La abeja asiática de Borneo Apis Nuluensis

Apis Nuluensis, los himenópteros son el tipo de insectos más numerosos del planeta, sin embargo estos pertenecen a su vez una gran familia de insectos llamados apidae.

La familia apidae incluye a todas las especies de abejas domésticas o abejas productoras de miel del mundo, también incluye a los cigarrones o abejorros, tanto los carpinteros como los florales, además de las abejas sin aguijón entre otras especies.

Apis Nuluensis

Apis Nuluensis

La gran parte de las especies de esta familia son abejas sociales, es decir, que han evolucionado para tener una organización definida, caracterizada por la presencia de diferentes castas. Las más comunes son las organizaciones en las que existe una reina como la progenitora de todas las abejas que conforman una colonia. En el caso de las abejas melíferas, las colonias tienden a ser más estables y permanentes ya que su período de vida puede durar poco más de tres años.

Esta reina forma la colonia a partir de la puesta de huevos fecundados por una abeja macho (zángano) que producen las abejas obreras encargadas del trabajo realizado en la colonia. Sin embargo la reina, en otros grupos como el de los abejorros, tiende a procrear y tener colonias menos estables que duran aproximadamente un año.

En las abejas domésticas existen además de la reina abejas zánganos los cuales fecundan los huevos de la reina, y las obreras que cuidan las crías, recolectan el polen y el néctar, alimentan a la reina, cuidan y defienden la colmena y producen la miel, la cera para la colmena y la jalea real para la reina y las crías.

Todos estos grupos que conforman la familia de los apidae son insectos que polinizan las plantas, lo cual ayuda a la reproducción de estas y de las flores que producen, y al aumento del número de árboles lo cual es esencial para el mantenimiento de los ecosistemas de la Tierra.

Esta polinización se produce durante el proceso de recolección del néctar que las abejas necesitan para la producción de miel, o simplemente durante el desarrollo de alimentación de otros grupos no melíferos, ya que estas visitan muchas flores para este propósito.

Las abejas mellíferas

Las abejas melíferas son todas aquellas especies de abejas que producen miel, si bien existen avispas capaces de producir un líquido dulce, las abejas son las encargadas de producir este compuesto tan valioso para la sociedad actual. La producción de la miel es un proceso que se divide en varias etapas.

En primer lugar son las abejas obreras las que abandonan la colmena para explorar las zonas de floración con contenido de néctar y polen, posteriormente estas regresan para informar a la colonia de esta ubicación para llevar más de ellas a la recolección.

Al traer el producto a la colmena estas comienzan un proceso de deshidratación del néctar, y posteriormente estas lo utilizan para mezclarlo con fluidos propios de la abeja.

El resultante de esta mezcla es almacenado en las celdas superiores de la colmena apartado de la zona en la que se hallan depositadas las crías y la reina, esto es así en todas las especies melíferas existentes. En las colmenas de apicultura, a la parte superior de la colmena en la que se almacena la miel se le llama alza.

El polen, es un producto que también se almacena dentro de la colmena con fines de alimentación para las larvas y las abejas.

Estas se guardan en grandes cantidades en celdillas hexagonales. La jalea real es un compuesto dulce fabricado por las obreras para alimentar a las larvas de las abejas en su etapa de larva. Solo la reina será alimentada permanentemente con este alimento; durante toda su vida no se alimentará de otra cosa que no sea la jalea real, a diferencia del resto el cual puede alimentarse de miel o polen.

No solo las abejas producen este tipo de productos, sino que a las abejas también se les debe la fabricación de la cera. La cera de abeja es lo que estas utilizan para construir las colmenas. Toda la estructura se fabrica con este material, el cual ha sido aprovechado por la humanidad desde tiempos antiguos en la historia, principalmente para la fabricación de velas y candiles.

La apicultura y el uso de la abeja

A la cría planificada de abejas para la producción de miel y el resto de sus productos se le denomina apicultura. La apicultura es una actividad que se realiza en todos los continentes de la Tierra, excepto en la Antartida, por el hecho de que en esa región no existen las abejas melíferas debido a las condiciones extremas que esta posee en cuanto a su temperatura por estar ubicada en el polo sur terrestre.

En el resto del mundo la apicultura ha venido evolucionando a lo largo de los años. Existen regiones en donde esta actividad posee una antigüedad de miles de años como en Egipto y en algunos países de Asia y Medio oriente. Y hay otras zonas en las que la apicultura es relativamente más reciente, como en el caso del continente americano y gran parte de Europa, en donde la antigüedad de esta actividad se cuenta en algunos siglos en el pasado.

La apicultura se lleva a cabo bajo un estricto estudio de las abejas y control técnico de los elementos que esta necesita para vivir en el mejor estado de comodidad posible de manera que se potencie la producción de miel de alta calidad. Entro los países que destacan por su desarrollo en el área de la apicultura se encuentran: Chile, Colombia, Argentina, Estados Unidos, China entre otros.

Las colmenas están fabricadas en madera, dentro de las cuales se colocan una serie de placas, generalmente 9 de ellas; de cera enmarcadas en madera, en la cual se reproducirán las abejas, almacenarán a las crías y vivirá la reina.

Encima de este cajón se colocará una especie de malla con orificios de un tamaño determinado en el cual solo puedan pasar las abejas obreras de menor tamaño pero no la reina; y esto se debe a que en la parte superior se coloca otro cajón con las mismas características del anterior solo llamado alza, con la diferencia de que es en este espacio de la colmena en donde será almacenada la miel.

Esto se hace de esta forma porque las abejas melíferas instintivamente almacenan la miel en las zonas superiores de las colmenas, en este caso, la malla sirve para que la reina no pase al alza y se pongan huevos de abejas en la zona reservada para la miel.

En algunos casos, los apicultores mezclan algunas colonias débiles con colonias fuertes para no bajar la producción de miel y aprovechar al máximo  los períodos de floración en los cales se necesita que todas las colmenas puedan tener una fabricación y desarrollo estable de este del proceso melífero.

Generalmente las abejas más utilizadas en la apicultura son las abejas melíferas europeas, aunque en los últimos años existen apicultores que prefieren importar reinas de otras latitudes como Asia para la formación de nuevas colonias. La Apis Nuluensis es una de las usadas en este proceso.

La abeja Apis nuluensis

Es un tipo de abeja asiática muy usada en la apicultura moderna de esa región específicamente en Malasia e Indonesia. Esta especie se encuentra distribuida, mayoritariamente en la gran isla asiática de Borneo, de hecho, su existencia se limita a esta región, que abarca tres estados los cuales son Bruneí y los antes mencionados Estados federales de Malasia e Indonesia.

Borneo es, en el mapa terrestre, la tercera isla más grande del planeta y pertenece de igual manera al continente más extenso: Asia. En este continente se pueden encontrar distintas especies de abejas melíferas entre las que se encuentran la Apis cerana asiática, Apis nigrocinta, Apis koschevnikovi entre otras, nativas del lugar.

La calidad de la cera que esta produce es considerable, y aunque la producción de su miel no es alcanza las proporciones de sus parientes europeas, también se consideran de una calidad excelente. Por esto, las abejas de esta isla tienen un lugar y un puesto ganado en la apicultura moderna.

Existen algunos estudios que se han realizado a lo largo de la historia que han indicado que las abejas ceranas asiáticas están todas emparentadas, en términos de ADN, de hecho algunas pruebas de ADN mitocondrial indican que efectivamente se puede hablar de razas de abejas ceranas asiáticas y no de subespecies como tal.

En un trabajo realizado en el año 1999 por el paleontólogo estadounidense Michael Engel, este engloba a las especies nigrocinta, koschevnikovi en la misma especie de la Apis nuluensis, lo cual aporta también una nueva afirmación al parentesco que todas estas especies asiáticas poseen más allá de sus diferencias fisionómicas y de su lugar de desarrollo, tomando en cuenta que la mayoría de ellas se encuentran en lugares muy específicos separados unos de otros, de este gran continente. En cualquier caso la ciencia progresivamente irá dando luces a lo que respecta a estas investigaciones.