Apis mellifera lamarckii

Rate this post

Apis mellifera lamarckii, la subespecie Apis mellifera lamarckii, también llamada abeja de lamarck o abeja egipcia, fue clasificada por Cockerell Lepeletier en el año 1906.

El plano de distribución natural de esta especie es usualmente el valle del Nilo, Egipto y Sudán. Es una abeja de linaje “o” vinculada con las variedades orientales y con las africanas de linaje de tipo “a”.

Apis mellifera lamarckii

Apis mellifera lamarckii

Es una subespecie de abeja doméstica de color negro con barriga amarilla y anchas franjas blancas. Es una abeja de tamaño reducido como algunas otras razas originarias del sur del Sahara. Su nombre subespecífico fue asignado en honor a Jean-Baptiste Lamarck, un importante botánico y biólogo, uno de los magnos expertos de la época que hicieron historia.

Historia.

Anteriormente faraón era reverenciado como una entidad simbólica, un gran refugio para amparar a los individuos del pueblo de Egipto, de los que el faraón era el abrigo protector. Se personifica por dos términos jeroglíficos: el de la caña, por su capacidad para elaborar una gran cantidad de objetos, útil para el pueblo y bit, el de la abeja.

La mencionada asignación asemeja al rey de Egipto con esta criatura extraordinaria, la abeja, que construye su residencia según leyes simétricas exactas, presta atención a una jerarquía fija y se comporta como un verdadero alquimista que produce el llamado oro líquido, la miel.

El nombre del trono del faraón, o nombre para entronizar cuando alguien era subido al trono y era coronado como rey, era el principal de los dos alias apuntados en un papel, y seguido por lo general por el título de “nesut-bity” que significa “el rey del alto y bajo Egipto”, el epíteto “neb tawy” o sea “señor de las dos tierras”, en lo concerniente a las regiones del valle y del delta del Nilo en Egipto.

Diversos investigadores a lo largo de la historia certifican que su significado precede de nesut como “aquel que pertenece a las cañas o juncos”, el equivalente a “rey del sur” y de bity o biti, “la abeja”, que logra simbolizar al rey del norte.

De esta forma el nombre del trono estaría precedido por “rey del alto y bajo Egipto”, los símbolos de abeja y tallo, solían estar acompañados por terceros apodos, obtendría resalte al final de la dinastía III, y tiempo después este se bautizaría como el título oficial más importante del faraón.

Los jeroglíficos egipcios son una escritura representativa, en ocasiones un dibujo de una abeja representa una abeja, pero de igual forma es una escritura simbólica en concluyentes frases, como cuando se relaciona con el dibujo de una abeja con la del faraón, y es una escritura vocal los signos son utilizados con tal finalidad.

Así resulta sorprendente que sea en el antiguo Egipto donde encontramos la evidencia más temprana que tenemos de apicultura, como contraposición a la caza de miel silvestre, y que estuviera perfectamente desarrollada de hecho: crearon colmenas de barro cocido con doble entrada para poder recolectar la miel de forma más tranquila.

Practicaron grandemente la apicultura migratoria moviendo sus colmenas en barcos, y a partir de la primera dinastía, existía el cargo oficial de sellador de la miel. La miel se utilizaba para uso comestible, elaborando exquisitos platos; también para rituales religiosos y así como en curaciones. La cera negra que se utilizaba para los embalsamamientos.

Su nombre subespecífico fue dedicado a Jean-Baptiste Lamark. Es una abeja de linaje “o” según Franck Et en el año 2000, emparentada con las razas orientales y no las africanas de linaje tipo “a”.

Fue sin duda una especie muy usada en la apicultura del antiguo Egipto. Especialmente utilizada por Carl Von Linné que le dio el nombre de Apis mellifera fasciata a la especie que a día de hoy se le conoce como Apis mellifera lamarckii.

Especies afines.

Apis mellifera major: es también conocida como abeja de marruecos o abeja del Rif, es una subespecie del grupo de Apis mellifera fue descripta por Friedrich Ruttner en el año 1978, en las montañas del Rif, ubicado al noroeste de marruecos, de allí proviene su nombre de abeja del Rif o abeja de marruecos.

Esta variedad de Apis mellifera puede, sin embargo, tener diferencias físicas que la distinguen. Entre las particularidades biológicas propias, se destaca el largo de la glosa que es similar al de la abeja Apis mellífera lamarckii. Asimismo aplaza en su índice cubital que es grande, es de coloración negruzca.

En situaciones semejantes las colonias de abejas del Rif dividen un consumo por colmena de 14.4 kg de miel, considerando que promedió un consumo de 6.75 kg de miel y las otras razas o cruzas de 9.45 kg. De miel por colmena, se puede inferir según el investigador Adam E. que este consumo alto es probablemente debido a su conducta inquieta durante los meses invernales.

La abeja egipcia: es una abeja negra con abdomen amarillo y rayas blancas de bandas espesas. Su medida es pequeña como es propio de las razas del sur del Sahara. Tiene una fertilidad moderada, y es de menor producción en kilos de miel que las razas europeas.

Dicha subespecie de abeja doméstica de color oscuro con abdomen amarillo, con rayas blancas de bandas espesas, es una abeja de linaje “o”, emparentada con las razas orientales y no las africanas de linaje “tipo a”. La conducta higiénica de esta abeja prácticamente duplica tras 24 horas la capacidad de limpieza.

Al enjambrar construyen un gran número de celdas reales, incluso en la cara de los panales con la cría sellada, una característica que no he observado en ninguna otra raza.

Las celdas suelen ser reales, es decir, esta la abeja reina y tamben son pequeñas y semis-rusticas. No propoliza y es muy marcado su instinto de autodefensa. Desde el punto de vista comerciales de escaso valor salvo para los cruces.

A día de hoy Egipto cuenta principalmente con dos razas para producir miel, estas son Apis mellifera lamarckii y Apis mellifera cárnica. Los resultados de un estudio donde que contrastó la conducta preservada de esta abeja con Apis mellifera cárnica, la abeja egipcia sorprendentemente elevó al doble la capacidad de limpieza ésta, después de tan solo 1 día.

Asimismo dicha conducta que fue selecta naturalmente, permite que la subespecie sea una presa atractiva para un experimento de selección de conducta higiénica, considerablemente ventajosa en enfermedades como loque europea o loque americana, una enfermedad emanada por el bacilo paenibacillus larvae, que ataca a las crías de las abeja.

Esta es una enfermedad común en la apicultura. Cabe destacar que la enfermedad afecta ni es una amenaza para la salud del apicultor.

Es llamada abeja del río Nilo o abeja egipcia, es una raza espectacular designada como Apis mellifera lamarckii por Cockerell Lepeletier. Es una abeja minúscula como las otras especies de abeja que provienen del sur del Sahara. Su fertilidad es moderada, es poco enjambradora, sin embargo es violenta.

Genética.

Su área de distribución natural es el valle del Nilo, Egipto y Sudán en el continente africano. Dicho todo esto, se puede resaltar que las abejas eran una cuestión de estado en Egipto y que los sacerdotes se dedicaron a su estudio y cuidado.

El genoma mitocondrial completo de la subespecie de abejas melíferas Apis mellifera lamarckii fue secuenciado. Este genoma mitocondrial tiene 16.589 pb de longitud con 37 genes mitocondriales eucariotas clásicos y una región rica en a + t. las direcciones y disposiciones génicas son similares a las de otros mitógenos apis.

Siete (7) genes comienzan con att, cuatro con atg y dos con ata (ninguno con atc) y todos los genes terminan con taa. Cuatro genes están codificados en el capítulo pesado y nueve están codificados en cadena ligera. Todos los 22 genes de arnt, que van de 66 a 80 pb, tienen una estructura típica de hoja de trébol. Un árbol filogenético mostró que a.m. lamarckii se agrupa con otras subespecies de a. mellifera, como se esperaba.

Curiosidades.

  • En la época del antiguo Egipto fue sin duda una raza muy manipulada en la apicultura.

 

  • Es una especie con una alta probabilidad de conducta defensiva.

 

  • Antiguamente en la mitología egipcia las abejas representaban las lágrimas salpicadas sobre la tierra por el dios solar llamado “Ra” el dador de vida. Abeja también es uno de los nombres que se les daba a todos los faraones egipcios.

 

  • Esta fue indudablemente una raza muy popular entre los apicultores del antiguo Egipto. Es una variedad de abeja con una variedad aguda de conducta defensiva, una conducta frecuente en la mayoría de las especies africanas. Con una pequeñísima producción en mesura de kilos de miel a diferencia de razas europeas.

 

  • No forma un ramillete en invierno, cuando enjambran lo hacen construyendo un gran número de celdas reales, inclusive en la cara de los panales con la cría cubierta, sin duda una particularidad que no se ha observado en ninguna otra raza. Las celdillas reales son pequeñas y casi llanas. No son propílicas y es muy perceptible su sentido de autodefensa. Desde el punto de vista productivo, es de insuficiente valor, exceptuando su utilidad para los cruces.