Miel de abeja y su información nutricional

Miel de abeja y su información nutricional, la miel es una espesa sustancia, que está compuesta principalmente de sacarosa y agua.

Las abejas se encargan de añadir enzimas, las cuales crean otros compuestos químicos en la miel,  de esta manera convirtiendo la sacarosa en fructosa y glucosa, para después evaporar el agua a manera que el producto final se conserve en buen en estado durante largos periodos de tiempo y distintas condiciones climáticas. En tal sentido, la miel es un endulzante natural que contiene:

Miel de abeja y su información nutricional

Miel de abeja y su información nutricional

  • 80% de azúcar natural, principalmente fructosa y glucosa, este gran contenido de fructosa es lo que hace a la miel más dulce que el azúcar refinado.
  • 18% de contenido a base de agua, mientras menor sea el contenido de agua de la miel, más alta será la calidad de esta misma.
  • 2% de minerales, vitaminas, el polen y las proteínas.

Vitaminas y minerales.

La miel es un producto natural, pero a su vez complejo cuya composición nutritiva varía según sea el polen de la flora de origen, la zona y el clima donde se de la misma. Una cucharadita de miel pura contiene aproximadamente 64 calorías.

Sus azúcares principales son un 38% de fructosa, 31% de glucosa y pequeñas cantidades de sacarosa, que van de 1 a 2%. Por cucharada de miel, el contenido será de 9 a 12 gramos de carbohidratos, aproximadamente. Donde 10 gramos equivale a una ración de hidratos de carbono (hc).

La miel tiene un saludable índice de glucemia (ig), lo que significa que sus azúcares pueden ser absorbidos poco a poco en el torrente sanguíneo para dar cabida a una mejor digestión.

Se debe tratar de disminuir la ingesta excesiva de alimentos de alto contenido glucémico que dan lugar a una formación de insulina elevada dentro del organismo, como resultado del páncreas siendo estimulado para metabolizar el aumento repentino de la glucosa en la sangre.

Tal es el caso de la carga glucémica de una papa, que es 4 veces superior a la de la miel, debido a que su ración habitual tiene 4 veces más (hc) que la ración habitual de miel, o sea 1 cucharada.

La miel contiene vitaminas y minerales completamente naturales que ayudan a la metabolización del colesterol y ácidos grasos en los órganos y tejidos, en tal sentido, es útil para la prevención de la obesidad y promover salud. B6, tiamina, niacina, riboflavina, ácido pantoténico y ciertos aminoácidos, son algunas de las vitaminas propias de la miel.

Asimismo algunos de los minerales que se hallan en la miel son el calcio, cobre, hierro, magnesio, azufre, manganeso, fósforo, potasio, sodio y zinc.

Recomendaciones.

Es bien sabido que por muy buena y saludable que pueda llegar a ser la miel, cuando se consume en exceso no es bueno. Por lo general, dos o incluso tres cucharadas de miel diarias sería suficiente.

Una buena forma de establecer una rutina saludable para el consumo de la miel, es ingerir una o dos cucharadas de miel en la mañana como aderezo de fruta, yogur, o también puede ser cereal. O una cucharada puede consumirse antes de la hora de acostarse a dormir.

Incluso a mitad del día, uno o dos cucharadas pueden ser ingeridas como acompañamiento de fruta, en productos horneados, ya sea pan o un bizcocho, o cualquier otro bocadillo.

Generalmente, el porcentaje total de requerimiento calórico proporcionado a partir de azúcares simples no deben superar el 10%, por lo tanto, los 180 a 300 calorías al día previsto de la miel es suficiente, a menos que nuestra demanda de energía sea más y nos permita un consumo adicional.

No se recomienda pasar como regla muy general, en el caso de llevar una dieta normal y equilibrada, no más de 10 cucharaditas de miel al día -aproximadamente 50 ml-. La cantidad de miel considerada óptima depende mucho de la dieta de una persona y el estilo de vida.

Se destaca que los diabéticos hipoglucémicos y aquellos cuyo valor de la glicemia es estable, pueden tomar miel de abejas como una opción para edulcorar, siempre que lo hagan bajo control de su médico y de ser posible manteniendo un control diario de su glicemia; debe ser en pequeñas cantidades y siempre sustituyendo la ingesta de otros carbohidratos.

El diabético hiperglucémico o insulino-dependiente y a los insulino-independiente con glicemia en sangre muy variable, les queda restringida la ingesta de miel a la orientación y decisión de su médico, y a las condiciones de su administración.

La miel es un alimento que contiene un bajo porcentaje de proteínas, el cual es cercano al 1%, contiene casi 76 gramos de carbohidrato, tiene 75 gramos de azúcar por cada 100 gramos y no posee grasa, aporta 302 calorías a la dieta por cada ingesta. Entre sus nutrientes también se encuentran las vitaminas k, b1, b2, c y b3.

Propiedades.

Las proporciones de los nutrientes de la miel varían según sea el tipo y la cantidad del alimento, además de otros factores que puedan intervenir en la modificación de sus nutrientes. Cabe destacar que según el método de preparación de la miel, pueden variar sus propiedades y características nutricionales.

Dicha información resulta de utilidad para conocer el aporte de la miel en una dieta con este u otros alimentos. Gracias a la adquisición de estos conocimientos,  se puede mejorar la alimentación, preparando comidas que incluyan miel, que sean sanas y nutritivas.

No obstante, para corroborar la información sobre este y otros alimentos que ha sido proporcionada, se recomienda consultar a un especialista, es decir, un nutricionista antes de hacer cambios drásticos en la dieta.

Entre los alimentos endulzados altos en glucosa, o sea, los dulces y pastelería que están disponibles habitualmente en tiendas y negocios de rápido acceso, se encuentra la miel.

Esta sustancia pertenece al grupo de los azúcares naturales. Por lo que se detallará a continuación información sobre las propiedades nutricionales que aporta la miel al organismo de quien la consume, así como la cantidad total de cada uno de sus principales nutrientes.

Gracias a su delicioso sabor y a sus propiedades nutricionales y medicinales, podría considerarse como el alimento perfecto. La miel es producida por las abejas, ha sido conocida y utilizada durante décadas debido a sus propiedades medicinales y nutricionales.

Además de su delicioso sabor, el cual ha hecho de la miel uno de los edulcorantes más utilizados, tiene una variedad de propiedades, entre las que se incluyen:

Es un elemento frecuentemente incluido en la elaboración de cremas y ungüentos para la piel debido a sus efectivas propiedades humectantes y cicatrizantes. La miel también se usa en mascarillas, acompañado de otros ingredientes, se aplica en cutis seco o graso e incluso se usa para aliviar irritaciones o quemaduras menores causadas por el sol.

Además es un ingrediente utilizado en cantidad de remedios para prevenir o ayudar a sobrellevar enfermedades como la artritis o fiebre.

Los monosacáridos de la miel, hacen que posea un efecto antitóxico y expectorante. Ayuda en el tratamiento de la úlcera gástrica. También ayuda a superar estados febriles combinados con zumo de limón. La miel favorece la producción de fosfatos que ayudan a regular el ritmo cardiaco, lo que tiene efectos positivos para el corazón.

Composición.

La miel es alta en contenido de carbohidratos, ya que 100 gramos de este alimento contienen 75,10 gramos de carbohidratos. Esta se ubica entre los alimentos con menor contenido de grasa, debido a que este alimento no contiene grasa realmente.

Además es una mezcla de azúcares proveniente de las abejas a partir del néctar que polinizan de las flores. La miel es un producto preciado cuyos nutrientes varían dependiendo de la flora, de la zona y de las condiciones climáticas.

En términos nutricionales, la diferencia entre la miel de abeja y el azúcar blanco es muy pequeña. La miel es una combinación de azúcares que contiene vitaminas y minerales que no se encuentran en azúcares procesados, sin embargo las cantidades de nutrientes son tan pequeñas que no siempre contribuyen al requerimiento diario.

La miel de abeja aporta más calorías al organismo que el azúcar procesado. Una simple cucharada de miel contiene al menos 21 Calorías y 4.5 gramos de carbohidratos, mientras que una cucharada de azúcar refinado no contiene 15 Calorías y 4 gramos de carbohidratos.

Ciertamente, la miel de abeja es más dulce que el azúcar refinado y entonces se necesita una menor cantidad para endulzar. Esto se debe al contenido de fructosa que posee la miel.

La miel tiene un sabor único y puede darle variedad a nuestra dieta. Consumirla con moderación es la clave, porque no es libre de calorías.

Desde el punto de vista biológico, la miel es un producto muy complejo, cuya composición nutricional varía notablemente según la vegetación de origen, la zona, y el clima en el que se ha producido.

A pesar del bajo contenido de agua (17% se estima), es importante que no supere el 20% porque puede fermentar debido a la presencia de determinadas levaduras, podría generar sabores extraños.

Conjuntamente de glucosa aproximadamente (31%) y fructosa alredor (38%), puede contener otros azúcares que estarán sujetos al origen de las plantas de las que provengan.

La miel puede considerarse una sustancia viva, debido a que al recolectarse aún están se encuentra en procesos enzimáticos que hidrolizan la sacarosa. El contenido total de  las proteínas de la miel es mínimo y cercano a 0.25%, siendo parte de ellas enzimas, de origen vegetal y animal.