La miel y la tensión arterial

La miel y la tensión arterial, la miel es una sustancia dulce y viscosa, producida por las abejas melíferas de todo el mundo. Este líquido es conocido por casi todas las personas y todas las culturas que han existido a lo largo de la historia.

Culturas antiguas y famosas por su conocimiento y desarrollo como el antiguo imperio egipcio, romano o griego, valoraban la miel al punto de darle un origen divino a este alimento por todo lo que esta podía aportar a los que la consumían, sus beneficios y su dulzura.

La miel y la tensión arterial

La miel y la tensión arterial

La miel es una sustancia reconocida por los aportes medicinales que esta tiene, sus propiedades nutritivas, sus minerales y vitaminas, la hacen un alimento completo y que todas las personas disfrutan consumir. Se ha utilizado como tratamiento antibiótico, cicatrizante, energizante, para reducir el estrés, mejorar la resistencia física y para tratar lo relacionado a la presión arterial.

Las arterias

El cuerpo humano es un conjunto de complejos sistemas que mantienen sus funciones en total concordancia entre unos y otros con el fin de mantener al organismo estable y sano. Las arterias pertenecen a uno de esos sistemas que, al igual que los demás, tienen una importancia crucial en la vida de una persona; el sistema circulatorio.

El sistema circulatorio está formado por venas, arterias y vasos capilares y por supuesto el corazón. Este se encarga de bombear la sangre que ha sido oxigenada gracias a los pulmones, desde el corazón a través de todo el cuerpo por las rutas de irrigación, que son las ya anteriormente mencionadas.

La sangre oxigenada va a todas las zonas del cuerpo para mantener sus células vivas, repartiendo al mismo tiempo, nutrientes y retirando del organismo el dióxido de carbono entre otros desechos; luego que el oxígeno y los nutrientes han sido absorbidos, la sangre regresa al corazón para repetir el proceso.

Las arterias son una especie de vasos, o canales que se caracterizan por su resistencia y elasticidad, que salen desde uno de los ventrículos del corazón, y a través de las cuales se desplaza la sangre con oxígeno.

Dentro de ella también se encuentran las células que forman parte del sistema inmunológico, que es el mecanismo de defensa natural del cuerpo contra elementos extraños u organismos dañinos del organismo. Las arterias del cuerpo están divididas en cuatro tipos, las arterias musculares, las arterias elásticas, arteriolas y capilares.

Arterias Elásticas

En primer lugar se pueden mencionar a las arterias elásticas. Estas arterias tienen el mayor tamaño y la característica principal de poseer láminas delgadas y planas entre las capas de la misma. Esto se debe a que este tipo de arterias son pulsátiles, para lo cual es necesaria esta capacidad.

Si bien las arterias musculares también poseen estas láminas elásticas, no lo son tanto como estas. Las arterias elásticas son una de las más importantes pues se encuentran cerca de zonas vitales como el cuello, el cerebro y los pulmones. Entre ellas se puede mencionar a la arteria carótida, la arteria pulmonar, que es la que sale del corazón y atraviesa los pulmones en donde recibe el oxígeno necesario para transportar hacia el resto de las células del cuerpo; y por último la artería subclavia.

Arterias Musculares, Arteriolas y capilares.

Las arterias musculares son las arterias de tamaño mediano del organismo y de todo el sistema circulatorio, su estructura es en esencia muscular, ya que no poseen una capa elástica externa sino finas capas muy compactas, lo que le brinda esta característica. Entre las arterias musculares que pueden mencionarse, se pueden nombrar a las arterias coronarias, las cuales rodean el corazón.

Las arteriolas, en cambio, son las más pequeñas del sistema circulatorio, su función es fundamental para determinar la presión arterial, principal signo vital del cuerpo. Estas son las responsables de regular la presión sanguínea en todo el cuerpo, su contracción no es específica sino variable, por esta razón, el monitoreo de estas arterias es esencial para controlar la presión sanguínea.

A través de los capilares, o vasos capilares es que se realiza el intercambio de sustancias: oxígeno, nutrientes, gases, etc. Su pequeñísimo diámetro permite que estos puedan llegar prácticamente a cualquier parte del cuerpo y de esta forma mantener con vida todas las zonas del organismo.

La presión o tensión arterial

La tensión arterial, es la presión que ejerce la sangre  contra las paredes de las arterias en un momento determinado. La sangre es expulsada del corazón cuando este se contrae, a este movimiento se le conoce como sístole, lo cual hace que la sangre genere una tensión en las arterias por la fuerza que ejerce contra los bordes de la misma.

Pero por otra parte, en la tensión arterial se toma en cuenta el valor mínimo de presión ejercida por la sangre en las arterias cuando el corazón reposa luego de un movimiento de sístole. A este reposo entre latidos se le conoce como diástole.

La miel

La miel es reconocida por los muchísimos beneficios que esta aporta al organismo, es una fuente confiable de vitamina C, vitamina B, de aminoácidos, de antioxidantes, y de minerales como el zinc y el hierro. En el campo de la medicina natural, la miel ha sido utilizada para tratar incluso casos de infertilidad tanto en hombres como en mujeres.

Es un líquido viscoso y bastante dulce, como resultado de alguno de los elementos químicos que la conforman por el proceso de maduración y producción que hacen las abejas, las cuales la fabrican a partir de néctar de flores silvestres, mayormente en estaciones de primavera y a lo largo de todo el año en zonas más tropicales.

Los avances científicos que se han dado a lo largo de la historia a finales del siglo XX y principios del siglo XXI, han demostrado las características saludables que la miel tiene para ofrecer, y han revelado incluso más propiedades que hasta ahora eran desconocidas para la sociedad.

La miel es producida por insectos himenópteros llamados Apis melliferas o antofilias, quienes no son más que las abejas domésticas que la mayoría conoce. Las abejas forman colonias de miles, las cuales pueden llegar a las 80.000 ejemplares en una colonia grande. Las colmenas están conformadas por la reina, los zánganos y las obreras, de estos tres tipos o castas de abajes, son las obreras las encargadas de fabricar la miel.

La miel es el resultado de la extracción del néctar de las flores y de la mezcla que realizan las abejas de este líquido con otros producidos por ellas; tras un proceso de maduración, esta mezcla se transforma en miel. La miel es cosechada alrededor del mundo por personas que se dedican a la cría de abejas para así poder extraer este líquido. Entre todos los usos que se le da, está el ya mencionado uso medicinal o curativo, entre los cuales se encuentra, el tratamiento de la tensión arterial.

La miel y la tensión arterial

La tensión arterial es una enfermedad que afecta a más del 60% de las personas mayores de 50 años en todo el mundo, debe tratarse con seriedad ya que esta puede derivar en complicaciones que pueden generar la muerte de quien la padece.

La tensión arterial alta se produce cuando la presión que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias es muy elevada debido a los picos que genera el corazón al momento de realizar el movimiento sistólico.

Para estos casos, los médicos recomiendan una serie de fármacos que ayudan a controlar esta condición cardiovascular.  Sin embargo existen alternativas para tratarla, obviamente con la aprobación de un médico profesional; en las cuales se utiliza a la miel como una opción para mejorar la tensión arterial.

La miel contiene altos niveles de azúcar, proteínas y minerales que son fácilmente absorbidos por el organismo. Al ser una fuente de carbohidratos, esta permite de alguna manera regular la tensión arterial del paciente. Actualmente la comunidad médica de diferentes partes del mundo se encuentran realizando investigaciones con el fin de determinar el alcance que el tratamiento con miel puede tener en pacientes que sufren de problemas de tensión arterial.

Generalmente los problemas de tensión arterial pueden generar dolores de cabeza, mareos, vómitos, y en casos más graves, convulsiones o infartos.

Esto quiere decir que este padecimiento es algo que no puede pasarse por alto, sino que al contrario se debe buscar la manera de mantener la tensión arterial en un estado normal que evite posibles riesgos en el futuro, y para ello uno de los tratamientos que se usan para manejar esta situación es el uso de la miel, como una medicina alternativa a los problemas de tensión.

No obstante, los beneficios de este producto, específicamente en este campo, son muy recientes, por lo cual aún se mantienen investigaciones para determinar todos los efectos que la miel tiene sobre la tensión arterial. Por esta razón, siempre es recomendable, que ante cualquier uso que se quiera hacer sobre medicinas alternativas, es necesario consultar a un médico para mantener las precauciones necesarias.

Sin embargo, lo que sí es innegable, que al pasar de los años se siguen descubriendo nuevos beneficios que este producto tiene para ofrecer a las sociedades del mundo actual. Tal como lo hizo en el pasado, hoy la miel sigue siendo un producto que las personas continúan valorando y apreciando no solo por su sabor, sino por todo lo que esta tiene para ofrecer en pro de un beneficio saludable para las poblaciones del mundo.