Capsulas de polen de abeja

Rate this post

Capsulas de polen de abeja, el polen de abeja viene siendo uno de los alimentos más completos y perfectos que se encuentran en la naturaleza, no solo por la gran cantidad de nutrientes que posee, sino también porque es uno de los pocos  suplementos alimenticios que son completamente naturales.

Capsulas de polen de abeja

Capsulas de polen de abeja

Y por si fuera poco el polen de abeja es capaz de combatir infecciones, de proporcionar energía,  conducir a la pérdida de peso y apoyar a la salud del sistema respiratorio. Sabiendo todo esto, no es de extrañarse que se venda como una medicina natural.

Pero, ¿qué es el polen de abejas?, ¿de que esta hecho? Y más importante ¿en qué podemos usarlo?

¿Qué es el polen de abeja?  

El polen de abejas, también conocido como el pan de las abejas, es un suplemento alimenticio hecho por las abejas a base de polen de plantas. Este producto hecho por las abejas es muy apreciado en la medicina natural, esto, debido a sus propiedades estimulantes, energizantes y vigorizantes.

¿Cómo se utilizan las capsulas de polen de abeja?

El polen de abeja puede venderse en unas ciertas variedades de formas, pero la más común de todas ellas,  son las capsulas, otra forma podría ser en  gránulos secos.

Dependiendo de la cantidad que contenga la capsula del polen de abeja puede variar de dos capsulas diarias a una capsula diaria. Ya que al ser un producto natural es indispensable que se consuma regularmente para así garantizar que el cuerpo absorba todos los nutrientes necesarios.

A su vez estas capsulas pueden ingerirse fácilmente con un vaso de agua o incluso mezclarse con alimentos y al ser un medicamento completamente natural puede ser tomado, sin preocupación alguna ni contraindicaciones, con otros medicamentos.

En caso de haber experimentado alguna vez una alergia con algún producto hecho a base de abejas, no se recomienda el consumo de capsulas de polen de abeja.  Si existe la posibilidad de no saber si eres alérgico a estos productos, es recomendable que sigas los siguientes pasos antes de ingerir cualquier capsula.

Para descartar una posible alergia    

Primero, abra una capsula y tome con su meñique una pequeña cantidad del contenido.

Segundo, aplique cuidadosamente la sustancia dentro del labio inferior y espere de 3 a 5 minutos.

Y por último, verifique si nota algún tipo de enrojecimiento leve, para estar más seguro es recomendable tomar una fotografía antes de aplicar la sustancia y después de los 5 minutos, para así tener una mejor comparación.

En algunos casos el enrojecimiento aparecerá rápidamente, mientras que en otros casos puede incluso tardar más de 5 minutos, por lo que esperar algunos minutos mas no estaría mal. En dado caso de no tener una capsula para probar si eres o no alérgico puedes intentarlo con un poco de miel natural con alto contenido en polen.

¿Para qué se utilizan las capsulas de polen de abeja?

Creo que sería mucho más fácil preguntarse ¿para qué no se utiliza el polen de abeja?, ya que estas capsulas constan con una increíble y larga lista de usos. De las cuales les diremos los usos más esenciales o comunes en los que es utilizado.

Empezando por un de los grandes, el colesterol, aunque no lo crean el polen de abeja contiene fitoesteroles que ayudan a mantener el colesterol bajo control, reduciendo el colesterol malo y aumentando el bueno, comprimiendo de esta forma el riesgo de una enfermedad cardiaca.

La maravilla del polen de abeja no tiene límite y aunque lo anterior fue verdaderamente impresiónate no se compara  con el siguiente uso: Soporte para las terapias contra el cáncer. Es tal como lo leyeron, el polen de abeja puede reducir los efectos dañinos de la radiación y de la quimioterapia. También es capaz de aumentar la cantidad de células inmunitarias para combatir mejor contra los tumores.

Otro de los usos que tiene el polen de abejas, es que ayuda a la pérdida de peso,  este polen suprime el apetito y reaviva el metabolismo lento. También su alto contenido en lecithin puede ayudar a eliminar la grasa del cuerpo.

Efecto rejuvenecedor,  una de las principales razones por la cual es usado las capsulas de polen de abeja, es probablemente debido a su efecto rejuvenecedor, ayudando a mejorar la piel, combatiendo el acné, la deshidratación e indispensable para el crecimiento, desintoxicación y la reparación celular.

Las capsulas de polen de abeja proporcionan una fuente de energía, fortalece el sistema inmunitario (aumentando la cantidad de glóbulos blanco), estimula el cerebro y tiene propiedades antibióticas. Todas estas son apenas una pequeña parte de los usos que pueden tener las capsulas de polen de abejas.

Viendo como las capsulas de polen de abeja pueden utilizarse para ayudar a una gran cantidad de problemas, es fácil pensar que solo se utiliza para eso, lo cual es una gran mentira. Pues el polen de abeja se receta también para las personas que son activas físicamente, para mejorar su rendimiento deportivo.

Pues el polen de abeja contiene grandes variedades de vitaminas que el cuerpo por sí solo no puede producir, como es el caso de la vitamina A,  la vitamina B1, B2 y B6, así como la vitamina C y E. También contiene minerales y oligoelementos, como el calcio, el magnesio, el cobre y el hierro.

Para aquellos que saben de medicina o  de medicamentos de seguro están impresionados por todos sus usos y la gran cantidad de vitaminas y minerales que poseen las capsulas de polen de abeja, no obstante sé que la mayoría se estarán preguntando la importancia todos ellos.

Así que para despejar dudas lo mejor es hacer un pequeño recuento de sus fusiones:

Fitoesteroles: los fitoesteroles  son sustancia naturales, es decir son esteroles de origen vegetal que ayudan a mantener controlado el metabolismo, en este caso, el colesterol.

El calcio: el calcio no solo ayuda a proteger los dientes y huesos, sino también a mantener la coagulación sanguínea normal.

El magnesio: asiste a mantener el equilibrio de los electrolitos, y a mantener normal la función muscular. También su consumo puede ayudar a prevenir las caries y la osteoporosis.

El cobre: ayuda a mantener normal el metabolismo energético del cuerpo. Y a la formación de los glóbulos rojos.

El hierro: el hierro por su parte ayuda producir las proteínas encargadas del transporte de oxígeno en el cuerpo (la hemoglobina y la mioglobina).

El fósforo: ayuda con la producción de proteínas para la reparación y crecimiento de células y tejidos.

El potasio: el potasio es un mineral que realiza varias funciones dentro del cuerpo, como la regulación del agua, dentro y fuera de las células. Así como el adecuado crecimiento del cuerpo.

La vitamina E: contribuye a proteger las células del cuerpo del estrés oxidativo.

 La vitamina A: esta vitamina tiene muchas funciones, puede ayudar a la visión, al sistema inmunitario y al funcionamiento de algunos órganos del cuerpo, como el corazón, los riñones  y los pulmones.

La vitamina B1: la vitamina B1 o la titamina ayuda a convertir los alimentos  consumidos en energía para el cuerpo.

La vitamina B2: la vitamina B2 por su parte ayuda a la descomposición de las proteínas los carbohidratos y las grasa.

La vitamina B6: esta vitamina es  fundamental para el funcionamiento de las enzimas, que son aquellas proteínas que regulan los procesos químicos del cuerpo.

La vitamina C: la vitamina C o el ácido ascórbico es fundamental para el cuerpo, debido a que es necesaria para el crecimiento y reparación de tejidos. Utilizándose para formar proteínas sumamente importantes que ayudan a producir la piel los tendones, los vasos sanguíneos y los ligamentos del cuerpo.

Aminoácidos: los aminoácidos son la base fundamental de todos los procesos vitales del organismo,  ya que ellos se encargan de la estructura de las células y del almacenamiento y transporte de una gran cantidad de nutrientes importantes; como el agua, la grasa, los  carbohidratos, vitaminas y minerales.

Los aminoácidos vienen siendo la base de las pretinas y para demostrar su importancia deben tener en cuenta que el 20% del cuerpo humana se encuentra conformado por proteínas. Influyendo en diversas funciones como en os órganos, en las glándulas, en los tendones.

También son   esenciales en la reparación de tejidos y la curación de heridas. De forma curiosa el polen de abeja consta de 21 aminoácidos de los 23 aminoácidos conocidos hasta la fecha.

Aparte de estos minerales y vitaminas, el polen de abeja consta de muchos otros ingredientes en su composición; como lo son la vitamina PP,  hormonas de crecimiento, coenzimas, carbohidratos, lípidos (como el omega 3 y el omega 6), aluminio, Xantofilas, carotenoides, flavonoides, licopeno, caroteno, rutina, isoramnetin, entre otros.

En este punto ya no es posible discutir con la realidad, las capsulas de polen de abejas son definitivamente uno de los mejores suplementos alimenticios y uno de los pocos suplementos naturales que proporcionan tantos nutrientes, así como muchos beneficios para la salud.

Desde ayudar a la estimulación del proceso metabólico del cuerpo, hasta poder aumentar tu habilidad para enfocarte y tener una piel suave y hermosa. Sabiendo todo esto la pregunta que queda es ¿porque aún no has probado este novedoso producto natural?