La Abeja Europea, la preferida para las colmenas

Rate this post

La abeja europea también conocida por su nombre científico Apis Mellifera es una abeja que tiene sus orígenes en Europa, Asia y África;

La Abeja Europea

La Abeja Europea

posteriormente esta fue introducida en el continente Americano y en Oceanía en donde hoy en día su especie se ha multiplicado considerablemente al punto en el cual se puede encontrar prácticamente en todos los países de estos continentes, y su gran número y su facilidad para trabajar con ella, ha permitido desarrollar la apicultura como una actividad en constante crecimiento.

La apis mellifera es una insecto del tipo himenóptero, los cuales se caracterizan por su gran número y subespecies existentes en el planeta. El número de este tipo de insectos supera los 100.000 ejemplares en todo el mundo.

Los himenópteros son un grupo de insectos que tienen como características visibles un par de antenas en su parte frontal lo cual les sirve como un órgano sensorial para detectar movimiento, olores, temperaturas, entre otras;

poseen también un par de alas membranosas lo cual les permite obviamente volar y desplazarse durante grandes períodos de tiempo; y por último, estos insectos también poseen generalmente tres pares de patas divididas en varios segmentos.

Las castas

La época medieval de la historia se caracteriza por haber sido el período del auge de la monarquía y la realeza. Durante ese tiempo los reyes gobernaban la mayor parte del mundo conocido. Estos ejercían su autoridad el cual pasaba de generación en generación según la sucesión por sangre o por disposición del clero, es decir la iglesia.

La realeza gozaba de atenciones, riqueza y cuidados que eran casi inaccesibles para otras personas que habitaban el territorio junto a ellos, a los cuales se les denominaba la plebe, es decir, una especie de clase social la cual abarcaba a los súbditos comunes del rey como los trabajadores, los campesinos, los comerciantes, todas las personas que trabajaban para el servicio del rey ya fuese dentro o fuera del palacio real, etc.

Existía otra clase de personas en los reinos que se encargaban de la defensa del mismo y del rey y su familia. Estos estaban armados y eran estos los que salían a las batallas tras la conquista de territorios en nombre del rey. Esta era la fuerza militar, un elemento fundamental en la estructura de un reino.

Y por supuesto la realeza, conformada por el rey, la reina, los príncipes, princesas, duques, etc. Estos eran los soberanos gobernantes de esas naciones.

No podían ser escogidos por el pueblo, sino que estos nacían bajo un linaje real que los hacía herederos del trono, ninguno que fuese del linaje real no podría acceder al reinado de una nación a menos que fuese por alguna otra razón fuera de lo común.

Los reyes cedían el trono a sus hijos, y estos a sus hijos; y de esta manera, sucesivamente el trono continuaba bajo una misma línea sanguínea que se mantenía en el poder.

Sin embargo, esta estructura social no fue inventada por lo seres humanos, sino que ya existía en la naturaleza desde el tiempo mismo de la formación de los insectos. Las castas, son precisamente esa estructura social que rige a muchas especies de ellos.

Las hormigas por ejemplo tienen una casta de ellas destinada a la defensa de los montículos que usan como refugio y desarrollo. También poseen las que están destinadas al trabajo y al servicio; y por supuesto a su reina quien gobierna y disfruta de los beneficios del trabajo del conjunto de las demás hormigas.

En el caso de las abejas, y en concreto la apis mellifera no es diferente y también posee castas en su estructura social las cuales están muy bien definidas dentro de la colonia. Cada una de estas castas tiene una función determinada la cual realizan instintivamente y con total disciplinal. Todas trabajan en pro de la colonia y del bienestar común de la especie.

Las castas de la abeja europea

La casta de las abejas obreras son las más numerosas de una colonia de abejas, el nombre de obreras se les ha dado precisamente por la labor que estas realizan en la colmena.

Son las más numerosas porque el trabajo que deben llevar a cabo es mucho, estas están a cargo del cuidado de la colonia y de la producción de alimento con el cual sustentarán a las demás abejas y a la reina.

Otra de las funciones importantes de la abeja obrera, es que es la encargada de la recolección del néctar para la fabricación de la miel, que es su alimento principal.

Esta abeja sale a explorar los alrededores en los tiempos de floración, es decir, en la época de primavera, que es el tiempo en el cual abunda el néctar, luego al encontrar los lugares con mayor concentración de este líquido, esta regresa a la colmena para informar a las demás obreras del hallazgo y ponerse en marcha juntas para conseguirlo.

Para esto, la obrera utiliza un método de comunicación estudiado por los científicos durante muchos años, y recién en el siglo XX se logro entender con más detalle en qué consiste el método de transmisión de información de la apis mellifera.

Al llegar a la colonia esta comienza una especie de danza con su cabeza en dirección a donde se encuentra el néctar. Sus movimientos al momento de realizar esta danza serán más fuertes o más sutiles de acuerdo a qué tan lejos se encuentre ese lugar de la colonia.

El ciclo de vida de esta casta de abeja dura alrededor de 3 meses aproximadamente. En ciertas condiciones este período puede ser más corto o más largo. Comienza sus primeras semanas como una larva dentro de una pequeña celda hexagonal en la cual se desarrollará y será alimentada hasta obtener su adultez.

Cabe destacar que las obreras no pueden reproducirse pues son infértiles, aunque existen casos en los cuales esta puede poner huevos sin fecundar dando nacimiento a un tipo de abeja macho pequeño e infértil.

La casta de abejas zángano (macho)

Es la abeja macho de la colonia y la encargada de la fecundación de la reina con el fin de que esta pueda reproducirse y procrear nuevas abejas que integren la colonia.

Su labor en la colmena es limitada ya que este no posee la fisionomía necesaria para la fabricación de la miel aunque a través de ciertas conductas contribuye al trabajo de las obreras en su elaboración.

Su ciclo de vida también es relativamente corto, el cual dura alrededor de 3 meses, pues cuando el período de floración ha terminado y la reina ya ha culminado su período de apareamiento este abandona la colonia para luego morir.

Las celdas en los cuales este se desarrolla en su período de larva, es una de mayor tamaño, ya que este, efectivamente es más grande que las obreras. Emerge como una abeja adulta y unos días después está listo para comenzar su proceso de reproducción con la reina.

La casta real

Es la casta de la abeja reina. Estas son abejas responsables de poblar una colonia con obreras y zánganos. La reina es capaz de poner a voluntad huevos de obreras (hembra) o de machos (zánganos) según sea la necesidad de la colmena. En una colonia saludable existen cerca de 70.000 abejas obreras y 300 zánganos.

La abeja reina es mucho más grande que las demás, sus alas son visiblemente más cortas en relación a su tamaño y esta nunca abandona la colmena salvo en época de fecundación por la falta de zánganos activos o en caso de éxodo en enjambre para cambiar el lugar de la colonia ya sea por la falta de flores o de condiciones para continuar en la colonia actual.

La abeja reina es la abeja con mayor longevidad entre las demás, su tiempo de vida va de los 3 años o en casos menos frecuentes 4 años. Durante este tiempo la abeja reina habrá puesto millones de huevos que habrán servido para mantener una colonia viva y saludable. Su ciclo de vida comienza en la denominada celda real, la cual es un lugar de incubación más grande que las demás; al eclosionar de ese lugar estará lista para comenzar su reproducción.

La apis mellifera en la apicultura

La apicultura es una actividad que hoy en día se ha expandido a muchas partes del mundo y se practica como una actividad económica rentable en muchos lugares del mundo.

Consiste en crear lugares de hábitat para abejas, en un ambiente controlado y tecnificado con el fin de potenciar las capacidades productivas de la abeja y obtener así sus productos derivados como la miel, la cera y la jalea real.

Este tipo de actividad, realizada de la forma correcta hace que estos productos sean elaborados con una calidad superior. La apis mellifera es una de las abejas preferidas para la actividad de apicultura, esto se debe a su docilidad y facilidad para domesticar en comparación a otras especies lo que la hace de esta manera la especie idónea para este trabajo.