Técnicas de apicultura

Rate this post

Técnicas de apicultura, Es la disciplina que se basa en el cuidado y supervisión de las abejas en sus respectivas colmenas para la polinización, fabricación de miel y otros productos que se obtienen de las abejas como su cera, polen y jalea real.

Uno de los aspectos más relevantes de la apicultura es la obtención de abejas y reinas, la aplicación de las debidas técnicas apícolas involucran un buen trabajo con los colmenares para así  prevenir las enfermedades de las abejas como los ectoparásitos, endoparásitos y piojos, y a su vez, le permite al apicultor adquirir mercancías de la mejor calidad posible para abastecer la necesidad del mercado.

Técnicas de apicultura

Técnicas de apicultura

Los propósitos de la apicultura a pequeña escala en ocasiones se inician con colmenas de marcos móviles, por mayor facilidad, pero sin las entradas apropiadas de seguimiento o asistencia técnica, la mayoría de estos proyectos no logran ser finalizados con éxito. Para la aplicación de técnicas de apicultura exitosas, en países en vía de desarrollo, el uso un sistema más económico y simple resulta mejor.

Los procedimientos de apicultura de tecnología media prometen un sistema económico para ejecutores de abejas y abejas que utilizan colmenas de peine fijo para hacer la transición a la apicultura.

No obstante, cada una de las especies de abejas no siempre estarán domesticadas, suministran un sistema de apicultura relativamente más sencillo que abarque en mejor medida el presupuesto establecido, y el nivel tecnológico de la una buen aparte de los proyectos a pequeña escala para Apis cerana, la cual es una abeja melífera propia del sudeste asiático ya sea China, India, Japón, Bangladés, Papúa Nueva Guinea o Indonesia.

Confinar las abejas.

Las abejas pueden estar confinadas, siempre y cuando se mantengan bajo vigilancia contante y el apicultor considere que sea seguro para ellas, claro que durante períodos de tiempo breves para luego moverlas, mantenerlas a salvo de repelentes o evitar que se enfurezcan o alboroten.

El proceso consiste en que al implementar el material seleccionado para evitar que las abejas se salgan de la colmena lo más adecuado es tomar precauciones en el momento en que las abejas no se encuentren volando.

Esto puede ser en la noche, el clima puede ser fresco o húmedo. El cierre más fácil es la pieza en forma de V de la pantalla o de la ventana colocado en la entrada de la colmena. Alguna diferente rendija igualmente debe ser depurada o cerrada simultáneamente.

La implementación de dicha técnica de cerrar las colmenas, sólo será correcta  durante esas breves temporadas cuando el clima no es caluroso. Para aquellas colonias más fuertes, o durante el clima caluroso, la colonia demanda un poco de espacio adicional para amontonarse.

Tal cosa será posible a través de la implementación de una pantalla de entrada y una ubicada en la parte de arriba. Mismas pantallas que tienen marcos de madera y brindan el espacio necesario a las abejas para agruparse fuera de la colmena.

Transferencia de abejas.

Se ha hablado anteriormente entre aficionados a la apicultura sobre la posibilidad de transferir las abejas de colmenas, edificaciones y árboles a colmenas modernas. Comúnmente, proponen fundar la colonia y situar los panales en nuevos marcos.

Una variante de esta técnica es utilizar un cono de pantalla encima del orificio de vuelo para que las abejas logren salir pero no reincorporarse al orificio. Las abejas retiradas deberían integrarse en una colmena localizada al punto de la entrada.

Esta técnica no es un trabajo amateur, y  los apicultores ya experimentados consideran que no merece su tiempo o que puedan conseguir la cantidad de abejas que necesitan al dividir sus colonias.

Se puede pensar en la transferencia de abejas como un pasatiempo o una forma de recreación, sin embargo no es la manera ideal de iniciarse en la apicultura o incrementar el número de colonias.

Atrapando el polen.

El polen atrapado es útil para alimentar abejas. Será cada vez más importante a medida que las fuentes naturales de polen se vuelvan más escasas y que se usen más colonias para la polinización primaveral de cultivos como las manzanas. Se ha desarrollado un mercado para el polen para ser utilizado por los apicultores comerciales para alimentar a sus colonias.

Las trampas de polen varían en algunas características del diseño, pero todos los modelos disponibles tienen una pantalla doble de malla metálica de 5 mallas que raspa algunos de los gránulos de polen de las patas de las abejas recolectoras de polen.

El polen cae a través de otra pantalla en una caja o bandeja donde es inaccesible para la colonia y se puede quitar sin molestar a las abejas. Las trampas eliminan solo parte del polen entrante y estimulan a las colonias a recolectar más.

Probablemente reduzcan la producción de miel si se usan en la misma colonia por más de una semana o dos a la vez. Sin embargo, el valor del polen para la alimentación suplementaria puede compensar fácilmente la pérdida de parte de la cosecha de miel de unas pocas colonias.

El polen debe recogerse de las trampas al menos tres veces por semana y secarse o congelarse para su almacenamiento. Si desea secar el polen, use capas poco profundas expuestas al aire o calentado a temperaturas moderadas, no superiores a 140 grados Fahrenheit (60 grados Celsius), en un horno.

Las hormigas, larvas de polilla de cera y pequeños escarabajos se encuentran a menudo en el polen. Las hormigas pueden ser desalentadas mediante el uso de barreras adhesivas o recipientes de aceite que rodean los soportes de la colmena.

La lluvia arruina el polen rápidamente y todas las trampas parecen ser vulnerables. Al seleccionar una trampa de polen, elija el diseño que mejor evite la lluvia y proporcione el área máxima de ventilación para la colmena.

Catar colmenas.

Se extrae la miel de las colmenas solo cuando está madura. Se sabe que la miel está madura de una manera muy sencilla, algunas de las abejas que son muy perspicaces, saben que con solo probar la miel que ésta ha llegado a su punto perfecto de maduración, cubren las celdas llenas de miel con una fina capa de cera a la que se le llama opérculo.

Es común entre los apicultores llamar a esta miel operculada, una vez han alcanzado esa fase, es cuando hay que dirigirse a las colmenas para remover los panales.

Cuanto más pequeña sea el alza (lugar donde las abejas se encargan de almacenar la miel), que se pone encima de la cámara de cría, menos tiempo tardan las abejas en llenarlas y opercularlas; obteniéndose las mejores mieles monoflorales y mejor maduradas en las medias alzas, que son las que mayormente se utilizan en las colmenas.

Una vez la miel ha llegado a su punto de maduración perfecto, es la hora de quitar los cuadros llenos de miel de las colmenas.

El desabejado de las alzas se hace con aire. Consiste en quitar las abejas que llenan los panales, de la forma menos traumática posible. Principalmente corresponde esparcir algo de humo sobre los panales, para que las abejas se tranquilicen y desciendan al nivel inferior.

Seguidamente se pone el alza en posición vertical y con un soplador de aire, se limpian las abejas que aún quedan entre los panales. Las abejas vuelan hacia delante de la colmena sin daño alguno y cautelosamente se adentran nuevamente en la colmena por la piquera.

Esta forma de barrido de las abejas, es la menos agresiva y traumática de las empleadas para desabejar las alzas de miel.

Dichas alzas tienen un sistema de panales que los deja fijos, con lo cual en el transporte hasta la sala de extracción no se deterioran.

La sala de extracción es de última generación, las alzas con los panales repletos de miel entran en las modernas máquinas, y en pocos minutos la miel es extraída manteniendo todas sus cualidades, aroma y sabor.

No se someterán a los panales a ningún tratamiento de calor o prensado, lo único que se hará es centrifugarlos para extraer la miel de los mismos sin deteriorarlos; de esta forma quedan disponibles de inmediato para volver a las colmenas y si las condiciones de flora son favorables, en pocos días las abejas los vuelven a llenar de deliciosa y muy sana miel.

Recomendaciones.

La mejor manera de aprender apicultura es trabajar con un mentor experimentado que ha mantenido abejas con éxito en su área durante un largo periodo de tiempo. Buscar a alguien abierto sobre los errores que haya cometido y la cantidad de veces que se ha recuperado de un accidente grave.

Ese tipo de apicultores generalmente no son los exponentes más notorios, un factor importante a tener en cuenta es que cualquier apicultor que valga la pena tendrá abejas a la venta cada primavera.

El mayor problema con las colonias sanas durante el invierno es cómo evitar que se reproduzcan, y es relativamente fácil para cualquier que haga llamar un buen apicultor, triplicar su número de colmenas cada primavera si es así su deseo.