Miel Fermentada

Miel Fermentada

Cuando la miel mantiene mucha humedad al momento de la recolección, o absorbe la humedad del entorno, por no estar debidamente cerrada, tiende a fermentarse, en estos casos ciertos hongos que permanecen en estado latente, transforman la glucosa y fructosa en alcohol.

Miel Fermentada

La causa más probable de la fermentación es la cosecha temprana, cuando la miel aún no ha sido liberada de la humedad, los apicultores la llaman miel verde. Los apicultores expertos afirman que la humedad no debe superar el 20% aunque este límite difiere en varios tipos de miel. Para evitar una fermentación indeseada es importante respetar los periodos de recolección pertinentes a cada variedad melífera.

Los primeros indicios de la fermentación de una miel son la espuma y el cambio en su gusto. Una miel fermentada es agria y desagradable al paladar. La reacción química que se produce, altera su composición y ya no debe ser consumida. En ocasiones cuando esto sucede a mieles almacenadas, los apicultores la utilizan para alimentar a las abejas.

         Hidromiel o Mead

Hidromiel o Mead

Antecedentes históricos

  • Otra variante es la fermentación provocada con el fin de obtener bebidas con porcentajes variables de alcohol. Estas bebidas son ancestrales y han sido denominadas de forma distinta en sus respectivos contextos histórico-culturales, algunos nombres dados a esta singular preparación son: aguamiel, hidromiel, mead, vino de miel y cerveza de miel.
  • El proceso elemental para la preparación de alcohol es la reacción química que acompaña la transformación de los azucares. La miel fermentada produce una bebida alcohólica que podría ser la más antigua que se conozca en la historia de la humanidad. Para lograr esta bebida se añade levadura y agua a la miel pura.
  • El resultado de esta preparación es una bebida tan antigua como apreciada. Generalmente presenta más de 12º de alcohol. Su origen se remonta la antiguas culturas europeas, desde los griegos hasta los vikingos conocían y degustaban esta ancestral bebida.
  • Es sabido que los Mayas, una de las más importantes civilizaciones indígenas de América, preparaban un fermento de miel llamado balché, al cual le añadían cortezas de un árbol del mismo nombre. El licor resultante se consideraba sagrado. Tenía, además de un rol protagónico en rituales y ceremonias, algunas aplicaciones medicinales.
  • Existen referencias a esta bebida en los libros vedas, aproximadamente en el 1100 a.C. Rastros de polen y levadura hallados en Alemania, prueban que fue preparada en las cercanías del año 2100 a.C. Los griegos la denominaban meliktron. En Roma era conocida como aqua mulsum, esta bebida era más una especie de vino combinado con miel.
  • El hidromiel ha sido considerado la bebida de los dioses desde épocas distantes, prueba de ello se encuentra en la mitología nórdica, según la cual Odín hizo del hidromiel su alimento exclusivo. Otras referencias se hallan en las tradiciones de los pueblos bárbaros. Múltiples cantares y leyendas sobre las reuniones en el Valhalla, donde vivos y muertos compartían el delicioso extracto.
  • Esta bebida es considerada una delicia natural. El hidromiel o mead, tiene variantes tanto en su composición como en sus nombres. Los tipos de mead, se distinguen por los frutos o especias añadidos a la preparación base.
  • Estos ingredientes adicionales se agregan durante la fermentación, de esta manera puede llamarse cyser, si contiene manzanas; pyment si esta mezclado con uvas; o melomel si esta combinada con cualquier fruta. El hidromiel con especies se denomina metheglin y con pétalos de rosa es un rodhomel.
  • En realidad es una bebida de preparación sencilla, con propiedades alimenticias cuya usanza es tan universal que se han encontrado rastros de su consumo en todas partes del mundo. Curiosamente, con la expansión de la cultura vinícola fue sustituido parcialmente por el vino de uvas, actualmente más popular.

Propiedades del hidromiel

Propiedades del hidromiel

Los microorganismos son los responsables de esta apetecible bebida, sin ellos, la fermentación no sería posible. El hidromiel conserva las propiedades de la miel de la cual se obtuvo. Sus azucares conservan su calidad nutritiva.

La glucosa y la fructosa son digeridas con mucha rapidez por el organismo aportando energía.  Dentro de los beneficios que brinda, se puede mencionar que facilita la permeabilidad del calcio y el magnesio en el organismo, esto sucede gracias a las sales minerales y ayuda al fortalecimiento de las estructuras óseas.

Una de las características de la miel es su labor como emoliente natural, el hidromiel conserva este rasgo y por ello suaviza la garganta, reduce su irritación y calma la tos. Hereda íntegramente de la miel la totalidad de los atributos antisépticos y antibacteriales.

Como complemento, esta bebida es apta para celiacos, ya que ninguno de los ingredientes con los que se obtiene contiene gluten.

Se conoce que es afrodisiaco, es poco conocido que la frase “luna de miel” tiene su origen en la costumbre de proveer a los recién casados de esta nutritiva bebida.

Finalmente el hidromiel también se utiliza para marinar carnes, adobar salsas y en la preparación de postres, su toque ligeramente amargo proporciona un gusto adicional a ciertos cocteles.

Preparación del hidromiel

Se requiere primordialmente miel, agua y levadura. Las frutas, esencias o hierbas aromáticas son opcionales. La miel debe ser preferiblemente dulce, de colores ambarinos y de gran calidad, esto provee un hidromiel de bello color y agradable sabor.

La preparación de esta rica fermentación requiere de ciertos pasos, detallados a continuación:

  • Esterilización: se deben desinfectar los utensilios a utilizar, este paso es de suma importancia, debido a que la idea es desarrollar ciertos microorganismos es importante que no proliferen otras bacterias por falta de una desinfección adecuada. En este proceso se puede recurrir a la lejía, no obstante, existen productos específicos para este fin, pueden ser adquiridos en tiendas especializadas.
  • Elaboración del mosto: se mezcla 1,5 kg de miel, con un galón de agua y los ingredientes previstos, es decir frutas, hierbas y otros. La levadura debe rehidratarse y añadirse al mosto junto a los otros componentes.

Esta mezcla debe reposar en un contenedor amplio, que permita la fermentación sin derrames accidentales. El secreto hasta este punto es permitir que el compuesto reciba oxígeno y libere el dióxido de carbono producido por la reacción química. La recomendación más ajustada es adquirir una exclusa de aire. Este último implemento también puede adquirirse fácilmente en tiendas especializadas.

  • Fermentación: la mezcla debe recibir oxígeno diariamente, colocarse en un lugar de temperatura estable. Para un resultado óptimo es necesario utilizar un hidrómetro, aparato que permite conocer la gravedad exacta del mosto. Esta gravedad e mide el primer día y luego cada 14 días. La duración estimada para la fermentación es de dos meses.

Preparación del hidromiel

  • Embotellado: debe esperarse un mínimo de 4 meses antes de envasar la bebida, esto garantiza que todo el dióxido de carbono producido durante la descomposición de los azucares y la formación del alcohol sea eliminado. Si no se toma esta previsión al embotellar el fermento pueden producirse explosiones debido al gas acumulado.

Luego de su desplazamiento por la industria del vino, el hidromiel ha comenzado a retomar su importancia y en la actualidad muchas empresas elaboran la bebida utilizando métodos industrializados que aceleran la fermentación y permiten un licor de gran calidad con todos los beneficios de la miel.

A nivel industrial, se diluye 30% de miel en 70% de agua. Esta proporción da origen a un mosto que sirve de base a otras versiones, como el seco, que contiene poca azúcar; el espumoso, semejante a otras bebidas efervescentes como la sidra y la cerveza; otra variedad de agradable disfrute es el hidromiel dulce y el hidromiel gasificado, que imita a las bebidas gaseosas, esta semejanza se produce artificialmente. Pueden ser añejados para obtener sabores y aromas diferentes e incomparables.

Países como Alemania, España y Argentina, entre otros, han comenzado a rescatar la esencia del hidromiel. El surgimiento de nuevas cervezas artesanales de miel y difusión constante de los aportes de la miel le han devuelto la vigencia.

El consumo de las bebidas alcohólicas debe realizarse con suma moderación.  Este preparado no es la excepción. Sin menoscabo de sus propiedades medicinales, es prudente regular su consumo. Los infantes, mujeres en estado de gravidez y adultos mayores deben evitar la ingestión de hidromiel ya que al igual que cualquier otra bebida alcohólica puede acarrear consecuencias en el organismo.

 

Referencias

https://www.innaturale.com/es/hidromiel-todas-las-propiedades-la-miel-fermentada/

https://yosoypachamamista.com/la-miel-como-podemos-hacer-un-probiotico-con-un-antibiotico/

https://es.wikihow.com/hacer-aguamiel

https://www.stguitars.com/qy7pVBzPn/