Miel para la cara

Rate this post

Los beneficios de la miel en la cara son harto conocidos en el mundo, en todas las cultura ha ocupado un lugar privilegiado en las cocinas y  es referencia obligada cuando de cuidados de la piel se habla.

Se describe como el elemento de origen natural que se origina cuando las abejas procesan el néctar de las flores, existen muchos tipos de miel, algunas con cualidades realmente asombrosas y múltiples aplicaciones para la cosmética, la salud y la repostería.

Lo cierto es que en todas las épocas y regiones, esta substancia ha sido considerada la alternativa perfecta para sustituir el uso de productos químicos si se trata de mejorar la apariencia de la piel.

Es una realidad indiscutible que algunos productos de síntesis química pueden producir efectos secundarios a corto o largo plazo, desde reacciones alérgicas hasta quemaduras por el uso prolongado, inadecuado o simplemente por tener una piel muy sensible.

La miel como producto con funciones cosmetológicas, es una   elección sana, natural,  económica y de muy fácil adquisición,  lo que hace factible considerarla una panacea universal en el tratamiento  de la piel del cuerpo y del rostro, más concretamente.

Es una preocupación universal cuidar y mejorar el aspecto físico y al igual que la salud de la piel ocupa un lugar preponderante en la agenda humana, por lo cual es fascinante  la lista de usos que pueden darse a la miel…Entonces conviene preguntarse

Miel para la cara

¿Qué beneficios se obtienen de aplicar miel en la cara?

En los tratamientos a base de miel, como en la mayoría de los procedimientos, los resultados están sujetos a la continuidad, frecuencia y forma de utilizarla, sin embargo los beneficios son los siguientes:

  • Humecta, desinflama y revitaliza
  • Limpia los poros, removiendo células muertas
  • Regenera y nutre profundamente
  • Da suavidad y luminosidad
  • Aminora las machas y arrugas
  • Impide la proliferación de bacterias
  • Sana heridas superficiales
  • Evita y controla infecciones cutáneas

 

En general, mejora la apariencia y Un dato interesante: si se unta diariamente miel en la cara y los labios, se favorecen los procesos regenerativos y se previene la resequedad gracias a las vitaminas y antioxidantes presentes en su composición.

 Adicionalmente, al utilizarla a diario otorga tonicidad al rostro por la acción de sus enzimas y probióticos

Por todos estos beneficios, la preciada jalea se posiciona en la lista de sustitutos de origen natural para cremas y lociones de fabricación sintética ya que cumple tantas funciones como atributos tiene.

Las aplicaciones son diversas y pueden adecuarse a la mayoría de los problemas de la piel humana, de hecho en los últimos años la miel ha constituido la base en preparación de muchos productos de belleza y cuidado diario. Una gran cantidad de cremas, ungüentos, lociones y hasta polvos faciales la contienen como ingrediente principal.

La infinidad de ventajas de utilizarla en versión  pura y natural – y no como parte de otro compuesto artificial – es que conserva completamente sus propiedades y puede utilizarse de forma prolongada para tratar enfermedades de carácter infeccioso (acné, por ejemplo).

¿En qué tipos de piel puede emplearse la miel?

La miel puede ser utilizada en todo los tipos de piel, sea seca o grasa. Cuando se usa para lavar el rostro, funciona como emoliente  nutritivo, hidrata y abre los poros, penetra en la dermis, atrae las partículas y los microorganismos acumulados y aplicación constante evita la formación de puntos negros.

Es excelente en el aseo de  las  pieles resecas dada consistencia  proporciona  una limpieza profunda pero suave a la vez que  remueve las impurezas acumuladas en los poros sin eliminar  las grasas naturales de la superficie de la piel, necesarias para protegerla de los factores externos.

Cuando la piel del rostro es seca es beneficioso utilizar miel como parte del aseo diario, al lavar la cara con este producto aumenta la hidratación y se forma una barrera que mantiene la humedad del cutis y lo protege  del medio ambiente.

El uso continuo,  evita acudir a la utilización de aceites sintetizados  o cremas de alto contenido graso que propician la aparición de bacterias desencadenantes  de muchas afecciones de la piel reseca como la dermatitis y los eczemas.

La aplicación de lavados a base de miel en las  pieles grasas y mixtas es igualmente efectiva para la depuración diaria  porque además de remover las impurezas e hidratar profundamente, nutre sin proporcionar apariencia de piel grasosa y equilibra el Ph natural,

Sus propiedades antisépticas (provenientes del peróxido de hidrógeno que contiene), favorecen la recolección de las impurezas y previene la aparición de bacterias sin resecar el cutis.

Su acción fungicida, previene y mejora los casos de pieles que padecen tiña del rostro o cuero cabelludo, como tiene propiedades bactericidas  y antiinflamatorias reduce la reproducción de  las bacterias que intervienen en la aparición del acné, la psoriasis, y los  abscesos cutáneos, muy comunes en la piel  grasa.

Manchas, heridas y cicatrices tratadas con miel

  • Los  azúcares, glucosa y fructosa, y los ácidos alfa-hidroxi reducen la aparición de manchas, le proporcionan un tono uniforme a la piel  y suavizan la dermis, si se lava la cara con miel, algunos de estos elementos se introducen en los poros y extraen agua del aire, esto conserva la hidratación  por más tiempo, gracias a este principio muchas imperfecciones de la piel mejoran notablemente.
  • Existen muchas formas de realizar un  tratamiento facial a base de miel para el aclarado de las manchas.  Puede utilizarse pura o mezclada con otros ingredientes, la elaboración de estas mascarillas  es fácil y hay muchas recetas que incluyen una gran variedad de productos alimenticios como la avena y el jugo de limón.
  • Una de las recetas más antiguas para disminuir las manchas es la aplicación durante toda la noche de una mezcla de leche y miel.
  • Las propiedades regenerativas y antioxidantes de los aminoácidos aclaran y rejuvenecen el rostro,  su uso continuo en forma de mascarillas logra  reducir perceptiblemente las manchas oscuras y las arrugas. 
  • Cuando se utiliza la miel dentro de la rutina de limpieza  diaria pueden aparecer signos de rejuvenecimiento motivados a su función de exfoliante natural que remueve las células muertas, aclara la piel y hace que luzca  fresca y lozana.
  • Ralentiza  el proceso de envejecimiento que se produce por la oxidación de las células gracias a los polifenoles existentes en su composición. Los aminoácidos, las enzimas y los probióticos presentes en forma natural, inciden en la regeneración facial, lo que  aporta una apariencia juvenil, reduciendo  los signos de expresión que van formando arrugas en la cara.
  • Para lograr un efecto tonificante y reducir las arrugas profundas puede aplicarse un preparado de miel y huevos una vez a la semana. Aplicándola  forma de mascarilla se facilita la cicatrización de heridas y quemaduras  ocasionadas por la exposición solar.

 ¿Dulces sueños… con miel?

 Aplicar la  miel durante toda una noche…

Miel para la cara usos

Durante el sueño nocturno,  suceden procesos regenerativos a nivel celular, esto incluye la piel.  Los minerales, vitaminas y antioxidantes de la miel aportan una amplia gama de beneficios  al cutis durante estos períodos.

Es casi imposible sufrir reacciones negativas o efectos no deseados durante la utilización de preparados melíferos, en principio porque es natural y en segundo lugar por sus propiedades son curativas.

Las recetas de belleza de la abuela y los tips de estética  modernos tienen en común el uso atributos de la miel para corregir y reparar casi todas las irregularidades que puedan presentarse en  la piel de la cara.

Algunas son indicadas para mejorar la suavidad del rostro y otras apuntan a la posibilidad de curar el acné, la tiña y la psoriasis.

Constancia y cuidado al aplicar cualquier producto son factores fundamentales para obtener óptimos resultados

En los casos que requieren atención médica siempre será preferible consultar al especialista y verificar la compatibilidad de los medicamentos sobre todo si son de uso tópico.

Comúnmente Las mascarillas nocturnas están recomendadas para obtener resultados mucho más rápidos, han demostrado su efectividad en la reducción de la inflamación producidas por granos al ser aplicada toda la noche.

Sin embargo a la hora de  dormir con la miel puesta pueden encontrar algunas recomendaciones en la web, las más comunes son:

  1. Lavar muy bien la cara,
  2. Retirar todo residuo de maquillaje
  3. Aplicarla con los dedos
  4. Removerla completamente al levantarse

Es útil  tener presente que la piel del cutis es más delgada y sensible que la del resto del cuerpo por lo que el uso de mezclas que incluyan -además de la miel- jugos de frutos cítricos debe hacerse por periodos cortos de tiempo.

La miel no está recomendada como producto para desmaquillar y es mejor aplicarla sobre el rostro libre de productos cosméticos.

A pesar de su alto contenido en glucosa, no representa ningún riesgo para el rostro y es importante conocer que no produce efectos secundarios. No obstante, existe  la posibilidad de reacciones nocivas en algunas personas alérgicas a la picadura de las abejas.

 Lo más recomendado cuando se trata de utilizar la miel como recurso curativo o simplemente para mejorar  la estética facial, es asegurarse de la pureza y calidad del producto.

Otro factor determinante, es ser constante y aplicarla por lo menos una vez a la semana bien sea diluida en agua, pura o mezclada con elementos que aporten otros atributos a la preparación.

Referencias

https://www.evamuerdelamanzana.com

https://muyfitness.com/miel-ayudar-manchas-sobre_23648/

https://belleza.facilisimo.com/miel-para-eliminar-marcas-de-acne-barros-y-espinillas-funciona