La Miel para el tratamiento de la tos

Rate this post

El cuerpo elimina las irritaciones pulmonares o cualquier cuerpo extraño a través de la tos. La irritación puede ser causada por factores ambientales, como el caso de las alergias, o por gripes y catarros.

La tos es un reflejo involuntario y natural del organismo ante los factores ya mencionados. Mantener la garganta limpia y húmeda reduce la fuerza y frecuencia de la tos.

En exceso además del malestar propio que causa, produce inflamaciones de la laringe y en casos graves de la membrana pulmonar (pleuras).

La tos en niños:

miel para la tos

La tos en el caso de los niños genera mucha preocupación en los padres ya que interfiere con el descanso y aumenta la sensación de malestar, y la situación se agrava cuando además, hay otros factores como síndromes alérgicos o abundancia de flema.

Para tratar la tos en los niños,  la miel, además de sus propiedades es de fácil administración por su sabor dulce y su agradable consistencia. Así desde una perspectiva naturista la miel brinda una amplia gama de alternativas en cuanto a su administración para el tratamiento de la tos.

Desde tiempos remotos, la miel ha sido utilizada para tratar la tos, de hecho es uno de los remedios naturales con mayores aplicaciones para combatir esta condición. Actualmente, la ciencia avala las propiedades de la miel en el tratamiento y prevención de muchos problemas asociados al aparato respiratorio.

Se ha comprobado mediante diversos estudios que las propiedades esenciales que posee la miel juegan un importante rol dentro de las mezclas caseras que se elaboran para disminuir la tos.

Por ser antibacteriana, antibiótica y desinfectante detiene la multiplicación  de microorganismos causantes o agravantes de las afecciones respiratorias.

Su capacidad para favorecer la secreción de flema y mucosidad hacen que se considere un expectorante natural y efectivo, sin los efectos colaterales de la medicina tradicional.

Los conocedores del tema, aconsejan utilizar mieles oscuras ya que poseen más propiedades que las mieles muy claras. Y específicamente en el caso de los infantes no se aconseja suministrarla a menores de un año.

¿Por qué miel?

Diversos estudios han comprobado que la miel tiene la capacidad de aliviar la irritación de las mucosas por sus propiedades regenerativas y antioxidantes.

Algunos de los estudios que acreditan los usos médicos de la miel han demostrado mediante uso de placebos que existe una relación directa entre el uso de infusiones a  base de miel y la disminución de la tos tanto en niños como adultos.

Como muestra, el Grupo Cochrane de Infecciones Respiratorias, elaboró un estudio a través de seis ensayos, donde se recopiló evidencia sobre el uso de este elemento en el tratamiento de la tos.

Se incluyeron más de 800 niños de Irán, Israel, Estados Unidos, Brasil y Kenia. Se compararon los efectos de la miel con preparados antitusivos (bromelina, salbutanol y dextrometorfano) demostrándose que la primera, ingerida por más de tres días, redujo los síntomas y la repercusión de la tos durante el sueño nocturno con mayor rapidez que los antitusivos mencionados.

Adicionalmente, no se produjeron efectos secundarios como la somnolencia e irritabilidad que se presentan con el uso de medicinas de síntesis química.

La miel para la tos seca.

remedio miel para la tos

La tos seca, generalmente se produce por irritación o excesiva resequedad de la faringe. Puede ser tratada con infinidad de medicamentos farmacéuticos que contienen en su mayoría antiinflamatorios y sedantes.

Existe la hipótesis de que las sustancias dulces causan aumento de la salivación refleja y esto produce una mayor secreción de moco en las vías aéreas, propiciando que la faringe y laringe se humedezcan, reduciendo la necesidad de toser.

Leche caliente y miel

La tos seca puede aliviarse rápidamente mediante la ingesta de leche caliente con una cucharada de miel, la leche contiene triptófano, una sustancia que favorece el relajamiento  y al combinarse con las propiedades antiinflamatorias y bactericidas de la miel produce un rápido  alivio.

Hay sin embargo opiniones bifurcadas sobre este remedio ya que la leche aumenta la mucosidad.

 

La miel para la tos con flema

miel tos seca

En este caso, los síntomas difieren de la tos seca, que causa necesidad frecuente de toser como resultado de la comezón que generan la irritación y la sequedad en la garganta.

La tos con flema o tos productiva, es resultado de una infección en las vías respiratorias, generalmente causada por un virus.

La infección inflama las mucosas de las vías superiores causando la producción excesiva de mucosidad que no puede expulsarse con facilidad, la tos en este caso, surge como sistema natural de autodefensa del cuerpo humano para facilitar la expulsión de la flema.

Uno de los remedios caseros más conocidos para este tipo de tos es una especie de té elaborado con agua caliente, miel y limón. Ya que ambos ingredientes tienen efectos expectorantes favorecen la expulsión de la flema.

Otra variante consiste en sustituir el limón por pimienta blanca.  La infusión debe tomarse durante tres días, por lo menos tres veces al día.

Mas estudios….

 La revista “Archives of “Pediatric and Adolescent Medicine”

Publicó  un estudio realizado por La Universidad de Pensilvania (Estados Unidos), en el cual demostró que este alimento presenta mejores resultados en el tratamiento de la tos que el dextrometorfano contenidos en muchos jarabes comerciales.

En este estudio participaron 105 niños y adolescentes de dos a 18 años que presentaban síntomas asociados a la gripe. Se organizaron en tres grupos y a uno de los grupos se les indico utilizar antitusivos naturales (miel y limón).

Como resultado los padres, cuyos hijos fueron tratados con miel, afirmaron que hubo remisión de la tos durante el sueño, por consiguientes lograron un mejor descanso.

Finalmente, la organización Mundial de la salud señala que las preparaciones naturales son, por su economía y fácil adquisición, una alternativa ideal para el tratamiento de la tos y anima a su utilización siempre que sea viable y la familia esté de acuerdo con su uso.

En este orden de ideas,  es preciso acotar que dada la diversidad de los estudios no se utilizó un solo tipo de miel… ahora bien…

¿Qué tipo de miel es más efectiva para tratar la tos?

remedios para la tos

Los tipos de miel más recomendados para el alivio de la tos y otros síntomas del resfriado o congestión son las siguientes:

  • Miel de Albaida: es una miel de origen español, casi transparente de olor y sabor suaves. Con propiedades antiasmáticas y anticatarrales.
  • Miel de Espliego: es de color ámbar, se obtiene de las flores de lavanda, tiene gran poder bactericida y antiséptico. Es cicatrizante y regenera las mucosas. Además tiene propiedades relajantes.
  • Miel de Eucaliptus: generalmente es de color oscuro, con un olor perfumado muy aromático, su sabor es amaderado y fuerte. Es usada tradicionalmente contra la gripe y tiene propiedades antimicrobianas y antivirales.
  • Miel de Tomillo:es de color claro similar al ámbar en estado líquido, al solidificarse obtiene tonos marrones, su aroma es intenso y su sabor muy dulce y delicado. Es ampliamente recomendada para la tos con flema, la gripe en general, anginas, bronquitis y la sinusitis. Posee las cualidades expectorantes del tomillo.
  • Miel de Romero: posee un penetrante aroma y es muy dulce, tiene muchas cualidades, destacándose su acción antiséptica, expectorante, antibacteriana, cicatrizante y analgésica.

Resulta claro que la tos es solo un síntoma de estados gripales o alérgicos, el uso de la miel también alivia otros síntomas como el dolor de garganta,  debido a las cualidades antiinflamatorias, regenerativas y cicatrizantes, la miel consumida en cucharadas  alivia el ardor e inflamación que produce la sensación de dolor.

Por su consistencia permanece como una capa protectora de las mucosas y acelera la salivación ayudando a la humectación de la laringe.

Algunas investigaciones sugieren que la miel es útil para disminuir las alergias de tipo estacional,  alergias oculares y sinusitis. El periódico “El Guardián” publicó un estudio realizado con voluntarios en el cual se observó que al utilizar miel en el tratamiento de alergias oculares los síntomas disminuían notablemente.

A este respecto, Angelo Jiménez, Apiterapeuta, socio de la Asociación de Apiterapeutas de España acota que los diferentes estudios realizados enmarcan su veracidad en su propio origen, ya que los resultados pudieran estar manipulados dependiendo de la postura de quienes los financian.

Aunadamente, afirma que ingerir miel o polen brinda al organismo la capacidad de fortalecer la tolerancia, recomienda ingerir pequeñas proporciones e ir aumentando gradualmente. El consumo debe ser de producto local y debe comenzarse, preferiblemente, dos meses antes de la primavera.

En internet se encuentran recomendaciones sobre el uso de la miel cruda para reducir las reacciones alérgicas al polen.

Un consejo para quienes sufren alergia estacional es consumir una cucharada diariamente con anterioridad a la época de la floración.

En la misma tónica, existen recomendaciones adicionales sobre la atención que debe prestarse al origen y forma de envasado del producto,  en el cual no deben sorprender la presencia de ciertos elementos como residuos del panal y trazas de algunas  toxinas propias de los insectos, por lo que sugieren la máxima precaución en personas con una alergia conocida a las picaduras de abejas.

Referencias

https://www.mayoclinic.org

https://www.elmundo.es

https://www.cochrane.org/es

http://www.todoelcampo.com.uy