miel para quemaduras

Un dulce alivio Miel para las quemaduras

Un dulce alivio Miel para las quemaduras
5 (100%) 1 vote[s]

Las abejas digieren parcialmente el fluido dulce de las flores, está compuesta en su mayoría por hidratos de carbono como la glucosa y la sacarosa, otros elementos esenciales son las proteínas, el fósforo, magnesio, calcio, hierro, ácido ascórbico, potasio, Riboflavina, polen, aminoácidos y enzimas.

Las abejas cuando procesan la miel aportan a su composición otras enzimas como la glucosa oxidasa, su acción principal es liberar peróxido de hidrógeno.

Este elemento le añade a todas las virtudes de la miel, la capacidad de ser un antioxidante pues previene la creación de radicales libres, reduce la inflamación y ayuda en la cicatrización de los tejidos finos.

La enzima mencionada comienza a liberar peróxido Si la miel se esparce sobre una herida, favoreciendo la regeneración de la piel y estimulando la inmunidad necesaria para evitar la reproducción descontrolada de microorganismos propios del cuerpo humano.

La miel aplicada a heridas leves, reduce la inflamación y la exudación, evita que se descompongan los tejidos y se genere mal olor.

Mantiene la humedad suficiente para una cicatrización progresiva, Por estas razones, la miel se utiliza desde hace muchos años para curar heridas y quemaduras, sus propiedades sin embargo solo pueden aplicarse en heridas leves y quemaduras de primer o segundo grado.

Al aplicarse sobre una herida o quemadura la miel evita las infecciones y proporciona nutrientes que favorecen la circulación en el área, las células absorben las vitaminas, minerales y aminoácidos contenidos en ella y su acción desbridante facilita  que se descarten las células y tejidos muertos.

Tipos de quemaduras y uso de la miel

uso de la miel

La quemadura es un efecto de la agresión térmica, química o física  sobre la piel y otros tejidos, esto incluye el fuego, agentes químicos, electricidad, elementos calientes, la fricción y la radiación.

Cuando la piel es sometida a estos agentes sucede un daño en las células y se ocasiona la perdida de ciertos líquidos que se encuentran en los vasos sanguíneos. Dependiendo de la gravedad se exudan un fluido parecido al agua.

La gravedad de las lesiones térmicas se caracteriza en atención a su extensión, profundidad, y el alcance sistémico que adquiera, es decir si afecta otros órganos o un sistema completo.

Existen quemaduras cutáneas, de la piel; aéreas, de las vías respiratorias. En lo que se refiere a las de la piel, es común clasificar las quemaduras por el nivel de calo, la duración de la exposición al mismo y otros factores situacionales. La clasificación entonces será la siguiente:

Primer grado: se observan solo en la capa superficial, la epidermis, aunque producen dolor y enrojecimiento, generalmente no dejan secuelas, pueden ser atendidas de forma doméstica y sanan rápidamente.

Segundo grado: sus efectos quebrantan la capa superficial y conjuntamente la inferior, la dermis, además del dolor se producen ulceraciones o ampollas, también puede haber desprendimiento de la primera capa de piel. Son superficiales o profundas según los efectos que se produzcan.

Tercer grado: son lesiones que penetran los tejidos profundos de la piel y comprometen este órgano vital de tal forma que se consideran sumamente graves. Deben ser atendidos por especialistas a la brevedad.

Los usos de la miel en la medicina alternativa la proponen como un agente cicatrizante de amplio poder, por ser un compuesto biológico vivo, acelera proceso de restauración celular estimula la función del sistema inmune y el crecimiento de tejido nuevo. La acidez aumenta el transporte de oxígeno en la sangre que circunda la lesión.

 

Como aplicar miel en quemaduras

Primero es conveniente aclarar que solo las lesiones de primer y segundo grado deben ser  tratadas en la casa, por lo que el primer caso para  el uso de la miel en forma de terapia es determinar el tipo de quemadura.

El segundo paso viene a ser comprobar  la calidad y pureza de la miel, ya que las mieles pasteurizadas no poseen los atributos de su especie intactos la mejor miel para uso medicinal es la miel cruda y mejor aún si es orgánica. Las mieles más recomendadas para el tratamiento de quemaduras es la miel de Manuka, producida en Nueva Zelanda o la Medihony de origen alemán.

Existen indicaciones diversas en internet sobre la colocación de miel en una herida o quemadura, estos dependen de la gravedad, la extensión y la ubicación de las lesiones. Una quemadura leve o de primer grado solo requerirá la aplicación de miel a manera de ungüento y en algunos casos se debe lavar la herida con agua y miel para desinfectarla solamente y dejar secar al aire libre.

Para una quemadura de segundo grado algo extensa, algunos métodos proponen la colocación de un vendaje empapado en miel sobre la quemadura, luego de limpiarla con un poco de agua destilada, esta compresa se deja por unas horas, luego de las cuales se retira y coloca otro igual y así sucesivamente hasta que sane la piel

Otras opciones son untar la lesión con miel medicinal (Manuka u orgánica) la capa debe ser gruesa y cubrirla con un plástico limpio, dejándola hasta que se considere necesario sustituirla. Otras recetas recomiendan el uso del plástico solo para esparcir la miel.

Quemaduras por fricción o exposición solar, en estos casos se recomienda colocar la miel a modo de mascarilla y dejar durante el mayor tiempo posible para retirarla con agua tibia. Entre las recomendaciones se encuentra la de aplicar la miel durante toda la noche.

Miel en cremas de uso medico

Miel en cremas de uso medico

Como se afirma que la miel es un antibiótico natural, algunas conocedores de la medicina alternativa aseguran que puede combinarse con ciertas cremas, su alto contenido en bacterias de ácido láctico le proporciona una gran potencia para eliminar las bacterias, un estudio realizado en la Universidad de Lunf.

El Dr. Tobias oloffson demostró que este compuesto resistencia ante más de 42 patógenos conocidos, esto se logró mediante pruebas clínicas durante el tratamiento de 22 pacientes con heridas.  Como complemento se utilizó miel en la curación de caballos con heridas reticentes al tratamiento médico farmacológico y los resultados fueron positivos.

Algunas aclaraciones sobre el uso de la miel en quemaduras y otras heridas

  • La miel que se va a utilizar para cualquier tratamiento o terapia curativa debe ser miel pura, de preferencia ecológica, nunca debe utilizarse miel pasteurizad pues esta ya no tiene los beneficios de los componentes probióticos de esta sustancia.
  • La miel debe ser fresca y pura, sin colorantes ni azucares adicionales alas que contiene por su naturaleza. Las mieles almacenadas por mucho tiempo pueden tener alteraciones en su humedad y no son recomendables para tratar heridas abiertas o quemaduras graves.
  • Las personas que han presentado reacciones alérgicas la picadura de abejas o al polen no deben ser tratadas con miel indiscriminadamente ya que pueden presentar reacciones adversas.
  • Se debe evitar el uso de miel de rododendro. Este género vegetal suele contener toxinas, se le conoce por el nombre de “miel loca” debido a que causa alucinaciones y estados de turbación.

Miel y Aloe vera

miel-aloe-vera

 La miel es un producto que casi nunca falta en las cocinas, al igual que la sábila o aloe vera, ambos son productos que ostentan grandes atributos en la curación y cuidado de la piel, tienen importantes propiedades para la protección y refrescamiento de la piel quemada, además ambas reducen el dolor y favorecen la eclosión de heridas y quemadas.

El aloe ha sido usado por años para curar casi cualquier tipo perjuicio cutáneo. La integración de estos elementos produce un poderoso ungüento para la curación de la piel, sean heridas o quemaduras.

El algunos casos el aloe ha sido utilizado para lograr la regeneración de tejidos muy lastimados con efectos beneficiosos. Una mezcla en partes de aloe y miel produce una crema de agradable textura que al ser aplicada sobre la lesión ocasiona una curación más rápida y sin riesgos de infección.

 

Método para curar quemaduras con aloe y miel:

  1. Limpieza de la lesión de preferencia con suero fisiológico, puede ser con agua destilada o agua hervida.
  2. Retirar la humedad de la herida sin apretar ni exprimir.
  3. Colocar el ungüento preparado
  4. Limpiar y realizar el mismo procedimiento cada 24 horas. Si la herida produce mucha supuración, cada 12 horas.

 

En resumen, se afirma que la miel es un alimento curativo con propiedades para la curación de muchas condiciones de salud, entre ellas las quemaduras, estos remedios no se han implantado totalmente en el área médica hospitalaria,  sin embargo, algunos médicos veterinarios aplican la miel y otros remedios naturales en el tratamiento de animales de acompañamiento y de granja, porque ofrece la ventaja de tener muy pocas contraindicaciones y efectos secundarios.

La miel como alternativa medicinal presenta muchas ventajas: es económica, de fácil adquisición, es prácticamente de conocimiento y producción universal y puede ser almacenada durante mucho tiempo porque no es susceptible de fermentación ni descomposición (siempre que sea guardada bien cerrada y no se le agreguen otros componentes). Todo esto hace que la miel pura o en combinación con otros elementos sea una alternativa válida para el tratamiento de muchas afecciones de la piel.

Es conveniente acotar que durante la curación de quemaduras no existe un momento ideal para comenzar, pero es muy recomendable que se comience a agregar miel cuando ya ha comenzado la granulación que indica que el proceso de cicatrización ha iniciado.

De igual forma no se debe untar miel en heridas necrosadas, en este último caso se debe retirar con instrumentos cortantes y lo más indicado es dejarlo en manos de un especialista médico.

 

Referencias

https://www.enfermeriadeciudadreal.com/beneficios-de-la-miel-en-la-cura-de-heridas-210.htm

http://www.laabejaprodigiosa.com/es/blog/-37/miel-abeja-para-aliviar-las-quemaduras-superficiales–234

https://www.natursan.net/como-curar-las-heridas-con-miel/