Todo sobre la Apis Mellifera Carnica

Apis Mellifera Carnica, en este breve artículo vamos a adentrarnos en el maravilloso mundo de las abejas y conoceremos muchos datos sobre este peculiar insecto, desde su clasificación, sus características, comportamientos, entre otros. Además, se dedicará algunos párrafos a la llamada Apis Mellifera Carnica, una de las subespecies de abejas más relevante en el mundo animal. Sin otro cosa que agregar, comencemos.

Apis Mellifera Carnica

Apis Mellifera Carnica

La Apis Mellifera o también conocida como la abeja europea, abeja doméstica o simplemente mellifera es un tipo de abeja que se encuentra en muchas partes del mundo.

Es posible rastrear los orígenes de esta abeja a lo largo de los continentes africano, europeo y en la parte sur de Asia, y fue introducida a otros continentes como América y Australia por navegantes de la época. En la actualidad, esta abeja posee casi cuarenta especies distintas, incluyendo aquellas que han sido el resultado de cruces experimentales hechos por el hombre.

Estos trabajos fueron realizados con la finalidad de obtener el máximo beneficio de la especie, como una mayor producción de miel y cera de abeja, y al mismo tiempo minimizar aquellas características no deseadas como la conducta violenta y el nerviosismo que presentan algunas especies.

La Apis Mellifera en el Nuevo Mundo

A pesar de que en el denominado Nuevo Mundo, hace alrededor de unos quinientos años, no existían aún la Apis Mellifera, ya el hombre tenía la noción de la miel .

En regiones ubicadas al sur y centro de América se encuentran abejas de la especie melliferas, pero sus características externas son bastantes diferentes a las que se conocen en la actualidad. Estas son llamadas abejas sin ponzoña. Reciben este nombre por obvias razones, ya que no poseen el aguijón característico, pero, no debemos engañaos, esto no las hace menos peligrosas.

Al carecer de su principal mecanismo de defensa han tenido que utilizar otros métodos que le permitan defenderse ante intrusos y otros insectos. Algunas optan por morder abalizándose sobre sus víctimas, otras apuntas a zonas más vulnerables como los ojos, la nariz y la boca, mientras que otras utilizan una especie de secreción que causan serias molestias en la piel, como comezón o enrojecimiento.

Existen gran variedad de especies en estas regiones de América, todas con muy marcadas diferencias entre sí, por ejemplo, en el tamaño. Algunas de estas especies de abeja no son más grandes que un mosquito, mientras que otras pueden llegar a compararse con la Mellifera Europea, una de las más grandes de la especie Apis.

En relación a la comunicación entre los miembros de una misma colonia, estas abejas cuentan con un sistema no tan sofisticado como sus similares, pero aún así son bastante eficientes. Como dato curioso estas abejas poseen el mismo patrón de construir panales para almacenar miel, más sin embargo, el material utilizado en su fabricación es bastante diferente, ya que se compone principalmente de cortezas y sabia de árboles, en contraposición a sus similares que hacen uso de cera para su construcción.

En todas las especies encontradas, la cantidad de miel que produce varía en forma significativa, pero nunca sobrepasan a la producción que presentan especies como la abeja Europea. La miel es utilizada por los habitantes de estas regiones principalmente para la elaboración de remedios caseros, ya que suele ser menos espesa que otras abejas del genero Apis.

¿Cómo se clasifican las diferentes especies de abejas?

Seguramente has tenido curiosidad por saber cómo los científicos establecen las distintas especies y subespecies de las abejas. A continuación vamos a ondear sobre este punto.

En algunas oportunidades las distintas especies de abejas se pueden clasificar solo con mirarlas, ya que las diferencias entre ellas pueden llegar a ser bastante significativas, por ejemplo características externas como el color, el tamaño o la forma del tórax pueden llegar a ser bastante diferentes de una abeja a otra.

Sin embargo, gran parte de las Apis Mellifera ameritan varios tipos de estudios más específicos y bajo ciertas condiciones, ya que las diferencias entre una especie y otra quizás no sean tan evidentes a simple vista. En la actualidad, existen gran número de pruebas que se pueden llevar a cabo para hacer distinciones entre especies, como por ejemplo: electroforesis o pruebas en el DNA.

Como se mencionó anteriormente, es posible que cada raza de abeja tenga suficientes diferencias en su estructura externa que permitan clasificarla como una especie aparte. De esto se trata el método de biometría morfométrica. Este método se basa en el estudio estadístico de la anatomía de la abeja.

Si los parecidos entre una especie y la que se estudia es muy poca, entonces, es bastante probable que se trate de una sub especie de la primera. Este hecho cobra gran importancia al momento de realizar cruces entre diferentes especies.

En este punto se requiere analizar los datos estadísticos que se tienen para poder clasificar a la “nueva” especie y así poder diferenciarla de entre las razas existentes. Algunas de las características específicas que se consideran en una abeja para realizar este estudio se encuentran: el color de la abeja, su tamaño, la cantidad de pelo, los ángulos que forman sus alas, el total de ganchos en sus alas, la forma de sus glándulas productoras de cera y el largo de sus patas.

Clasificación para las especies y subespecies de la Apis Mellifera.

Llega el momento de hablar un poco sobre la clasificación que se tiene de la Apis Mellifera. Es posible hacer una distinción entre todas las Apis Mellifera  gracias a las características externas del insecto y dependiendo del hábitat donde esta se encuentra.

Básicamente podemos clasificar a la Apis Mellifera en tres grupos principales: El primero se denomina Razas Africanas y está compuesto por seis diferentes sub especies: A. m. montícola, A. m. sahariensis, A. m. scutellata, A.m.  capensis, A. m.  lamarckii y la A.m. adansonii. Un segundo grupo, denominado Razas Orientales está compuesto por un total de siete subespecies: A. m. meda, A. m. caucasica, A. m. remipes, A. m. anatolica, A. m. cerana, A. m. syriaca  y la A.m. intermissa.

Por último, el tercer grupo recibe el nombre de Razas Europeas y dentro de este grupo se encuentran solo cuatro sub especies: la A. m. cypria, A. m. melífera, A. m. ligústica y la A. m. carnica.

Ubicación.

En relación al sitio donde podemos encontrar colonias de Apis Mellifera Carnica, tenemos que básicamente su territorio se extiende por Rumania, Bulgaria y Hungría, además de habitar los Alpes Austriacos y Yugoslavia.

Características

En lo que respecta a su carácter, la Apis Mellifera Carnica es bastante dócil y no son propensas a conductas agresivas para defender su territorio. Además, poseen ciertas características que la hacen resaltar en comparación con sus semejantes.

Por ejemplo, tiene la peculiaridad de poder establecer toda una colonia en poco tiempo, esta es una de las causas por las cuales la Apis Mellifera Carnica se ha extendido a lo largo de un territorio bastante grande y con tanto éxito.

Otra característica es que su número tiende a aumentar de una manera constante con el paso del tiempo, sobre todo si consiguen una buena fuente de alimentos en las cercanías de la colmena. Cuando las temperaturas descienden y el invierno llega, estas abejas logran resistir a las inclemencias del frio de una manera formidable, logrando consumir la menor cantidad de miel posible, solo lo suficiente para que la colmena logre sobrevivir.

Adicionalmente, poseen la peculiaridad de formar enjambre con bastante rapidez, ya sea en una situación de peligro para los suyos, como ataques de otros animales que buscan disgustar su miel, como de cambios bruscos en el ambiente que las rodea. Sin duda alguna, su nivel de adaptabilidad ante variaciones en su entorno es de los más sobresalientes.

Como si fuese poco, tiene una alta resistencia a un gran número de enfermedades que causaría el fin de las colmenas en otras especies y, por último, estas abejas resultan ser muy atractivas para el apicultor ya que son una excelente fuente de producción de miel.

Apariencia.

El color de la Apis Mellifera Carnica es un tono que varía entre un gris oscuro y un marrón, muy semejante a la A. m. ligústica.

La Apis Mellifera Carnica cuenta con un excelente sentido de orientación que la hace destacar frente a sus similares, incluso en zonas que poseen gran dificultad dadas las características del terreno.

Otra cualidad sobresaliente es que establecen una relación cercana con su ambiente, esto puede ser visto como una ventaja o como una desventaja, ya que debido a estos sus crías pueden sufrir las consecuencias de la ausencia de polen en forma inmediata, lo cual trae consecuencias negativas para todo la vida en el panal. En estos casos, la abeja reina detienen la producción de huevos, lo cual ha hecho que los apicultores se refieran a ella como la reina menos rentable de todas la abejas.