanto a la longitud de su cuerpo que varía entre los 12 y 20 mm, su lengua es más alargada al igual que sus patas, sus alas son un poco cortas y tienen un abdomen esbelto y largo.

En tal sentido una de sus características más resaltantes es la coloración de su abdomen que se asemeja a la syriaca. Es una abeja oscura, su escutelo es completamente negro, mientras que el segmento es de color marrón oscuro.

A comparación con otras abejas africanas un poco calmada e incluso manejable, por  lo que facilita el proceso de cría para los apicultores. Cuando se hace que se acostumbre a un clima en específico empieza a producir miel en mayores cantidades, debido a esto su valor comercial aumenta considerablemente.

Historia.

La abeja unicolor fue clasificada por el  Entomólogo francés Pierre André Latreille en el año 1804, desde entonces todas sus observaciones se mantienen intactas y frecuentemente son empleadas para realizar nuevos estudios.

Su área de distribución natural es madagascar, pero también se han encontrado especímenes en las islas africanas de reunión y mauricio.

En esta región es vital el trabajo de los insectos polinizadores principalmente para la proliferación de las plantas y flora, la abeja unicolor desempeña labor fundamental al encargarse de polinizar a todas las plantas vasculares que producen semillas y aún más tomando en cuenta que madagascar es una de las cinco regiones clave para prolongar el mantenimiento de la diversidad.

Sin embardo, en la actualidad solo un poco más de 9% del territorio nativo aún se encuentra habitado por esta especie.

Desde el año 2009 se han observado numerosas bajas en las colonias, siendo esto muy preocupante ya que podría representar una gran conmoción y un trágico desequilibrio para la biodiversidad y las condiciones de vida de cada habitante de los países abarcados.       

También son muy capaces de higienizar las colonias, por lo que son excepcionales cuando se busca cruzar dos subespecies para mejorar la selección de abejas melíferas.

Aunque es una especie que ha sido gravemente afectada por los parásitos como el varroa, sus constantes ataques y sus pocas capacidades defensivas son causantes de las bajas que en cada año reportado representa más del 60% por cada colonia.   

Además, la disminución de las abejas de igual manera, es resultado de la explotación minera y forestal en la región, ya que mediante la aplicación de insecticidas que buscan la protección de los mineros, esto trajo como principal consecuencia la muerte de miles de abejas.

Igualmente, la deforestación producto de la tala de árboles para su posterior comercialización y producción de madera acabó con cientos de colmenas, trayendo consigo por falta de polinización la pérdida de cientos de hectáreas de terreno destinado a la siembra.

Características.

Se encuentra repartida de manera natural y universal por todo el territorio de madagascar, especialmente en las zonas costeras. Es habitual que construyan varios panales en zonas donde se sientan cómodas, estos se encuentran en lugares cerrados o huecos para protegerlos del exterior, aunque tiene capacidad para adaptarse a nuevos entornos y diferentes climas.  

La abeja unicolor es la subespecie nativa de madagascar, la cual es una enorme isla tropical apartada del territorio africano.

Se encuentra localizada a 400 km de la costa este de África, madagascar es uno de los cinco países con mayor biodiversidad del mundo en términos de plantas autóctonas y razas de animales vertebrados.

Necesitan el polen ya que es su única fuente de proteínas y del néctar como fuente de energía. Las hembras se encargan de reunir polen para alimentar a las larvas, aunque también las abejas adultas se alimentan de él y del néctar. Ambos elementos los obtienen de las flores.

Su cuerpo acostumbra a ser muy peludo, ya que esta es una evolución que facilita la recolección de polen, como en sus patas traseras que tienen conjuntos de vellos que se asemejan a un cepillo con el que recolectan el polen y su abdomen que también tiene vellos que simplifican el traslado del polen.   

Asimismo tienen un sistema de defensa muy desarrollado y son sumamente protectoras y defienden su colmena si se ve amenazada, al igual que con sus crías. De percibir alguna alteración en el orden pueden reaccionar picando al intruso en un intento de alejarlo o acabar con él.  

Picadura.

La abeja unicolor posee una gran capacidad para inyectar poderosas toxinas, debido a que su glándula de veneno es de mayores proporciones en comparación con otras variedades de abejas europeas.

Por lo que cuando pica el envenenamiento es seguro y la gravedad del mismo dependerá de la sensibilidad de cada individuo y la cantidad de picaduras realizadas.

Por tanto, si se trata de un individuo muy sensible puede morir al recibir solo una picadura de este insecto, también existen casos contrarios donde los sujetos afectados reciben más de 500 picaduras y sobreviven, aunque presentan síntomas secundarios propios de este veneno, como las alucinaciones.

Las abejas africanas como la unicolor suelen producir miel en mayores cantidades cuando se encuentran en zonas tropicales, triplicando su ritmo de producción en algunos casos. Son abejas que constantemente se encuentran llevando su colonia a un estado más joven, mediante el mantenimiento constante de nuevas crías y la recurrente división en nuevas colonias.  

    Debido a su naturaleza agresiva, no es recomendable que interactúe con ellas. A menos que tenga mucha experiencia, sea un profesional en el área o un apicultor experimentado.

En caso de una picadura se debe tener en cuenta que el veneno de abeja posee feromonas, por lo que atraerá a otras abejas y esto puede conllevar a más picadura y por tanto se debe abandonar inmediatamente la zona donde ocurrió el hecho, así como evitar tener cerca bebidas azucaradas o dulces.

Curiosidades.

  • Entre cada viaje de una flor a otra pierden un poco de polen y esto contribuye a una polinización cruzada, lo cual es fundamental para sostenimiento del ecosistema y a la producción de alimentos. La tercera parte de los alimentos que se producen en el mundo depende de la polinización.
  • Al posarse sobre una flor, el polen se incrusta en su cuerpo y luego con sus patas traseras lo trasladan hasta las canales de polen que se encuentran en la colmena. Las abejas melíferas y en especial las unicolor prefieren consumir completamente una flor primero, para luego continuar con la siguiente.
  • Las antenas que tienen en la cabeza cumplen con una función transcendental que es la de servir al olfato y su orientación, así como también contribuir con la localización de las flores. Sus alas suelen ser muy delgadas y transparentes.
  • Tienen grandes vínculos con sus colmenas y disfrutan de un sistema muy organizado y riguroso para el cumplimento y desarrollo de sus actividades, donde cada miembro tiene tareas y funciones específicas que debe cumplir para asegurar que el funcionamiento de la colmena sea óptimo.
  • Las abejas obreras construyen las celdas a partir de la cera que segregan por sus glándulas cereras, ya que la será es la sustancia animal ideal para contener líquidos. Uno de los principales problemas es el espacio, para ampliarlo estas celdas deberían tener forma cuadrada, pero esto no es así ya que necesitan un lugar adecuado para desarrollarse luego de que la reina deposite lo huevos.
  • Por lo tanto se construyen con forma hexagonal para maximizar la superficie y reducir la cantidad de cera a usar, esto reduce considerablemente el tiempo de trabajo de las abejas obreras y proporciona un espacio adecuado para la crianza.
  • La abeja melífera forma colonias que van desde 15.000 hasta 80.000 abejas, son una de las variedades de abejas que más miembros puede albergar en una misma colonia, generalmente esto dependerá del clima, ecosistema y la fortaleza del panal.