Colmenas de abejas

Colmenas de abejas,muchos animales del planeta tienen una percepción del “hogar” de forma diferente.

Colmenas de abejas

Colmenas de abejas

Algunos animales tienen como su hogar aquel lugar en el cual se sientan cómodos, y que no necesariamente esto signifique la construcción de una guarida o un nido.

Por ejemplo, animales como el león, los caballos, los perros, monos, etc., no tienen un hogar estrictamente definido, algunos de ellos se mueven en manadas como en el caso de los leones; otros viven en familias o grupos que se trasladan de un lugar a otro depende de los recursos que necesiten para su subsistencia.

Sin embargo, existen otros tipos de animales, cuyo hogar representa una estructura más desarrollada, y permanente a lo largo de grandes periodos de tiempo, en el cual, por sus propios medios realizan construcciones de nidos o cuevas en el cual pueden ocultarse y protegerse tanto de los depredadores como de los elementos de la naturaleza.

Uno de los grupos de animales que usan este último método como forma de vivienda, son los insectos. Entre los insectos del planeta existen muchísimas especies que construyen nidos para vivir, ya sea porque estos vivan en colonias bien desarrolladas o sociales, o porque sean solitarios, no obstante su método consiste en crear una guarida en la cual viven, se alimentan, tienen sus crías, etc.

Tipos de colmena

 

Las colmenas

Las colmenas son, en la práctica, el nido, el hogar de las abejas. En una colmena se desarrolla prácticamente toda su vida, excepto en los momentos en las que estas salen para buscar el néctar o el polen.

La colmena la fabrican las obreras, es un trabajo que solo puede ser realizado por estas y el cual necesita de la colaboración de todas las que están en la colonia.

La manera de crearlas es a través de un fluido que producen que luego se transforman en cera, con el cual arman la estructura de la colmena.

Los paneles de cera dentro de una colmena tienen una forma perfectamente hexagonal llamadas celdas, que es donde viven, almacenan a las crías, donde la reina pone sus huevos, guardan el polen y por supuesto la miel.

Las colmenas pueden construirse en diferentes lugares según la especie y el lugar geográfico en donde se desarrolla la colonia.

Para este caso, veremos cómo están construidas las colmenas desde dos puntos de vista diferentes; las colmenas que son construidas naturalmente por las abejas en estado natural, y las que son prefabricadas por los humanos en los procesos de apicultura, es decir, la cría controlada de abejas.

Las colmenas en su estado natural

Las colmenas en su estado natural tienden a construirse en cualquier lugar que tenga las condiciones adecuadas de temperatura, humedad, y por supuesto cerca de campos con un nivel considerable de floración del cual se pueda extraer suficiente néctar.

De otra manera, las abejas no construyen en lugares sin suficientes recursos. La mayoría de las especies de abejas melíferas construyen la colmena en árboles a cierta distancia del piso para evitar contactos fortuitos con depredadores que amenacen la colonia, la reina o la miel.

Se pueden fabricar alrededor de troncos o árboles, su forma puede ser redondeada o de varios paneles verticales aplanados que pueden variar de tamaño desde un metro a hasta casi 3 metros de alto.

Existen otras especies de abejas que prefieren construir sus nidos en lugares menos accesibles como en riscos o acantilados, con el fin de protegerse de intrusos.

Las abejas alpinas e himalayas tienen esta característica, que también ha sido motivada por la topografía del lugar en las montañas.

Otras, que se hallan en lugares más calurosos, tienden a fabricarlas en lugares más frescos donde los rayos solares no incidan directamente sobre ellas de tal manera que la temperatura no aumente más de lo debido dentro de la colmena. Para ello, se ubican en grietas en las rocas, pequeñas cuevas o zonas boscosas con poca luz solar.

Las abejas poseen un ingenioso sistema para ventilar las colmenas que construyen.

Estas se ubican por grupos en las zonas de acceso al nido y comienzan un movimiento de aleteo que impulsa el aire hacia adentro de la colmena, mientras que en otro extremo, se agrupa otra cantidad de abejas para hacer lo mismo pero en sentido contrario, es decir, para sacar el aire de dentro de la colmena.

Esto permite que adentro se mantenga un flujo constante de aire y se evita el recalentamiento del nido.

Donde comprar colmenas de abejas

En la Unión Europea, España es el principal país apicultor, productor de miel. La Unión Europea ha recorrido al consumo e importación de edulcorante ya que, España siendo el principal país de la UE productor de miel no es suficiente; la importación de edulcorante para el consumo ha sido sobre todo de China, lo que conlleva la falsificación y la reducción de la calidad del producto.

Donde comprar colmenas de abejas

  • El mercado de la miel en la Unión Europea sr encuentran al menos  600.000 apicultores y 17 millones de colmenas, que cada año generan 250.000 toneladas de miel. Estas cifras sitúan a la Unión Europea en el segundo productor de este edulcorante a nivel mundial, siendo China el que ocupa el primer lugar como productor mundial de miel.
  • Como también otros países apicultores de la Unión Europea son además de España, Rumanía y Hungría que según un estudio estadístico de la comisión Europea, fueron en el año 2015 los países más productores de miel. Sin embargo, la producción interna de la Unión Europea, no le es suficiente para su propio consumo.
  • México es el tercer país productor de miel a nivel mundial, con alrededor de 2 millones de colmenas y unos 43.000 productores. Alemania es el principal cliente de México, en el que se le distribuye el 43% de la producción de este “oro líquido” seguido por los Estados Unidos.
  • La nación Chile a en su 80% de producción se miel se concentra en los pequeños productores, quienes en su mayoría no administran más de 100 colmenas cada uno. Es importante destacar que en los últimos años ha disminuido la cantidad de colmenas de abejas y aumentado la productividad de miel.
  • Las exportaciones de miel han estado incrementado en la última década en valor y en volumen. El récord histórico ocurrió en el año 2003, con la explotación de 10.085 toneladas por un valor de FOB de 26,1 millones de dólares por parte de Chile.
  • Por otro lado Francia cuenta con unos 400 colmenas de abejas por ahora, ya que se presume que el no está creciendo lo que nos obliga a expandir la cantidad de colmenas; esto se debe a que algunas se crían en los apartamentos. El familiares, lugares públicos, entre otros.
  • La Asociación de la Abeja en París según Guillanme Charlot, un panal metropolitano produce un promedio de 50 kilogramos de miel al año y hasta 80 kilogramos en una buena temporada; en el campo un apicultor se alegra si logra 30 kilogramos.

Manejo de colmenas de abejas

Manejo de colmenas de abejas, el buen manejo de la colmena es esencial, ya que de nosotros depende que la colmena llegue a su máximo y optimo punto de producción, además de que una colonia bien manejada segura mejor rendimiento del abejero.

Al momento de distribuir las colmenas es aconsejable colocarla en grupo de al menos 3 a 5 colmenas, ya que esto las estimula mucho y tienen mayor productividad las recolectoras, se recomienda un espacio entre ellas de al menos 200 metros, aunque no debería ser mayo de 250 metros.

Es importante que se coloquen las colmenas en un lugar que sea soleado, además de estar  abrigado de vientos fuertes, lejos de un suelo donde haya mucha humedad y maleza.

Se les recomienda colocarla en un lugar alto, algo como un banquillo ya que esto las puede mantener alejadas de la humedad del suelo y de algunos de sus enemigos naturales como ratones, hormigas, etc.

Debemos tener las abejas en una colmena que se preste al manejo, al tener la colmena, la debemos inspeccionar frecuentemente  colmena  para asegurarnos de las abejas, sus condiciones y las necesidades de la colmena. Este manejo se divide en tres categorías que son durante el aumente, durante la cosecha y durante el periodo de la escases.

Una inspección regular de la colmena es muy importante, durante el aumento hay mucha actividad en la colmena y se debe inspeccionar cada 2 semanas.

En periodos de escases con una inspección al mes está bien. Lo más importante de la inspección de las colmenas es ver la condición de la cría, la necesidad de espacio de las abejas y la presencia de almacenes adecuados.

El humor de la colonia depende de la raza, condiciones de su colonia y por mucho de las condiciones climáticas, normalmente son más calmada durante los días soleados de la así llamada afluencia del néctar, en esos días la mayoría de las abejas están forrajeando.

Las abejas recolectoras, se encuentran en un estado defensivo ya que los órganos del aguijón se encuentran total y completamente desarrollo. Este es un momento muy bueno para inspeccionar las colonias ya que gran parte de las recolectoras están fuera de ellas.

Normalmente cuando las abejas son algo defensivas los apicultores prefieren trabajarlas al anochecer, esto se puede aplicar mucho en colmenas que se encuentran algo poco cerca de casas, esto reduce las molestias hacía los vecinos.

Inspeccionar mucho las colmenas en tiempos de escases puede causar un problema de pillaje, ya que las abejas de otras colonias al ver la abertura de la colonia que se está inspeccionando entran a robar la miel.

El pillaje es algo fácil de prevenir solo cuando se para cuando ya ha comenzado, debe trabajar con rapidez, además de no dejar miel por los alrededores de la colmena y por ninguna razón debe dejar el panal de miel destapado, debe asegurarse muy bien de esto ya que puede facilitar el pillaje.

Si el pillaje comienza debe cerrar la colmena rápidamente y esperar al día siguiente.

Si esto se sale de control cierre la colmena y tapa muy bien la entrada con hierbas  o también puede hacerlo con hojas. Puede también mojar las abejas pilladoras con agua, con esto puede lograr que las abejas se muevan con menor rapidez

Puede quitar las hierbas u hojas cuando haya acabado el pillaje. Es muy, pero muy importante asegurarse de que la colmena está tapada ya que si se deja abierta pueden robar toda su miel y las abejas podrían morir.

Una colmena se vuelve muy eficiente en la polinización cuando tienen una cantidad adecuada de abejas recolectoras, estas salen de la colmena en busca de alimentos y polinizan las flores.

 Esto se puede apreciar por la cantidad de abejas que entran y salen por la piquera de las colmenas.

Pasos para la inspección de la colmena.

La seguridad es lo más importante, debe presentar el equipo adecuado antes de tener contacto con la colmena debe llevar una careta, un overol, unos guantes de cuero y deben ser manga larga, asegúrese de tener medias dobles y botas de caucho altas. Sin el equipo necesario no debe acercase a la colmena.

  • El ahumador es crucial, esto hace a las abejas más dóciles, se debe llegar por detrás o por un lado de la piquera y ahumar la piquera esperar al menos 30 segundos.
  • Debe quitar la tapa e introducir el humo en las barras superiores, golpee las barrar superiores para luego encontrar las barras vacías.
  • Retire la barra vacía, no olvide introducir humo dentro del espacio mientras saca la barra.
  • Mueva las barras hasta poder encontrar el nido de cría. Introduzca un poco de humo, recuerde que el humo es solo para controlar las abejas y no debe llenar mucho la colmena, si utiliza mucho humo puede causar que la colonia emigre.
  • Uno a uno, saque los panales de cría, con cuidado de no voltearlos por de lado porque se rompen, aunque si se puede manejar invertido.
  • Luego de revisar la colonia regrese las barras a sus sitios originales y no olvide cerrar la colmen.

Las colmenas racionales o tecnificadas

colmenas racionales o tecnificadas

Las llamadas colmenas tecnificadas son aquellas colmenas en las que el hombre ha participado en la fabricación de estas.

Las colmenas tecnificadas tienen la finalidad de proveer a las abejas una vivienda dotada de todas las condiciones que estas necesitan para vivir y para producir más y mejor miel que la que pueden tener en una colmena rústica, en la que la vida de la colonia puede ser afectada por diferentes factores climáticos o por la exposición a parásitos y depredadores.

El ser humano construye estas colmenas en las cuales se le brindan los cuidados necesarios a la colonia de manera que estas solo se preocupen por producir sus productos y desarrollarse.

El cuidado de las enfermedades, de la alimentación, de la temperatura  y de los demás elementos queda a cargo de los apicultores, quienes en el tiempo que corresponde, cosechan la miel sin que la colmena sea destruida y sin que las abejas se vean afectadas por esto.

Tipos de colmenas racionales

Las colmenas racionales pueden ser de diferentes tipos, y a lo largo de los años se han implementado distintas estrategias para la construcción de las mismas; métodos que han sido adoptadas por diferentes regiones para la elaboración de las mismas y el desarrollo de la apicultura.

  • Las colmenas horizontales son colmenas de cuadros móviles que se construyen horizontalmente, la cual permite que estas alcancen un gran volumen pero al mismo tiempo limita su capacidad.

En las colmenas horizontales no existen alzas para la miel ni cámaras de crías, sino que las abejas ubican ambas cosas según su criterio. Se crearon a partir de la necesidad de trasladarlas constantemente de un lugar a otro, labor que es más sencilla debido a la ausencia de alzas.

Las colmenas horizontales pueden ser de tres tipos:

  • Colmena con lateral inclinado tipo Kenniana
  • Colmena Layens, no hay diferencia entre la zona de miel y zona de cría, sin embargo las abejas acostumbran a almacenar la miel a los costados de la colmena.
  • Colmena con lateral recto tipo Tanzania.

Las colmenas verticales

colmena vertical

son consideradas como colmenas modernas, debido a la capacidad ilimitada que estas poseen. Este tipo de colmena también es de cuadros móviles, tiene zonas que están claramente diferenciadas una de la otra.

La parte inferior, llamada alza profunda o cámara de cría es la parte baja de la colmena, y generalmente más grande, en ella se encuentran un promedio de 9 cuadros móviles destinado para que las abejas formen celdillas en los que almacenarán las crías y vivirá la reina.

En esta zona no se almacena la miel sino solamente las crías, algo que la diferencia de las colmenas horizontales.

Sobre la cámara de cría se coloca una malla que permitirá el paso únicamente a las obreras, y encima una segunda alza con cuadros móviles llamada alza de la miel en la cual las obreras construirán las celdas en las que se almacenará la miel. Esta estrategia permite que en la parte superior no haya larvas de abejas sino solo miel, lo que hace más sencillo la cosecha.

Las colmenas verticales se pueden ampliar añadiendo más cámaras de crías encima de las anteriores que permitan aumentar la colonia y por ende la producción melífera.

Las colmenas verticales son muy parecidas entre ellas pero varían en las dimensiones de cada aspecto de la misma.

Cada una debe su nombre a la persona que creó este tipo de colmenas con sus medidas y forma específica. Entre las colmenas verticales se encuentran la Colmena Dadant, La colmena Lusitana, Colmena Smith y la Colmena Langstroth.

Existe un tercer tipo de colmena llamado colmenas de fecundación o de reproducción.

Este tipo de colmenas es también de cuadros móviles pero contiene menos que el resto de las colmenas antes mencionadas.

Esto se debe a que están diseñadas para almacenar a una reina y pocas abejas; cuyo fin es permitir que la reina pueda reproducirse y crear una nueva colonia de abejas. Por lo tanto, en este tipo de colmenas no se cosecha miel; su fin es únicamente reproductivo.

Estructura de una colmena tecnificada

  • En primer lugar se debe contar con una base que permita elevar la colmena del suelo; esto es muy importante porque de esta manera se mantiene a la colmena alejada de elementos que puedan contaminar a la colonia.
  • Posteriormente se fabrica o se coloca lo que se conoce como tabla de vuelo, que es el lugar en el cual aterrizan las abejas y acceden a la colmena.
  • La entrada de la colmena es el lugar por el cual las abejas pueden entrar o salir en el momento que estas lo deseen.
  • Cerca de esta entrada se encuentra una pieza de madera que bloque en parte esta abertura de manera que las abejas sean las únicas capases de entrar y de esta forma se evita que ingresen otros animales que puedan afectar la colonia, como es el caso, por ejemplo, de la polilla de la cera, que es una especie de mariposa que se alimenta de la cera que producen las abejas, lo que es perjudicial para una colonia. A este dispositivo se le conoce como reductor de entrada.
  • Encima de la base y de este tablero inferior se coloca un cajón cuadrado de madera denominado cámara de cría, que es el lugar en cual las abejas construirán la colmena, vivirá la reina y se guardarán las crías. La cámara de cría está compuesta por varios cuadros móviles que se ubican de manera vertical, se colocan aproximadamente 9 de ellos.
  • Los cuadros móviles tienen el ancho de la cámara de cría y están hechos con marcos de madera para sujetar una malla de alambres que son recubiertas de cera por los apicultores.
  • Las abejas, una vez dentro de la cámara de cría, se les hace más sencillo construir la colmena sobre estos paneles de cera, en ellos crean las celdas en donde se guardarán y se cuidarán a las crías y el lugar donde será colocada la reina para que esta se reproduzca.
  • Encima de la cámara de cría se coloca una malla divisora, que separa esta zona de otro cajón que será colocado en la parte superior llamado alza de miel. A través de esta malla solo podrán pasar las obreras, evitando que la reina, de mayor tamaño, acceda al alza de la miel y ponga huevos allí.
  • De esta manera, el alza superior tendrá exclusivamente miel, la cual podrá ser cosechada sin afectar el área donde están las crías, lo que permite que la colmena no se vea afectada por la recolección de la miel y se mantenga en el tiempo.