Miel de abejas para la fertilidad

Miel de abejas para la fertilidad
5 (100%) 1 vote

Miel de abejas para la fertilidad, la miel es un producto que se ha consumido por la humanidad desde tiempos prácticamente inmemoriales, los humanos la han usado con distintos fines, siendo mayormente conocida como un alimento dulce que sirve para la creación de postres, acompañar recetas, o sencillamente comerla directamente del envase.

Miel de abejas para la fertilidad

Miel de abejas para la fertilidad

Sin embargo, ha habido también registros antiguos de civilizaciones importantes que veían a la miel más allá de un mero producto alimenticio, descubriendo  en esta, propiedades saludables, medicinales e incluso espirituales.

La miel

La miel es un producto que se obtiene del trabajo de las abejas que pertenecen al género Apis, las cuales recolectan el néctar de las flores, lo deshidratan, lo combinan con fluidos y sustancias que ellas mismas producen y posteriormente lo almacenan en panales dentro de las colmenas. La miel es un producto que actualmente se conoce principalmente por dos razones; en primer lugar por su intenso dulzor y agradable sabor, preferida más que a la caña de azúcar; y en segundo lugar por todas las propiedades benéficas que esta posee.

A lo largo del mundo la miel es muy valorada y comercializada, en diferentes países de prácticamente todos los continentes, se desarrollan actividades apícolas que permiten la recolección de la miel en gran escala. Este es un producto de exportación, siendo Europa el continente que más produce miel anualmente y la exporta hacia otros lugares. No obstante Asia y América también son reconocidas por tener países que encabezan la lista de los que exportan miel al resto del mundo.

Entre los países, a nivel mundial que se encuentran entre los principales exportadores, se puede mencionar a Estados Unidos, China, Argentina, México, y prácticamente todos los países europeos, en el cual se encuentra una de las principales especies de abeja melífera más usada por los apicultores y una de las que produce miel de muy buena calidad, la Apis mellifera.

La miel como alimento

En culturas como la egipcia o la griega, se utilizaba la miel, entre otras cosas como un acompañante en la mayoría de los alimentos que se consumían. De hecho, se creía que la miel ayudaba a alcanzar la longevidad, por lo cual se procuraba consumirla lo más cotidianamente posible.

Los hebreos, por otra parte, también tenían un alto concepto de lo que era la miel y de lo que esta significaba. Para esta cultura, la miel estaba asociada generalmente a la productividad y a la abundancia de alimento. Incluso, cuando los judíos salían de Egipto, trasladados por Moisés, estos se dirigían a un lugar del cual fluía leche y miel, haciendo referencia a la abundancia de alimento que había en el lugar hacia donde se dirigían.

La miel se puede utilizar como ingrediente para postres de muchos tipos, para untar en comidas, galletas, hojuelas de maíz, para endulzar bebidas, para preparar dulces, entre otros usos.

La miel como medicina

La miel, además de ser un producto alimenticio, está dotada de diversas propiedades que la hacen excelente para el trato de diferentes enfermedades o condiciones médicas. La miel posee tanto vitaminas como minerales dentro de los cuales resaltan la vitamina B, C; contiene ácido fólico, es antioxidante, contiene aminoácidos y además en rica en zinc y hierro.

La miel se ha comprobado que tiene elementos cicatrizantes, ideales para tratar casos de lesiones en la piel. También se utiliza como una sustancia antibiótica, que sirve para combatir distintos tipos de bacterias. La miel es utilizada como tratamiento para las úlceras estomacales, ya que esta ayuda a cicatrizarlas y causan alivio en el paciente. Sin embargo, otra de las razones por la cual se conoce a la miel es por el hecho de que esta es usada en muchas culturas como tratamiento para la fertilidad.

La miel, un tratamiento para la fertilidad

Aunque parezca algo más parecido a la superstición que a algo verdaderamente fiable, la verdad es que estas afirmaciones están avaladas por descubrimientos científicos, de hecho, se han realizado experimentos en laboratorios, en los cuales se ha probado esta propiedad de la miel en seres humanos dando como resultado una mejoría considerable en aspectos relacionados con la fertilidad.

Una de las cosas con la que la mayoría de los matrimonios y parejas sueñan, es con llegar a formar una familia con hijos, la ciencia de la concepción es bastante compleja, y está llena de elementos y fases que deben cumplirse debidamente para hacer posible el formar una vida nueva. Existen muchos factores que pueden afectar a este proceso haciendo complicado la tarea de reproducirse y tener hijos.

Esto es un tema que no solo afecta a las mujeres, sino también a los hombres. Los casos de infertilidad son tratados a nivel mundial, y a lo largo de los  años se han ido creando diferentes fármacos que buscan contrarrestar los factores que no permiten que se pueda concebir. Tanto la sintomatología como el diagnóstico pueden variar, al igual que los tratamientos, pero luego de este descubrimiento, se ha visto en la miel una alternativa totalmente saludable y que realmente está dando resultados.

Los experimentos se realizaron utilizando hombres y mujeres con casos de infertilidad. En el caso de los hombres estos también presentaban un bajo nivel de espermatozoides, necesarios para poder fecundar el óvulo. En las mujeres, uno de los síntomas también era el desorden en la llegada de la menstruación.

Luego de algunas semanas de tratamiento, suministrándoles miel sin procesar, totalmente natural; al cabo de un tiempo se empezaron a observar mejorías notables en los pacientes, el conteo de esperma llegó a niveles normales y saludables e incluso de mejor calidad, y en el caso de las mujeres, se pudo regular los períodos de menstruación a un ciclo normal y se fortalecieron los ovarios.

Las investigaciones científicas realizadas a los pacientes posteriormente con ayuda de médicos, confirmaron que de hecho los pacientes se encontraban en condiciones aceptables para llevar a cabo la reproducción, lo que demostró que ciertamente, como se había mencionado desde tiempos antiguos, la miel tiene la capacidad de ayudar en casos de infertilidad ya que esta rejuvenece y fortalece las glándulas sexuales debido a la gran cantidad de hormonas naturales que esta posee.

Otro de los aspectos importantes es que la miel también ayuda a tener una mayor resistencia física, fortalece los ovarios en las mujeres y ayuda a generar óvulos más propensos a la fecundación. En el caso de los hombres, principalmente sirve de estimulante para la producción de más y mejor esperma además de ser usadas de la misma manera para tratar la disfunción sexual, en los que ha demostrado dar buenos resultados.

El tratamiento puede combinarse, la miel puede ser consumida con otros alimentos siempre y cuando estos también sean cien por ciento natural y no disminuyan la acción de las propiedades de la miel. Una de las mezclas más efectivas, que potencia exponencialmente su efectividad, es utilizar miel con polen. El polen posee, en este caso, exactamente las mismas propiedades de la miel, lo cual al combinarse hacen que sus efectos se potencien y los resultados puedan verse en algunos casos, en menor tiempo.

Un producto accesible

Lo interesante es que la miel es algo que puede conseguirse con facilidad, y esto se debe al trabajo que realizan los apicultores, encargados de criar a las abejas y generar las condiciones necesarias para garantizar que estas puedan producir miel de excelente calidad, que pueda ser extraída sin inconvenientes y que además se pueda contar con el producto, de una manera estable y permanente durante todo el año.

En cualquier mercado natural se pueden conseguir los famosos tarros de miel, en los cuales se almacena este liquido para su venta y comercialización. Todo esto quiere decir, que la miel es un producto que está al alcance de todos, y que le brinda a la sociedad disfrutar de una manera accesible de muchos beneficios para la salud utilizando una alternativa natural, y para tratar casos tan delicados como los casos de infertilidad.

Tanto hombres como mujeres se pueden ver beneficiados por el consumo regular de este producto, la miel no solo ayudará a mejorar las condiciones para reproducirse, quedar embarazada y tener hijos; sino que también ayudará a mantener una vida más saludable, ya que la miel aportará beneficios para el sistema digestivo, cardiovascular, circulatorio, nervioso entre otros, que sin duda son elementos importantes a cuidar para mantener una vida que disfrute de salud.

Obviamente es recomendable que al iniciar estos tratamientos, el paciente pueda ponerse en contacto con su médico y mantener un control de lo que se está haciendo, y que todo este proceso de consumo de la miel esté guiado y dirigido por un experto, esto no solo evita alguna complicación o mal uso del tratamiento, sino también ayuda a obtener una mayor efectividad al aportar conocimientos y estrategias científicas al procedimiento.

La miel seguirá siendo un producto tan valorado como las mismas abejas, no cabe duda que la existencia de este producto ha ayudado notablemente a mejorar la vida de muchas personas a lo largo y ancho del planeta.