Historia de la Apicultura en el Mundo

Historia de la Apicultura en el Mundo
5 (100%) 1 vote

Historia de la Apicultura en el Mundo, Nos remontamos en la utilización de la cera de abejas en la era de piedra según diversos estudios que fueron realizados sobre restos de objetos hechos con cerámica en más de 150 sitios arqueológicos en toda Europa.

En pinturas rupestres del mesolítico que están presentes en la Cueva de la Araña ubicada en Bicorp, Valencia, se pueden apreciar escenas relacionadas con la recolección de la miel, si bien es difícil determinar exactamente cuándo se originó todo, se estima que las pinturas pueden datar entre siete mil (7.000) y ocho mil (8.000) años de antigüedad.

Historia de la Apicultura en el Mundo

Historia de la Apicultura en el Mundo

En la prehistoria, aproximadamente 10.000 a 5.000 años a. C., el hombre comenzó a recolectar la miel de colmenas silvestres, y en la era de piedra fue cuando el ser humano aprendió a controlar las abejas y los enjambres.

Se ha confirmado datos históricos que han resaltado la existencia de la práctica apícola en el periodo predinástico de Egipto. A lo largo del río Nilo se llegaron a trasladar colmenas en embarcaciones. Hay papiros en donde se puede apreciar la existencia de una práctica apícola que datan del año 2.400 a. C.

La práctica apícola ganó auge cuando vieron que la miel era el único elemento que se conocía por los momentos para endulzar. Cuando se hizo el descubrimiento de América y de las plantaciones de caña de azúcar en regiones tropicales del continente, causó un decrecimiento sensible a esta práctica, sin embargo hoy en día se sigue practicando la apicultura

En cuanto los griegos que fundaron Éfeso en el año 1.100 a.C.-1.000 a. C. en Anatolia conocida también como Asia Menor, adoraron la apicultura debido que la Diosa “Artemisa” (Una deidad muy venerada de la mitología griega) era representada en monedas con un cuño de abeja.

En resumen durante muchos años, en distintos lugares y épocas del mundo se podía denotar la existencia de la apicultura, el cual ha avanzado mucho con el paso de los años.

Apicultura Primitiva.

En la era primitiva, la práctica apícola consistió en cazar en la primavera enjambres silvestres, el cual eran colocados en unas colmena hechas de barro, paja o con troncos de árbol huecos; finalizando el verano, un apicultor se encargaba de matar la mayoría de abejas en su colmena, recortaba el panal y extraía la miel.

Otra técnica usada para matar las abejas era sumergir la colmena en agua hirviendo para obtener la cera y miel, o, utilizaban azufre encendido para quemar las colmenas.

El sabor dulce de la miel significaba que ya el alimento estaba listo para ser ingerido y que estaba maduro. Las abejas y la miel han jugado un destacado papel en casi todas las antiguas, y no era raro ver que las primeras formas de la ganadería estaban relacionadas con las abejas.

En muchas culturas, la miel silvestre había sido considerada como un alimento que provenía de dioses. En las civilizaciones del mediterráneo fue gestándose la práctica apícola durante los periodos que oscilaron entre 8.000 y 4.000 a. C.

El ser humano pasó de practicar una actividad basada en la recolección a darles unos habitáculos a las abejas, fabricados con distintos materiales para que estas pudieran construir paneles en el interior y anidar en ellos.

Una civilización muy antigua conocida como “Los Sumerios”, que surgieron entre los ríos Éufrates y Tigris que datan de 4.000 a. C., ya conocían las abejas y la miel. En sus escrituras pictográficas realizadas en tablillas hechas de arcilla, reflejan datos que hoy en día se conocen.

Como se ha visto antes, las civilizaciones Egipcias han dejado escenas sobre la recolecta de miel que han quedado grabadas en las tumbas bajo relieves. Se creía en el antiguo Egipto que el dios del Sol “Ra” cuando lloraba, sus lágrimas al tocar el suelo, se convertían en abejas.

Para los Egipcios, las abejas significaban algo más, ya que los productos que provenían de ellas eran utilizadas para ritos funerarios, medicina y como presente para los dioses.

Apicultura Moderna.

La apicultura marcó un antes y un después luego de que se iniciara descubrimientos importantes sobre la organización de las colonias de abejas, la vida social y otros aspectos que mejoraron el conocimiento sobre este insecto y lo útil que podría ser si se trabajaba con ella. La modernización empezó con creación de “panales” y “cuadros móviles”, debido a que no destruyen estos a la hora de cosechar la miel.

Algunos de los hitos que impulsaron a la apicultura han sido:

  • En el año 1568 Nikel Jacob descubrió que las abejas reinas son criadas a partir de larvas jóvenes en huevos.
  • En 1586 Luis Méndez Torres comprobó que la abeja reina es la madre de todas las abejas y que pone huevos.
  • En 1609 Charles Butler dijo que las abejas zánganos son machos.
  • Richard Remnant sostuvo en 1637 que eran hembras las abejas.
  • Constató Hornbostel en el año 1744  el origen real de la cera.
  • Un maestro apicultor de Viena llamado Anton Janscha, descubrió en 1771 la fecundación de las reinas.
  • En 1792 Fran çois Huber, un ciego apicultor suizo, fundó las bases de la ciencia de la apicultura en su libro “Observations”.
  • Lorenzo L. Langstroth, en Estados Unidos creó el marco móvil de abejas con paso de 9.5 milímetros y también la colmena que posee su nombre en el año 1851.
  • La primera matriz para la creación de láminas de cera fue inventada en el año de 1857 por Johannes Mehring.
  • El primer extractor de miel mediante la fuerza centrífuga fue creada por Franz von Hruschka en 1865.
  • Moses Quinby, hizo el primer ahumador de fuelle. T.F. Bingham posteriormente diseñó el actual ahumador.
  • En 1874 Geor Layens inventó la colmea que trae su nombre.

La Apicultura en el Mundo.

Apicultura en el Mundo

Actualmente, la práctica apícola ha sido extendida en casi todos los lugares habitados por el ser humano, desde los más secos desiertos hasta fronteras del Ártico frío. Es posible que la apicultura sea una de las actividades ganaderas que cubre más extensión en territorios, además que hay algunas actividades agrícolas que para tener resultados satisfactorios dependen de ella.

Se cree que son originarias de Asia las “Abejas Melíferas”, de allí fueron llevadas por colonizadores europeos. La primera inclusión que tuvo en América del Norte fue en el año de 1622, 1822 en Australia, en la isla de Cuba en el año 1763, Nueva Zelanda en el año 1842, en 1839 Brasil y Chile en el año de 1897.

La miel se obtenía de las colonias de abejas silvestres de especies como Apis dorsata, Apis florea y Api cerana. En algunos países de Asia, china especialmente, implantó la cría de Apis mellifera con éxito, para sustituir las abejas locales, y en pocos años se había tornado en el productor y exportador de miel principal en el mundo.

En América, en el cual no existía aún la Apis mellifera, los habitantes de Suramérica y Centro recolectaban la miel de abejas que no poseían aguijón pertenecientes al género “Trigona y Melipona”. La producción de miel era de aproximadamente 1 Kg por colonia, en otras palabras era muy baja, además de que no se adaptaban a un sistema intensivo para la explotación al no hacer de forma paralela los panales como los Api mellifera.

A pesar que la práctica apícola se ha realizado en todo el mundo, existen diferencias entre diferentes zonas geográficas. En Europa se obtiene una mayor densidad por hectáreas de colmenas mientras que en Australia o América se consigue rendimientos mayores por colmena.

También hay diferencias debido a la práctica apícola, ya que en Europa se caracterizó por ser explotaciones pequeñas con un máx., de 100 hasta 300 colmenas por apicultor, con modelos diferentes de colmena, no solamente alrededor del mundo sino incluso dentro de un país propio.

En cambio, la apicultura practicada en Australia o Norteamérica permitía que un solo hombre pudiera encargarse de 1000 hasta 2000 colmenas según el grado de mecanización y método de manejo.

También puede variar el rendimiento por colonia: de los 120 Kg como promedio por colmena en Canadá, a los 10 o 20 Kg por colmena que obtienen de promedio en Europa un apicultor aficionado. Los productores mayores de miel en el mundo son: Argentina, Canadá, China, México, los Estados Unidos y la antigua URSS, y el consumidor principal de miel es la Comunidad Económica Europea.

La mayoría de apicultores no practican la trashumancia, o si lo llegan a hacer no suelen desplazarse mucho de sus habituales asentamientos. En países como Canadá o Estados Unidos, los apicultores realizan con sus colmenas viajes de hasta 1.000 kilómetros o más.

Como un ejemplo de ello, según datos que datan de 1991 del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América, llegó a existir en el país hasta 212.000 apicultores, que llegaron a poseer unos 4.000.000 de colmenas.