Apis mellifera syriaca

Rate this post

Apis mellifera syriaca, la abeja originaria de siria conocida por muchos, es una de la gran variedad de subespecies de la abeja europea “apis mellifera”, su nombre radica y está distribuida en la zona de la costa este del mar mediterráneo, abarcando la longitud de siria, jordania, rak, irán, israel y el líbano.

Apis mellifera syriaca

Apis mellifera syriaca

Estas abejas fueron vistas por primera vez en jordania, su cría empezó en el valle del jordán, en etapas iniciales cuando comenzaba el oleaje de néctar y la obtención de polen se acentuaba, principalmente en diciembre. Para luego conseguir un mayor flujo de miel en los primeros meses del año siguiente y acabar posteriormente en noviembre.      

Tiene un tamaño en principio pequeño, pero es muy agresiva y siempre se encuentra a la defensiva. Posee una gran capacidad para el acicalado, esto se puede apreciar en su higiene personal, ya que mediante ese proceso elimina por su cuenta los ácaros que esta especie suele tener en el abdomen, este hábito le permite adquirir aguante a dicho parásito.

Disfruta grandes cualidades que le facilitan la adaptación al clima y a las temperaturas muy altas que son características de la región, sus capacidades son cada una más asombrosa que las anteriores, ya que puede resistir a la insuficiencia de néctar, agresiones de avispas asiáticas y a una gran variedad de parásitos que la asechan.

La abeja syriaca presenta un gran nivel de aguante a plagas y patógenos como los ácaros, por lo que se cree que la abeja syriaca se puede utilizar para crear un instrumento a nivel molecular, que permita colaborar en la conservación todas las abejas y el desarrollo de técnicas para optimizar especímenes como la syriaca y aprovechar sus numerosas ventajas en beneficio de la labor apícola.   

¿Cuánta miel puede producir?

La abeja syriaca obrera vive entre 40 y 45 días cuando la floración en muy elevada, además solo dedica sus últimos días para la recolección de néctar, agua y polen. Por lo que hacen falta unas 2.500 abejas trabajando constantemente para producir cerca de 1 kilo de miel.

Otro factor que influye en la producción es la salud de la colmena, el territorio y el clima, porque durante el invierno sus esfuerzos por producir miel disminuyen, ya que se dedican a la acumulación de provisiones para enfrentar las altas temperaturas.

Apicultura en siria.

En el norte de siria existen colmenas que buscan conservar las tradiciones, sin embargo estas albergan abejas oscuras que corresponden a especies alteradas. Esto es recurrente ya que en el país existen numerosos grupos de abejas hibridas, que presentan una o más combinaciones y que buscan mejorar la calidad, resistencia de las mismas y la producción.  

En la ciudad de homs durante años se han podido observar colmenas arcaicas que buscan asemejarse a las acostumbradas y tradicionales, de cesta trenzadas con las ramas del árbol sauce, posteriormente en invierno estas colmenas se guardan dentro de los hogares o edificaciones para protegerlas.

En el oeste de Palmira las hacen de arcilla e igualmente en invierno se guardan dentro de los hogares para protegerlas del frio y en verano del calor, todo esto se hacen también porque resulta más económico, que crear refugios para esta práctica.    

Cualidades.

Como fue mencionado anteriormente la apis mellifera syriaca es una subespecie nativa de jordania y gran parte de la región de levante. Expresando así adaptabilidad  a temperaturas oscilantes entre altos grados, insuficiencia de néctar durante el verano, algunas ocasionales arremetidas agresivas y furiosas de parte de las avispas orientales,  y además probó ser invulnerable a los ácaros varroa.

Esto está sustentado por un reciente estudio que fue originalmente publicado y almacenado desde el inicio del año 2001 en el valle “wadi ben hammad” un lugar  recóndito en la región sur de jordania. Por su parte los marcadores de ADN morfométrico y mitocondrial de dichas abejas habían mostrado la mayor similitud con apis mellifera. 

Asimismo algunas muestras de siriaca recolectadas en 1952 por el hermano Adam en Medio Oriente. Muestras que fueron recolectadas en su mayoría del centro nacional de agricultura apiario de cría de investigación y extensión que fue establecido para la conservación de las apis melliferas syriacas. 

Los resultados mostraron insignificantes diferencias genómicas entre la corriente población en el programa de conservación y el CRS indicó que el programa está conservando con éxito apis mellifera siriaca.

Se identificaron variaciones genómicas funcionales que son útiles para el monitoreo de la conservación y pueden ser útil para programas de mejora diseñados para mejorar localmente cepas adaptadas de A. m. siriaca.

Sus manera de comportase abarca la cría reducida, criar principalmente durante los meses más calurosos, fuga frecuente y la capacidad de adaptar los huevos a la disponibilidad de polen y flujo de miel, manteniendo de una colmena limpia, y un temperamento un poco nervioso.

Presenta una enorme elaboración de celdas enjambradas y una alta longevidad en las reinas vírgenes de la colonia, hasta que estas comienzan el proceso reproductivo, así evitan los riegos de quedarse sin una reina.

Por lo general sus colonias se encuentran libres de su principal adversario el Cryptophagus hexagonalis que es un escarabajo del polen, el cual asecha a la mayoría de las colmenas de las abejas melliferas.

Asimismo se ha adaptado lo suficiente como para resistir las constantes agresiones del avispón oriental y del merops orientalis, también conocido como abejaruco esmeralda.

Además, el genoma mitocondrial de la apis mellifera siriaca recientemente estudiado fue asociado con mayores defensas contra los parásitos, niveles más bajos de infección por varroa, en comparación con otras abejas y el comportamiento y tendencia defensiva más fuerte.

Entre los genes encontrados en la syriaca, destaca la circulación de genes africanos y asiáticos que se estima corresponda a un 17%. Esto podría ser la explicación del fuerte temperamento, resistencia y defensa de la syriaca a los parásitos.   

Importancia.

La conservación de la abeja syriaca es una de las prioridades principales para la apicultura regional y mundial. Ya que una gran parte de los programas de mejoramiento de la región dependen de las poblaciones importadas de Europa, principalmente los especímenes italianos y los de origen de inglés, porque son muy adecuados para la gestión a pesar de que carecen de adaptabilidad local.

Como la apicultura se ha visto beneficiada por el uso de estos especímenes importados, su presencia en la región ha experimentado un crecimiento exponencial y por tanto existe una gran probabilidad de que estas puedan afectar o poner en peligro la genética de la abeja syriaca.

Sin embargo gracias a la facilidad que tiene la syriaca para acoplarse al ambiente local y a su gran resistencia a los parásitos, existe la posibilidad de aprovechar este gran potencial para utilizarla como plataforma para aumentar los inventarios de abejas melliferas y así evitar los rasgos indeseables de otras abejas.

De esta manera se fomentaría una mayor producción de miel y la conservación de la syriaca. Su miel posee enzimas que contienen grandes propiedades culinarias, sanadoras y un sabor especialmente agradable.

Estas enzimas se tienen la finalidad de transformar el néctar en miel, sus beneficios sanadores se deben a la oxidasa, que es una enzima que tiene propiedades anti-bacterianas. Por esto es vital impulsar programas que tengan como finalidad la conservación e integridad de su genética.

Curiosidades.

Las abejas poseen una conducta individualista, que hace muy similares al ser humano, es decir, entre las abejas existe la afinidad a sensaciones de emoción ante sucesos novedosos. Contrario a la creencia que se tenía hasta la actualidad, siguiendo el patrón laboral de la colmena, en la que cada individuo se limita a cumplir su rol preestablecido.

Para de tal manera satisfacer a la monarquía de abeja Reina, un reciente estudio se aventuró a analizar la actividad cerebral de las abejas obreras para demostrar la gran diferencia que existe entre distintos ejemplares del mismo grupo a la hora de elegir tareas y lugares que desempeñará cada una.

Ese mismo estudio ha logrado llegar a la conclusión de que las abejas podrían ser adictas a la nicotina y cafeína, tal parece que el néctar de las flores tiene pequeñas cantidades de nicotina, las flores del tabaco,  y de cafeína, flores de cítricos. Los resultados mostraron que, en efecto, las abejas preferían al polen inusual.

Las abejas también son capaces de reconocer rostros humanos, por más sorprendente que parezca que un insecto sea capaz realizar dicha tarea,  fue un par de años atrás cuando un científico de la universidad de monash, Adrian Dyer, expuso que las abejas adiestradas con un premio en pequeñas cantidades de azúcar podían reconocer los rostros de seres humanos.

Para finalizar, una curiosidad poco conocida o simplemente desconocida para muchos, es que las abejas no obligatoriamente tienen que morir al clavar su aguijón. Si bien es ampliamente popular que cuando una abeja utiliza su sistema de defensa y ataca, morirá mientras lo hace, pero realmente las abejas bien podrían picar a otros insectos, incluso plantas, sin necesariamente perder el aguijón o morir.