Distancia entre colmenas de abejas

Distancia entre colmenas de abejas, las abejas son un gremio muy amplio que cuenta con más de 20.000 especies conocidas y tienen un antecesor común a partir del cual evolucionaron, los cabrónidos. Es por ello que sus descendientes comparten genes y tienen rasgos fenotípicos similares.

Distancia entre colmenas de abejas

Los cabrónidos se alimentaban de insectos, pero en algún momento empezaron a alimentarse del polen que trasladaban sus presas y desde ese momento aprendieron que podían nutrir a sus crías con él.

Existe una gran variedad de especies que aún no han sido descritas y se las puede encontrar en casi todos los continentes, exceptuando la Antártida. Se localizan principalmente en hábitats donde hay plantas con flores. Están adecuadas para nutrirse de néctar y lo usan como fuente de energía, además el polen lo emplean en la alimentación de las larvas.

La especie más conocida en el mundo es la abeja melífera, también llamada “abeja doméstica”, esta especie es un insecto social que al igual que los seres humanos convive en comunidades a las cuales se les llama enjambres y están formados por tres clases de especímenes: la reina, obreras y zánganos.

No obstante, la gran mayoría de las especies de abejas son solitarias y no suelen formar enjambres. Existen también las especies semisociales como los abejorros que tienen capacidad de formar colonias, pero estos asentamientos no llegan a ser tan numerosos ni perdurables como las colonias de la abeja melífera.

Las abejas se diferencian de otras especies por sus característicos pelos que cubren gran parte de su anatomía. Las abejas hembras tienen órganos especiales en las patas traseras para transportar el polen recolectado de las flores, denominados corbículas.

Navegación y comunicación.

Karl von frisch fue un etólogo austriaco que estudió el comportamiento y navegación de las abejas domésticas. En sus múltiples investigaciones demostró que las abejas realizan ciertos movimientos para comunicarse entre ellas, a esta práctica la denominó “Danza de las abejas”.

Las abejas obreras ejecutan dicha danza, así como también movimientos abdominales vibratorios para mostrar a la colonia la ubicación y distancia en la que se pueden encontrar posibles suministros alimenticios, como flores y plantas.

A la vez que utilizan el sol como brújula para orientarse, mediante el recuerdo de los esquemas de polarización que producen los rayos del sol y muestra el cielo a distintas horas del día, además de algunas características del ambiente encontradas con anterioridad.

También les es posible determinar su ubicación mediante el campo magnético de la tierra, pero las abejas generalmente suelen optar por usar la información que les proporciona el sol y solo recurren a los otros mecanismos cuando el cielo se encuentra nublado.

La danza puede tener dos formas, una de manera circular cuando la fuente de alimentos s e localiza a menos de cincuenta metros y otra con forma de ocho, que indica la dirección del alimento cuando se halla más lejos.

Distancia que recorren.

Las abejas obreras necesitan alrededor de 21 días para abandonar la fase “pupa” y convertirse en adultos, suelen vivir un poco más de 45 días en temporadas de mucha floración. Además solo en sus últimos días partirá a recolectar polen, néctar y agua, al igual que el resto de los elementos necesarios para producir miel y jalea real.

Para producir una cucharada de miel que corresponde a aproximadamente 4ml, hace falta que entre 10 y 12 abejas produzcan toda su vida de manera intensa e imparable.

Igualmente para elaborar un kilo de miel es necesario el trabajo de 2.500 abejas y 200.000 vuelos en los que recorren una distancia promedio de 8.000 Km donde deben catar el néctar de por lo menos 1,4 millones de flores.

Así mismo obtener 5Kg de miel equivale a que las abejas vuelen una distancia de 40.000km. Trayecto que es cercano a la circunferencia total de la tierra y es parecido a  dar una vuelta alrededor del ecuador, que se estima es de 40,091 kilómetros de ancho.

Es por ello que cada abeja obrera tiene que hacer de 10 a 15 vuelos diariamente dado que su velocidad máxima es cerca de 29Km por hora y deberá volar entre 40 y 100 kilómetros al día. Esto es necesario para que cada abeja puede cosechar al menos 560 flores por día.

Velocidad de la abeja cuando vuelan.

Según el investigador austriaco Karl von frisch, la abeja doméstica puede llegar a alcanzar una velocidad máxima  de 29 km por hora cuando vuela sin carga alguna desde la colonia hasta su fuente de alimentos, y sin violentas alteraciones en el viento. Sin embargo, esa velocidad disminuirá si el vuelo de la abeja se produce con carga de néctar o polen.

La abeja es considerada como uno de los insectos que vuelan más rápido y a modo de referencia, cabe destacar que una persona  que no es atleta profesional puede correr a una  velocidad de entre 25 a 29 km por hora durante aproximadamente cien metros, por lo que en caso de que nos persiguiera una abeja, es fácil que nos terminase alcanzando.

Efectos de las distancias de las colmenas de abejas.

Al llevar a cabo los estudios pertinentes sobre la persea americana cv. Hass mejor conocida como palta o aguacate, no se consiguieron diferencias significativas en la proporción de abejas halladas sobre las flores en correspondencia a los diferentes trayectos desde las colmenas.

Los mismos presentan intervalos de 60 metros entre cada uno y varían desde los 0 metros hasta los 300 metros. Es decir, que todos esos trayectos no presentaron estadísticamente la misma cantidad de abejas durante el período de floración.

En la cv Hass, este resultado muestra que la distancia que conste de las colmenas a los árboles no interviene en la cantidad de abejas que visitan las flores de determinados árboles.

Referido esto solo hasta los 300 metros de las colmenas que corresponde a la distancia más lejana medida. Esta semejanza entre desiguales distancias muestra que las abejas exhiben una amplia movilidad dentro de los campos y huertas.

Este resultado concuerda con lo señalado por varios científicos a principios de la década de los 80 y finales de los 90, quienes señalaban que las abejas en un huerto en floración trabajan en un radio comprendido de 140 a 250 metros de la colonia.

Del mismo modo investigaciones hechas en Sudáfrica señalan que las abejas recolectan polen y néctar a una distancia de 300 metros alejados de las colmenas en huertos de palto. Es recomendable colocar las colmenas de abejas en grupos distanciados a no más de 150 metros.

Las abejas se reúnen en un radio de 400 a 600 metros de la colmena cuando la cantidad de alimento es copiosa. El hecho de que las abejas tengan la posibilidad de recolectar néctar y polen a varios cientos de metros de las colmenas, tiene vital importancia para el establecimiento de las colmenas dentro del huerto.

Un factor muy significativo, que sin duda perturbó la conducta de las abejas y los resultados alcanzados, que significaron una baja floración obtenida en el huerto.

Las abejas buscadoras muestran con gran propensión las fuentes de alimento que le suministren una gran recompensa, por el contrario, las guías no indican las fuentes de alimento que no les son llamativas a menos que no dispongan de otra fuente de alimento cercana.

Al trabajar entre diferentes plantas y flores, valoran primariamente el beneficio de toda la planta y la velocidad, con que obtienen energía de la flor. El efecto del alejamiento de las colmenas a los árboles no quedó bien verificado, ya que es más significativo el hecho de que el huerto no presentara una abundante floración y se hallara rodeado por otros huertos de palto con exuberante floración.

Lo pasado con el huerto en correspondencia a la baja floración que manifestó, es común en los huertos de palto, que poseen una fuerte propensión al añerismo.

Mediante análisis se determinó que el número promedio de abejas por metro cuadrado sobre las flores del palto fue mayor a los 120 metros de las colmenas que el número promedio encontrado a los 0 metros y 240 metros de las colmenas, es decir, las distancias presentaron una menor actividad de abejas, teniendo estadísticamente ambas distancias igual número de abejas.

Como se nombró inicialmente las abejas sólo indican aquellas fuentes de alimento que les sean seductoras en cuantía y calidad. Las abejas indicaron a este cultivo como una fuente interesante de alimento.

Para poder manifestar este resultado es importante tener en cuenta la técnica que usan las abejas para mostrar una fuente de alimento atractivo a la cual deben asistir sus compañeras.

Una de las formas de comunicación de las abejas es a través de la denominada danza de las abejas, que adquiere toda su trascendencia biológica por los acontecimientos que solamente se realizan cuando se localiza una fuente rica en suministros alimenticios.

Para una recolección escasa, que no representa una gran suma, no se realizan danzas en la colonia.